Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Opinión

Por Silvia Clemente

La inestabilidad política perjudica a la economía

“La petición de fondos de la banca española al BCE está en su nivel más bajo de los últimos doce años, la inversión está paralizada”

Hablaba estos días con un empresario del sector industrial de la automoción y me comentaba que julio había sido el peor mes de todos sus homónimos de estos últimos años, que habían bajado muchísimo las ventas y que estaba francamente sorprendido y descolocado. No había ninguna causa objetiva que determinara este comportamiento. 

Desde mi punto de vista, las situaciones políticas provocan incertidumbre e inseguridad, lo que claramente afecta de lleno a las inversiones, que se ven paralizadas. Creo que la convocatoria de elecciones ya supuso un momento de preocupación y de paralización hasta conocer el desenlace de la cita electoral. Ahora que ya lo conocemos, la situación de pendencia en la que nos hemos situado se va a prolongar en el tiempo y el desenlace es absolutamente desconocido. La excesiva fragmentación del voto y la falta de un Gobierno de unidad en España va a generar una paralización tanto de la inversión extranjera como de la nacional. 

Recientemente conocíamos el avance que está teniendo la aplicación de los Fondos Next Generation. La Comisión Europea ha autorizado y ha flexibilizado la aplicación de 740.000 millones de euros. Alemania y Francia son los dos países que más han insistido y que se han adjudicado ya el 70% de estos fondos. España no esta en esto y está dejando que la oportunidad de usar los fondos se pierda en el tiempo. 

Estos fondos, que son una oportunidad histórica para recuperar nuestra economía después del Covid, se están adjudicando en España desde el principio con extraordinaria lentitud. Y ahora, con las convocatorias del 28M y del 23J, han sufrido un auténtico parón. Este estancamiento va a seguir durante los próximos meses, tanto si se forma Gobierno como si se repiten las elecciones. 

Otro dato significativo de la paralización de la inversión lo acredita la espectacular caída en la petición de fondos por parte de la banca española al BCE durante el mes de julio. Según los datos publicados por el Banco de España, las cifras de julio son un 87% más bajas que las correspondientes al mismo mes de 2022. Estamos ante el volumen más reducido de los últimos 12 años, justo cuando se produjo la crisis financiera de Lehman Brothers y su posterior extensión al mercado de valores y de deuda. 

En 2024 se termina la barra libre de déficit público decretada por la Comisión Europea, y los Presupuestos del Estado español tendrán que apretarse el cinturón. Habrá que abordar la reforma de las pensiones, ya que supone la partida más alta de aquellos capítulos que lastran la deuda pública. Al mismo tiempo, las exigencias de los nacionalistas estarán encima de la mesa y el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), con Cataluña como primera consumidora, y el cupo vasco se sitúan a la cabeza del gasto. En definitiva, la cuadratura del circulo es lo que va a representar la elaboración de los Presupuestos. 

La inestabilidad política es mala consejera para los inversores: tanto los fondos de inversión internacionales como nacionales, así como las grandes compañías, todos buscan estabilidad y seguridad jurídica. 

Hemos vivido situaciones inexplicables en las que empresas con inversiones muy relevantes, como la que Berkeley tenía prevista en Salamanca, que superaba los 80 millones de euros en una mina de uranio y que tenía todas las autorizaciones para iniciar los trabajos, se paralizó a golpe de decretazo por el Gobierno de España, anulándola de un día para otro, mediante una modificación legal absolutamente ideológica. 

Este tipo de actuaciones ahuyentan a los inversores, que no pueden concebir que por un cambio en el Ejecutivo de la Nación de turno se pueda desmontar algo que jurídicamente era viable. A España le queda aún mucho camino por andar para garantizar la estabilidad económica, con independencia de cómo se tenga que abordar la constitución y puesta en marcha de su Gobierno. 

Por Mariano Avilés

La quiebra de la sanidad española

Por Alberto de Rosa

Medicina híbrida, colaborativa y valiosa, claves para la sostenibilidad del sistema

Por João Marques-Gomes

¿Cuál es el coste de un mal tratamiento?

Por Gonzalo Núñez

Por ellos mismos

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.