domingo 24 • octubre 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Así es el nuevo plan estratégico de Repsol enfocado a la transición energética

- Advertisement -spot_img

Repsol invertirá un total de 18.300 millones de euros en el próximo lustro (2021-2025) para acelerar su plan de transformación hacia una compañía cero emisiones netas y ser protagonista en la transición energética.

Así lo ha confirmado el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, este jueves durante la presentación del Plan Estratégico de la compañía 2021-2025, en la que ha insistido la importancia de cumplir con los objetivos de París de reducir para 2040 el 40% el índice de carbono.

Para ello, Imaz ha destacado el plan de Repsol hasta 2025 que impulsará la transición energética a partir de una serie de inversiones divididas en cuatro pilares: Upstream, Industrial, Cliente y Generación baja en emisiones. Con ellos prevé incrementar la obtención de resultados diferenciados y el afloramiento de valor.

Dentro de este nuevo modelo, el grupo plantea la entrada de socios o inversores en ese área de Generación de baja en emisiones, o incluso su salida a Bolsa, como ya anunció recientemente Josu Jon Imaz, lo que considera que supondrá “un importante impulso para la consecución de objetivos y garantizará un mayor retorno de nuestras operaciones”.

Las inversiones en iniciativas bajas en carbono del grupo representarán un 30% del total, ascendiendo a los 5.500 millones de euros, con el foco especialmente puesto en su expansión internacional en este ámbito.

Así, la compañía apostará por la descarbonización de su cartera de activos y el desarrollo de un nuevo modelo operativo que pondrá en valor sus actuales fortalezas para sumar nuevos pilares en los que se apoyará la compañía en el futuro como son el nuevo negocio Cliente y la generación baja en carbono.

“La descarbonización no es una restricción, es una oportunidad”, ha destacado Imaz durante la presentación de este plan estratégico lanzado en medio de un escenario marcado por la crisis del Covid-19 que ha impactado especialmente sobre el sector petrolero, por lo que el objetivo de Repsol supone así un impulso para el grupo en su camino hacia ese 2050 en que pretende ser una compañía cero emisiones neta.

Al final del periodo, la compañía presidida por Antonio Brufau prevé que su resultado bruto de explotación (Ebitda) supere los 8.200 millones de euros.

Hasta 6.700 millones de retribución a sus accionistas

En lo que se refiere a la remuneración al accionista, otra de los pilares sobre los que se asienta el nuevo plan, la compañía combinará el pago en efectivo con recompra de acciones, con el objetivo de ser “una de las remuneraciones más atractivas del sector y del Ibex”.

De esta manera, a pesar de sacrificar parte de esa remuneración al accionista para abordar este crecimiento -tras alcanzar el euro por acción bajo la fórmula de ‘scrip dividend’ en 2020-, en 2021 el dividendo será de 0,60 euros por título (‘scrip dividend’ más dividendo en efectivo), cantidad que se incrementará progresivamente a lo largo del plan, hasta alcanzar los 0,75 euros por acción.

Así, prevé un incremento del 25%, desde esos 0,6 euros de 2021, en esa retribución a sus accionistas a lo largo del periodo, con una fase de crecimiento a partir de 2023 que le permitirá superar esa cota del euro por acción, incluyendo la recompra de acciones que se realizaría a partir de 2022, en 2025.

En total, Repsol prevé destinar hasta unos 6.700 millones de euros a la retribución de sus accionistas, a través del pago del dividendo en efectivo y de la recompra de acciones, en los próximos cinco años.

En concreto, el grupo prevé repartir dividendos en efectivo por un total de 4.700 millones de euros hasta 2025, a través de una remuneración “clara, decidida e interesante”, indicó el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, en rueda de prensa.

Hidrógeno verde

En otro orden de cosas, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, también ha afirmado este jueves que la planta de hidrógeno verde de Petronor, filial de la compañía ubicada en Vizcaya, será “pionera tecnológicamente a nivel mundial” y el proyecto de combustible sintético será “fundamental” en el proceso de transformación de la compañía.

Imaz ha asegurado que el hidrógeno renovable será “un importante vector” para la descarbonización de la industria, con
aplicaciones “que van desde su uso como materia prima para producir combustibles sintéticos hasta el almacenamiento de energía renovable”.

“Repsol ambiciona ser líder en hidrógeno renovable en la
Península Ibérica para alcanzar en 2025 una producción equivalente de 400 MW, con la ambición de superar 1,2 GW en 2030”, ha manifestado.

Josu Jon Imaz ha puntualizado que la captura y uso de CO2 será “también fundamental” en el proceso de transformación, “gracias a proyectos como el de combustibles sintéticos que se desarrollará en Petronor”, la única refinería de la Península y una de las pocas de Europa que ha integrado este tipo de procesos.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

- Publicidad -spot_img

Related News

- Advertisement -spot_img