Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Opinión

Por Jacinto Cavestany

Trabajo híbrido: cómo sacarle el máximo partido de forma segura

“Si los trabajadores tienen que lidiar con hardware obsoleto o problemas técnicos constantes, su productividad disminuirá y su motivación se verá afectada negativamente”

La sociedad sufrió cambios tras la pandemia y estos cambios afectaron muy especialmente a los entornos laborales. A día de hoy, casi todos los sectores profesionales mantienen días de teletrabajo a la semana y todos mantenemos conversaciones recurrentes con amigos, familiares y compañeros en este sentido.  

Los trabajadores demandan a sus organizaciones fórmulas que les permitan conciliar la vida personal y profesional y las empresas se han visto en la necesidad de habilitar espacios de trabajo digitales que fomenten el trabajo colaborativo, para que sus empleados puedan trabajar desde cualquier lugar, colaborar entre sí, comunicarse online y tomar decisiones de forma conjunta. Siempre y cuando, claro está, las casuísticas del puesto lo permitan. 

Los beneficios del trabajo híbrido están claros. La flexibilidad que proporciona a los trabajadores permite una mejor gestión del tiempo y un equilibrio más coherente entre vida personal y profesional, y esto redunda en su productividad y bienestar. Por su parte, las empresas pueden reducir los costes operativos, al no tener, por ejemplo, que alquilar grandes oficinas para albergar a todo su personal. 

Además, hablando en términos de sostenibilidad, el impacto de esta nueva fórmula de trabajo es muy positivo, por la reducción de consumo energético y de emisiones de gases de efecto invernadero. Pero si los beneficios del trabajo híbrido están tan claros, ¿por qué las empresas españolas no hacen una apuesta real por él? 

La realidad es que presenta unos desafíos que deben ser abordados de manera efectiva. Uno de ellos es la falta de interacción y colaboración que puede surgir cuando los empleados trabajan desde sus hogares. En términos de gestión y supervisión, los empleadores deben asegurarse de que sus trabajadores estén siendo productivos y cumpliendo con sus responsabilidades, independientemente de su ubicación física.  

También es crucial que las empresas tengan medidas de seguridad informática adecuadas. Con más empleados trabajando desde fuera de la oficina, la red de la empresa se vuelve más vulnerable a ataques informáticos. 

Por último, el trabajo híbrido también puede tener un impacto negativo en la cultura de la empresa. Es importante, por esto, establecer una cultura de colaboración y de trabajo en equipo, independientemente de la ubicación física de los empleados. Para superar todos estos retos y que el modelo funcione, es necesario implementar digital workplaces que garanticen que el trabajo híbrido sea efectivo y sostenible a largo plazo. 

Las organizaciones necesitan proporcionar herramientas de comunicación y colaboración en línea eficientes. Los empleados que trabajan de forma remota han de mantener acceso a sistemas de comunicación en tiempo real, como voz; mensajería instantánea; control de presencia; audio y videoconferencia o uso compartido de escritorio, accesibles desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo.  

Por esto, es importante que las empresas tengan una plataforma colaborativa donde los empleados puedan trabajar juntos en proyectos, compartir archivos y comentar sobre el trabajo en progreso. Asimismo, se deben proporcionar equipos y software adecuados para el trabajo remoto. Si tienen que lidiar con hardware obsoleto o problemas técnicos constantes, su productividad disminuirá y su motivación se verá afectada negativamente. 

En términos de seguridad, se deben implementar medidas de seguridad como la autenticación multifactorial, las redes privadas virtuales y el software de protección contra malware, que garanticen que los datos de la empresa y los empleados estén seguros. La ciberseguridad es clave y las empresas tienen que estar preparadas para superar posibles ataques que están a la orden del día. Sin olvidarnos del cumplimiento normativo, que está adquiriendo un protagonismo cada vez mayor, con regulaciones muy rigurosas donde las entidades reguladoras pueden imponer sanciones muy elevadas ante cualquier incumplimiento. 

En conclusión, el trabajo híbrido es una tendencia que llegó para quedarse, pero, para que las empresas puedan aprovechar al máximo sus beneficios, necesitan implementar comunicaciones confiables y unificadas en la nube. Así estarán preparadas ante la evolución constante de la tecnología y maximizarán su productividad, sin interrupciones y de forma segura. Además, tendrán que establecer una colaboración ágil en remoto entre sus trabajadores y fomentar la cultura empresarial. De esta manera, el trabajo híbrido será sostenible y efectivo a largo plazo. 

Por Mariano Avilés

La quiebra de la sanidad española

Por Alberto de Rosa

Medicina híbrida, colaborativa y valiosa, claves para la sostenibilidad del sistema

Por João Marques-Gomes

¿Cuál es el coste de un mal tratamiento?

Por Gonzalo Núñez

Por ellos mismos

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.