Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Lifestyle

El volcán que puede alterar el clima de la Tierra durante cinco años

Por Pablo Poyo

La erupción del Hunga Tonga-Hunga Ha’apai es la mayor observada en la Edad Contemporánea y una de las más poderosas jamás registradas

El pasado 15 de enero de 2022, el volcán Hunga Tonga-Hunga Ha´apai (al que en adelante llamaremos simplemente Hunga Tonga por la complejidad de su nombre) entró en erupción. Pronto, sus efectos se dejaron notar por toda la superficie del planeta.

A los pocos meses, un informe publicado en la revista Nature, ponía de manifiesto la gravedad de la situación: la erupción del Hunga Tonga se había convertido en la más poderosa de todos los registros existentes en la Edad Contemporánea.

La ceniza fue expulsada hasta unos 50 kilómetros de altura y se liberaron miles de millones de litros vapor de agua, en un hecho sin precedentes para los investigadores. Estos 146.000 millones de litros liberados suponen el 10% del total ya existente en la estratósfera, es decir, unas 58.000 piscinas olímpicas. Este vapor de agua podría permanecer en la atmósfera durante los próximos cinco años, tal y como publicaba National Geographic, alterando el clima y acelerando el calentamiento global.

La liberación de vapor de agua vino acompañada de grandes cantidades de dióxido de azufre y se produjeron tsunamis en las costas de buena parte del mundo. Mientras los científicos siguen investigando las posibles consecuencias de la erupción en Tonga, hay otros volcanes que podrían desencadenar un verdadero desastre en el caso de que decidan despertar.

Los supervolcanes, peligros adormecidos

En lo que sí concuerdan casi todos los expertos es en la existencia de un tipo de accidente geográfico que verdaderamente representa un peligro para la vida humana: el supervolcán. Los supervolcanes son gigantes que permanecen adormecidos, en la mayoría de casos desde épocas prehistóricas, pero que pueden alterar el clima del mundo si se les ocurre despertar.

El término fue acuñado por primera vez en el año 2000 por el programa de divulgación científica Horizon, de la cadena televisiva BBC. La diferencia entre un volcán corriente y un supervolcán reside en su cámara magmática: los supervolcanes poseen una cámara mil veces mayor a la de un volcán convencional y, en consecuencia, sus posibles erupciones serían muchísimo más potentes que las que podemos ver actualmente.

Otra diferencia es que estos gigantescos entes van acumulando el magma de forma subterránea, que solo se ve en la superficie en forma de caldera. Al no poder liberar esa presión, como haría un volcán «común», la tierra comienza a hincharse, hasta que el aumento de presión provoca una explosión sobrecogedora.

Para ponernos en contexto, la erupción del Krakatoa de 1883, voló por los aires la isla, mató a 36.000 personas, liberó la energía equivalente a 23.000 bombas de Hiroshima y dejó sordas a las personas que se encontraban a menos de 40 km del lugar. La erupción del Tambora de 1815 mató a más de 115.000 personas, y cambió el clima del mundo, provocando el «año sin verano»: en 1816, la temperatura media de Europa Occidental descendió entre 1 y 2,5 grados, provocando la pérdida de las cosechas, las hambrunas generalizadas y la emigración de muchos europeos hacia América. Esta, ha sido hasta ahora el evento volcánico más peligroso en los últimos 1.300 años.

Si ya es preocupante que un fenómeno de estas características suceda en el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, es preciso advertir que un supervolcán posee la capacidad para expulsar 50 veces más material piroclástico que el de la erupción del Krakatoa de 1883. Algo realmente aterrador.

El gigante monstruoso: Yellowstone

La mayor parte de estos enormes y peligrosos titanes se encuentran en el ya mencionado Cinturón de Fuego del Pacífico, pero lejos, muy lejos de esta zona problemática, se encuentra otro lugar que lleva tiempo preocupando a los entendidos en la materia.

Se trata de la Caldera de Yellowstone, situado en el parque nacional de nombre homónimo, y que tiene un tamaño más que considerable: sus más de 72 kilómetros de largo y sus 45 de ancho podrían borrar de la faz de la Tierra buena parte de los Estados Unidos, y cambiar el clima del mundo durante décadas.

Pero antes de ser tan agoreros, hay que decir que lo más probable es que la caldera no entre en erupción hasta dentro de 100.000 años, según los estudios realizados. Aunque en estos temas, los científicos nunca quieren confiarse, y toda la zona está bien controlada, para detectar la más mínima actividad sísmica.

La edad de la caldera es de unos 640.00 años, y su última erupción data de hace 70.000. Solo en julio de 2021 se produjeron más de 1.000 terremotos en la zona, aunque la mayoría rondan los 3,6 grados en la escala de Richter. De momento, las emisiones de gases y la sismografía están por debajo de los niveles que indican un posible explosión. Pero, ¿cuán grave sería esta futura erupción?

Según los datos de National Geographic, de apocalipsis. La lluvia de ceniza cubriría todo Estados Unidos durante décadas. Toda la fauna y la flora conocida del lugar perecería. La calidad del aire se volvería tremendamente tóxica, y los gases y los materiales liberados afectarían al clima de todo el planeta. Los estados circundantes a Utah se verían gravemente afectados. Montana, Idaho y Wyoming, que están más cerca de la reserva natural, se devastarían por los flujos piroclásticos.

Las temperaturas bajarían unos diez grados en todo el mundo, las hambrunas acabarían con cientos de miles de personas y la humanidad entraría en una nueva Edad del Hielo que pondría en jaque la existencia de nuestra propia especie. Por fortuna, la zona de Yellowstone solo ha entrado tres veces en fase crítica en los últimos 2 millones de años, siendo esta última hace 640.000 la que creo la caldera y el entorno tan característico que los visitantes pueden disfrutar cuando llegan a Wyoming.

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.