martes 28 • septiembre 2021
14.2 C
Madrid
martes 2 septiembre 2021
- Publicidad -

Ricardo Miró-Quesada (Arcano): “La inversión de impacto canaliza recursos hacia los retos del planeta”

- Advertisement -spot_img

La corriente “verde” lleva varios años cambiando conciencias, modos de vida y formas de hacer negocios en prácticamente todas las industrias. Ricardo Miró-Quesada, como socio responsable de Private Equity de Arcano. ¿Cree que el sector financiero ha permanecido un poco “impermeable” al menos, hasta hace relativamente poco- a esta nueva tendencia?

 Tradicionalmente, la responsabilidad social corporativa (RSC), sostenibilidad o corriente verde empezó cobrando importancia en aquellos sectores (como el energético o el textil) que más críticas recibían de parte de la sociedad, como forma de defenderse y ante la necesidad de mejorar su reputación. Al sector financiero le llegó su momento a raíz de la crisis financiera de 2008, en la que, presionados por una ciudadanía cada vez más exigente, se le alentaba a preocuparse por el impacto de su actividad en la sociedad y en el planeta. Hoy, el sector financiero ya no es ajeno a estas cuestiones. Junto con las exigencias de la sociedad, cada vez son más las regulaciones que obligan a las empresas a reportar información más allá de la financiera, y también es mayor el número de inversores que quieren conocer dónde existen riesgos en términos de sostenibilidad: cambio climático, creciente desigualdad, etc.

¿Cómo se logra generar impacto positivo desde una industria como la del capital privado? Dicho de otra forma, ¿qué entiende el sector por impacto positivo?

Entendemos que generar un impacto positivo significa financiar soluciones que contribuyan a resolver una problemática social o medioambiental. En nuestro caso, se trata de canalizar recursos hacia la inversión de impacto, para poder contribuir a solventar los principales retos a los que nos enfrentamos como sociedad y como planeta. Para tratar de ponerlo en perspectiva, las necesidades anuales de financiación para poder alcanzar la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (“ODS”) en 2030 marcados por Naciones Unidas se calculan en torno a entre cinco y siete billones de dólares. Teniendo en cuenta estos volúmenes, el capital privado es totalmente necesario y juega un papel determinante.

¿Cree que esta crisis nos ha “humanizado” un poco más a todos? ¿Cómo se percibe esta circunstancia en el día a día?

Si, definitivamente nos ha “humanizado”, pero no sé por cuánto tiempo. La realidad es que la crisis de la Covid-19 deja en situación de vulnerabilidad a muchas personas y muestra la fragilidad del sistema en general y de varios sectores en particular, como el sanitario o el educativo. La inversión de impacto ante estas circunstancias inesperadas ha cobrado más protagonismo que nunca para procurar dar solución a muchas de estas situaciones. Es importante destacar que el auge de la inversión sostenible y de impacto es anterior a la crisis del coronavirus. La crisis lo único que ha hecho es validar y acelerar tendencias que ya estábamos experimentando, promovidas por un entorno sociopolítico muy favorable. El mercado de la inversión de impacto ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años, casi triplicando el volumen de activos bajo gestión de 2017 a 2020 y alcanzando más de 700.000 millones de dólares, según Global Impact Investing Network (GIIN).

Arcano ha obtenido diversas calificaciones en el ámbito de la inversión responsable en los últimos años, ¿cómo se refleja este compromiso con la sostenibilidad en la operativa diaria de la firma?

*Lee la entrevista completa en el número de abril de la revista Capital, ya disponible en tu quiosco o en Zinio.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Advertisement -spot_img