Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Tecnología

ChatGPT: un año de la revolución tecnológica que lo cambió todo

Por María Nogales

En España se ha multiplicado por 3 el número de usuarios únicos que acceden a la herramienta de forma mensual

Hace tan solo un año el panorama tecnológico vivió la llegada de lo que hoy podemos llamar una autentica revolución: ChatGPT. La herramienta de inteligencia artificial (IA) desarrollada por la compañía estadounidense OpenAI aterrizó en nuestras vidas para cambiarlas para siempre. 

Desde su nacimiento el 30 de noviembre de 2022 hasta ahora, el modelo de lenguaje basado en la arquitectura GPT-3 para procesar y generar texto en función de las consultas de los usuarios ha supuesto un gran impacto en la sociedad, tal y como demuestra el análisis de GfK DAM.

Según los datos recogidos por el medidor del consumo digital en España, desde los inicios de ChatGPT los españoles han incrementado considerablemente su uso, multiplicando por 3 el número de usuarios únicos que acceden a la herramienta de forma mensual. En concreto, ha pasado de 1,4 millones de internautas mensuales en diciembre de 2022 a más de 4 millones en octubre de 2023 (4.130.595 usuarios únicos exactamente).

ChatGPT en el uso cotidiano 

Desde GfK DAM apuntan a que ChatGPT es el primer caso de éxito de inteligencia artificial que ha sabido aterrizar en la cotidianidad del uso para los españoles y que seguirá creciendo a la par que se encuentran nuevos usos prácticos para el día a día de la sociedad.

La realidad es que esta herramienta ha supuesto un punto de inflexión en numerosos ámbitos y sectores. No obstante, sus usos ya no solo están ligados al ámbito laboral, sino que también ha cobrado sentido en diferentes situaciones de la vida cotidiana.

Uno de ellos es el uso académico de ChatGPT. Según los datos de octubre de 2023, la herramienta de IA concentra a más de 2,9 millones de usuarios únicos mensuales que se conectan a través de su ordenador, mientras que casi 1,7 millones emplean su móvil. De hecho, cada persona dedica una media de casi 2 horas al mes al uso de ChatGPT desde su ordenador, frente a solo 12 minutos desde el móvil.

Además, la población que más lo utiliza es la Generación Z, es decir, aquellos comprendidos entre los 16 y los 24 años: concretamente, la afinidad de este segmento es un 144% superior a la media poblacional, seguida de los millenials (entre 25 y 34 años), un 63% más afín que el resto de la población.

Una serie de datos que hacen pensar que el uso del chatbot de OpenAI está directamente relacionado con los estudios de los más jóvenes. Y es que ChatGPT puede escribir ensayos, resolver ecuaciones matemáticas o redactar trabajos académicos, entre otras tareas. Diferentes usos que han llevado a instituciones universitarias de todo el mundo a limitar su uso, como ha ocurrido en Nueva York, Canadá, Australia, India o Francia, por ejemplo. 

Otro de sus usos más sonados es el relacionado con la tecnología en sí. ChatGPT es capaz de generar o corregir códigos e incluso puede analizar una web e intentar programarla desde cero, así como mejorarla. 

En el sector de la automoción, ChatGPT también tiene su hueco: hay quienes utilizan esta herramienta para sustituir al GPS y le piden al chatbot que les muestre cuál es la mejor ruta para llegar a un determinado destino. Y de esto también se han dado cuenta las propias marcas de coches. Mercedes ha incorporado a la IA de OpenAI en los sistemas multimedia de los vehículos vendidos en EEUU, algo que ya hizo DS Automobiles con anterioridad, integrando ChatGPT en el sistema de infoentretenimiento de sus modelos. 

En sí, diferentes marcas han acogido a ChatGPT como asistente. Por ejemplo, Zalando ha introducido esta herramienta como asistente de moda en base a las preferencias de los clientes. O la tan conocida Siri, que ya se ha aliado con la nueva inteligencia artificial de moda para asistir de una manera óptima a los usuarios de Iphone. 

¡Hasta la NASA utiliza ChatGPT! Hace escasos meses, en un comunicado, la agencia del gobierno estadounidense responsable del programa espacial civil anunció sus planes para utilizar esta herramienta como asistente que acompañe a los astronautas en el espacio.

Como no podía ser de otra forma, también hay quien le ha preguntado a ChatGPT sobre cuál será el número premiado en el Sorteo de la Lotería de Navidad de este año: el 2.695 y 3.695. Para sorpresa de nadie, ninguno de los dos números se encuentra ya disponible en las más de 4.000 administraciones de lotería de España, ni tampoco queda ninguna de las terminaciones preferidas para la herramienta de IA: el 13 y el 15, que están agotadas desde julio.

Y dentro de la infinidad de dudas que se le pueden preguntar, muchos la utilizan para saber qué tiempo hará en determinada ciudad, qué ver en un viaje de tres días a Roma o para que te recomiende qué película ver en una noche con amigas. Sus usos, como se observan, pueden ser casi todos los que uno quiera, porque la creatividad nunca tendrá límites (o sí).

