Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Banco de España

El cierre masivo de oficinas bancarias deja a la España rural sin efectivo

El Banco de España alerta: la clausura de sucursales bancarias por efecto de las fusiones de entidades o por su falta de rentabilidad ha elevado a un millón el número de personas sin acceso en España a servicios de caja o efectivo en hasta 3.399 municipios de los 8.124 existentes en el país. Son datos proporcionados por la directora general del Banco de España responsable de Efectivo y Sucursales, Concha Jiménez, durante un encuentro celebrado sobre la materia en Dubai y donde ha defendido que, a pesar del ajuste, continúa siendo uno de los países con mayor densidad y capilaridad de red. La cifra del millón de personas equivale al 2,1% de la población, cuando la descobertura podría llegar al 3,1% si la banca no hubiese arbitrado soluciones alternativas para evitar o, al menos, minimizar la ausencia de servicios de efectivo bancarios en sus localidades, indicó. La razón es que dicho 3,1% corresponde, de hecho, con la población que reside en los municipios que se han quedado sin sucursales tradicionales. Así la banca ofrece servicios de caja en 1.444 municipios gracias a la red del operador postal; en 1.027 localidades a través de agentes financieros o compañías de fondos y en 848 a través de cajeros automáticos no vinculados a oficinas físicas. De forma adicional, la banca surte el servicio de caja con oficinas móviles que, en muchos casos, son autobuses convertidos en sucursal que ofrecen un servicio financiero íntegro en 645 municipios o, incluso, ha diseñado un servicio 'ad hoc' para dispensar efectivo activo en otras 701 localidades. España continúa siendo uno de los países de euro con el mayor capilaridad de red por número de habitantes Que haya cobertura es relevante en un país donde el efectivo continúa siendo el método de pago preferido. Conforme a sus datos,…
Equipos de supervisión del Departamento de Conducta de Mercado del Banco de España visitaron el pasado mes de marzo unas 190 oficinas bancarias de 12 entidades para verificar el grado de cumplimiento de la normativa de transparencia informativa y protección del cliente. Este tipo de supervisión in situ se caracteriza porque los inspectores acuden a las sucursales de una misma entidad a la misma hora y sin previo aviso, en una acción concertada en toda España, según ha informado la propia entidad. Una vez en ellas, se identifican como empleados del Banco de España y recaban la documentación que consideren oportuna sobre los procesos de comercialización de productos financieros, como préstamos hipotecarios, personales y tarjetas de crédito, además de comprobar cómo se proporciona a los clientes la información completa previa a la suscripción de sus contratos. Los inspectores también toman imágenes de las oficinas para comprobar que la publicidad expuesta no es engañosa y que los mensajes que dirigen a sus clientes se ciñen a la norma. Esta es la primera experiencia masiva de supervisión de conducta de mercado in situ, ya que en ocasiones anteriores las visitas se circunscribían a las oficinas de una sola entidad. El análisis de la información y la documentación obtenida en esta iniciativa se convertirá en una herramienta fundamental en la tarea supervisora del departamento de Conducta de Mercado.