Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Opinión, Revista Capital

Por Ángel L. González

Más Inteligencia Artificial para revolucionar la educación STEM 

“Un mayor acceso a contenidos fomenta el desarrollo de aptitudes básicas a todas las profesiones de corte científico-técnico” 

La FundéuRAE elige anualmente la palabra del año. La escogida ha de haber tenido un papel protagonista durante esos doce meses. En 2022, la ganadora estuvo compuesta, en realidad, por dos vocablos: Inteligencia Artificial (IA). Un término que se ha normalizado y extendido tanto en la sociedad que casi ninguna industria es ya ajena a su potencial. 

La IA tampoco resulta indiferente en el ámbito educativo, habiendo encontrado en las herramientas tecnológicas vanguardistas una palanca para optimizar el desempeño de la docencia y mejorar el aprendizaje del alumnado. 

La educación está viviendo una auténtica revolución. Los primeros azotes de la pandemia desafiaron un sistema que ya atisbaba visos de digitalización, pero que, sin duda, supuso un punto de inflexión para acelerar este proceso. Instituciones, escuelas, docentes, familias y alumnos han encontrado en los soportes de educación digital las herramientas perfectas para fomentar el aprendizaje ilimitado, sin fricciones y personalizado, con base en la necesidad de cada persona. 

En un entorno en constante evolución, es difícil prever cuáles serán las profesiones del futuro. Sin embargo, podemos intuir que la tecnología será un denominador común para muchas de ellas. Por este motivo, no es de extrañar que los conocimientos en IA, análisis e interpretación de datos, programación y software cobren especial protagonismo. 

Esta tendencia ya impacta en la elección de los estudios. De todo el alumnado español que inicia una titulación superior, el 25% se decanta por el campo de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), un porcentaje algo por debajo de los datos relativos a OCDE (27%) y de la Unión Europea (28%), según recoge el informe “Panorama de la Educación: Indicadores de la OCDE 2022”. Además, existe una correlación entre el mayor nivel formativo y la empleabilidad: los titulados en estas materias tienen unas tasas de empleo más altas, situadas en el 88% en las TIC en el caso de nuestro país. 

Con el fin de despertar el interés desde edades tempranas, es importante que los estudiantes reciban enseñanzas en STEM. La educación en programas especializados en estas áreas se ha extendido en los últimos años gracias a la democratización y acceso a través de las EdTech. En concreto, estos ecosistemas digitales ayudan a los docentes a hacer más comprensible y sencilla la asimilación de los contenidos. Además, hacen uso de IA para mostrar contenido personalizado basándose en las necesidades concretas de cada alumno, lo que supone que cada estudiante es capaz de seguir su propio recorrido de aprendizaje. 

Otro beneficio de emplear la tecnología educativa como motor para fomentar la educación STEM es la gran variedad de contenidos temáticos y especializados. Estos ecosistemas de aprendizaje abren de lleno las puertas del conocimiento al no depender exclusivamente de los contenidos de un único libro o de las explicaciones en el aula. Esto facilita, incluso, una mejor interconexión entre conceptos que guardan relación entre sí, pero que corresponden a asignaturas diferentes. 

En este sentido, está comprobado que los estudiantes retienen mejor el temario STEM cuando se presenta a través de títulos multiformatos y explicaciones interactivas. Un aspecto en el que los vídeos, los podcasts o las lecciones interactivas son una vía más atractiva de acercar los conceptos a unos alumnos acostumbrados en su día a día a consumir contenido a través de una pantalla. 

Además, tener un mayor acceso a contenidos fomenta el desarrollo de aptitudes básicas a todas las profesiones de corte científico-técnico. Es el caso del pensamiento crítico y analítico, el contraste de teorías o un mejor uso del razonamiento para la resolución de problemas o la toma de decisiones. Competencias necesarias no solo para los empleos del mañana, sino para cualquier carrera que implique la toma de decisiones basadas en datos y análisis crítico. 

Los programas de aprendizaje digital ofrecen al alumnado la posibilidad de acceder a una amalgama de contenidos de diferentes fuentes, lo que fomenta el contraste de teorías y el desarrollo del razonamiento. Además, acompañan a los docentes en la personalización de las experiencias del usuario a lo largo de su aprendizaje. 

La palabra del 2022 no quedará caduca en los próximos años, esta tecnología tiene recorrido en el ámbito educativo. La personalización de los ecosistemas de aprendizaje, el acceso a títulos multiformato y el fomento de habilidades prácticas han posibilitado que muchos más jóvenes consigan interesarse por las metodologías STEM. 

Por Mariano Avilés

La quiebra de la sanidad española

Por Alberto de Rosa

Medicina híbrida, colaborativa y valiosa, claves para la sostenibilidad del sistema

Por João Marques-Gomes

¿Cuál es el coste de un mal tratamiento?

Por Gonzalo Núñez

Por ellos mismos

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.