Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Empresas

La cotizada que más crece en 2023

Por Mario Talavera

David Carro, CEO de IFFE Futura, cuenta las razones de que el mercado haya reconocido el proyecto de la compañía, que consiste en la puesta en marcha de una planta de Omega-3

Las acciones terminaron 2022 con un valor de 62 céntimos. La última consulta, de este pasado viernes, refleja que ha superado ya el euro y se alza hasta los 1,08 euros, lo que le otorga un valor total superior a los 40 millones. Así, la rentabilidad de la cotizada durante este 2023 se eleva hasta el 74%. Se trata de IFFE Futura, un grupo industrial que prepara la construcción de una planta en la que producir más de 10.000 toneladas anuales de omega-3.

La compañía decidió salir a bolsa para acceder a una financiación alternativa a la bancaria, tal y como explica a Capital el CEO de la empresa, David Carro. «Cumplir las exigencias del regulador, para lo que es imprescindible estructurar, ordenar y priorizar todas las actividades de una empresa, es un ejercicio de alta exigencia muy conveniente para explicar un proyecto, lograr notoriedad y, como resultado, conseguir que terceros inviertan en una iniciativa», reflexiona.

El resultado es el apoyo que está recibiendo el valor en el BME Growth, el anteriormente llamado MAB. Carro destaca el potencial que tendrá esta fábrica cuando se ponga en marcha en los primeros compases de 2024. La producción de omega-3 se multiplicará por cinco en España, si bien el CEO de la compañía afirma que la mayor parte se dedicará a la exportación, concretamente el 90%.

Las industrias interesadas en este producto son variopintas, desde la alimentación funcional, además de la de los suplementos nutricionales, las fórmulas infantiles y las industrias farmacéutica, cosmética y de alimentación animal. A priori, al lector le sonará como un producto relacionado con los alimentos, pero eso no resta innovación al proyecto en plenos tiempos de digitalización, Inteligencia Artificial y Big Data.

David Carro, CEO de la cotizada IFFE Futura
David Carro, CEO de la cotizada IFFE Futura

De hecho, se trata de un producto por el que las sociedades desarrolladas tienen una «disposición clara a pagar». Se trata de ácidos grasos poliinsaturados que tienen influencia en los sistemas cognitivo, cardiovascular y, además, tienen propiedades antiinflamatorias. Así, son de gran utilidad para os niños, embarazadas y personas de edad avanzada, en las que se puede prevenir el deterioro cognitivo y la visión. «Estamos ante una industria creciente y con un gran potencial», resume Carro.

Los avances de IFFE Futura van en la misma línea que el resto de la industria alimentaria española, que lleva años «invirtiendo en equipamientos, instalaciones y procesos de mejora, lo que las lleva a posiciones de reconocimiento en los mercados», asegura el CEO de IFFE. La innovación, en este caso, se encuentra en que el producto tenga una «calidad organoléptica» muy alta. Esto significa que tenga unas cualidades sensoriales notables. «La idea es que si se integra en leche, esta no pierda ni su color ni su olor naturales aunque pase el tiempo, y menos que huela a pescado», ejemplifica Carro.

Para ello, se ha originado una alianza con la Universidad Autónoma de Madrid con el objetivo de desarrollar mezclas de antioxidantes naturales con una mayor vida útil y la máxima calidad. Esto, no obstante, supone un gran reto para la empresa, al igual que el de poner en marcha una factoría de tal calibre.

«Estamos en el mundo de la salud a través de la dieta y esto implica una gran exigencia regulatoria, y más en Europa», admite Carro. Además, la empresa se ha puesto el objetivo de posicionarse en el «segmento de máxima calidad», como dice su CEO, lo que implica mantener ciertos valores: calidad de producto, gran estabilidad oxidativa, calidad en los procesos, calidad medioambiental y en los servicios a los clientes.

Inflación y búsqueda de personal

Al igual que el resto de empresas, este proyecto sufre el impacto de la inflación. Acceder a la materia prima, en este caso aceite de pescado, está suponiendo un importante reto, dado que su precio se ha duplicado en los últimos meses. La explicación no tiene que ver tanto con la guerra en Ucrania o el incremento de costes, sino con El Niño, un fenómeno climático que está calentando las aguas del Pacífico y afecta a la anchoveta que vive en las costas de Chile y Perú. Este pescado es ahora más delgado y, como consecuencia, su precio ha subido.

También pueden encontrarse dificultades en la búsqueda de personal, dada la escasez de talento especializado de la que se queja el mundo empresarial. Por su parte, Carro niega que esto le ocurra a IFFE Futura, donde las contrataciones «van según lo previsto». Entre otros perfiles, buscan ingenieros industriales, químicos, mecánicos, electrónicos, además de operarios de Formación Profesional para la producción y el mantenimiento de la planta. Asimismo, otros perfiles que necesitarán varían desde el sector farmacéutico hasta la calidad del producto o la dirección comercial.

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.