ChatGPT y sus límites en el ámbito laboral

Pero todas estas utilidades también han traído consigo una gran incertidumbre en el ámbito laboral por diferentes motivos. Uno de ellos es saber si ChatGPT podrá restar puestos de trabajo en un futuro. 

Ante esto, los expertos han adoptado, en su mayoría, una conclusión común y es que esta herramienta de IA no va a restar puesto de trabajo, pero lo más seguro es que sí traiga consigo muchos cambios en el ámbito laboral. Es decir, puede que haya trabajos que “desaparezcan” y sean sustituidos por herramientas como esta, pero lo que sí que tienen claro es que creará muchísimos puestos de trabajo que hasta ahora no existían, por lo que la balanza no se desequilibrará. 

En este contexto, lo importante parece ser estar al tanto de las novedades que pueda traer consigo la inteligencia artificial y, en trabajos cuya aplicación sea vital, como aquellos relacionados con la tecnología, estar en continua formación sobre estas novedades.

De hecho, le hemos preguntado al propio ChatGPT sobre cuál puede ser su aplicación al ámbito laboral, a lo que ha respondido con las siguientes sugerencias:

  • Generación de Contenido: Puedo ayudarte a redactar correos electrónicos, informes, propuestas u otros tipos de documentos y genero ideas para contenido creativo o estratégico.
  • Asistencia en Investigación: Puedo proporcionar información y datos sobre una amplia variedad de temas para ayudarte en la investigación y analizo información y te ayudo a extraer conclusiones.
  • Programación y Desarrollo: Brindo asistencia en la resolución de problemas de programación y desarrollo de software y ayudo a generar código en varios lenguajes de programación.
  • Aprendizaje y Formación: Proporciono información educativa y puedo ayudarte a entender conceptos en diversos campos y creo material de aprendizaje y evaluación.
  • Asesoramiento en Toma de Decisiones: Ayudo a analizar opciones y a tomar decisiones informadas y brindo perspectivas objetivas basadas en la información disponible.
  • Automatización de Tareas: Puedo ayudarte a automatizar ciertas tareas repetitivas o proporcionar scripts para facilitar procesos.

Y esto son solo algunas de las sugerencias del propio chat. Sin embargo, otra de las principales incertidumbres sobre su utilización en el ámbito laboral es la protección de datos. Compartir datos empresariales sensibles con ChatGPT podría tener grandes riesgos.

De hecho, el pasado marzo, Sam Altman, CEO de OpenAI, confirmó un fallo de la herramienta que permitía a algunos usuarios ver los títulos de las conversaciones de otros usuarios: «Tuvimos un problema significativo en ChatGPT debido a un error en una biblioteca de código abierto, para el que ya se ha publicado una corrección y acabamos de terminar de validar. Un pequeño porcentaje de usuarios podía ver los títulos del historial de conversaciones de otros usuarios», afirmó.

Y no solo eso, sino que hay que recordar que este tipo de chatbots recuerdan y aprenden de las aportaciones que hacen los usuarios. En este sentido, el propio ChatGPT afirma, ante las preguntas realizadas por Capital, lo siguiente: “Recuerda que, aunque puedo ser útil en muchas áreas, siempre es importante verificar la información y utilizar el sentido común. Además, ten en cuenta la seguridad y confidencialidad al manejar información sensible”. 

Esto ha llevado a numerosas empresas a limitar su uso. Por ejemplo, Samsung ha limitado su utilización por parte de sus empleados, tanto en la fabricación móvil, como en electrodomésticos, debido a un uso “inadecuado dentro de las instalaciones”. En el caso de Telefónica, la prohibición ha sido terminante, ya que consideran que esta IA transmite en muchas ocasiones información errónea. 

Otros de los gigantes que se han subido a este barco han sido Apple, Amazon o BBVA. En el caso de la manzana mordida, Apple emitió un comunicado restringiendo cualquier chatbot externo que pueda “amenazar sus datos confidenciales y la seguridad de los mismos”, una medida que resulta un tanto peculiar si se tiene en cuenta su fusión son Siri. 

En cuanto a Amazon, consideran amenazante la cantidad de datos que puede ser capaz de almacenar y la “facilidad con la que pueden ser compartidos”, por lo que solicitó también a sus empleados que dejaran de compartir datos con la herramienta y que, en el caso de que compartieran información relativa al propio Amazon, podrían llegar a ser despedidos.

La española BBVA, por ejemplo, ha limitado su uso y, en la actualidad, solo es posible utilizarla en sus puestos de trabajo bajo una autorización especial y con una finalidad que le pueda ser de utilidad al propio empleado.

Como conclusión, los límites de ChatGPT aún son inescrutables y queda, a priori, mucho por ver de hasta dónde puede llegar esta herramienta. Lo que sí parece claro es que, en tan solo un año, ha revolucionado todos y cada uno de los ámbitos de nuestra vida.

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.