lunes 16 • mayo 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El turismo busca el optimismo entre nubarrones

Ramón Estalella (CEHAT): “El aumento de los costes de la energía va a encarecer el transporte de viajeros por avión y a elevar el gasto turístico” 

Juan Molas (Mesa del Turismo): “La crisis política de Cataluña y la escasa gestión turística del Ayuntamiento de Barcelona pueden reducir su capacidad de atracción” 

Inmaculada Benito (CEOE): “La incertidumbre y las decisiones cambiantes por parte de los gobiernos hacen que sea más difícil si cabe la programación” 

Javier García Cuenca (ITH): “El sector está haciendo uso de la Inteligencia Artificial (IA) y de algoritmos para poder realizar previsiones” 

Parece que, a medida que avanzan los meses y el tiempo va dejando atrás aquel fatídico 2020, el turismo comienza a dar síntomas algo más claros de recuperación y estabilidad a medio plazo. El avanzado proceso de vacunación en el que se encuentra España, con un creciente volumen de población con la tercera dosis, unido a las pertinentes medidas de seguridad adoptadas contra la Covid-19, aportan a los turistas esa confianza que tanto tiempo ha costado recuperar. No obstante, existen “nubarrones”, como la pérdida de atractivo de Cataluña por la crisis política o la amenaza de la inflación, que pueden lastrar la deseada reactivación. 

Capital analiza las previsiones de 2022 con la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Mesa del Turismo y el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH). A pesar de que será difícil volver a los niveles turísticos prepandemia, estos organismos se mantienen optimistas y creen que el ejercicio que ahora iniciamos será muy positivo para el sector. 

Para poder conocer el comportamiento del turismo de cara a este próximo año, es necesario analizar qué países serán los principales emisores de turistas hacia España; cuáles serán las comunidades autónomas que más visitantes acogerán; cómo afectará la inflación en Europa a esta esperada llegada de turistas y cuándo se podrá empezar a hablar de una verdadera recuperación del turismo. Todos estos factores coexisten y se influyen respectivamente, por lo que es necesario estudiar exhaustivamente cada uno de ellos. 

La expectativa sobre qué países nos aportarán el mayor número de turistas no ha cambiado mucho en comparación con fechas prepandemia, ya que Alemania, Francia y Reino Unido serán, en este caso, y, como cada año, los principales países emisores de viajeros a España. 

Ramón Estalella, secretario general de CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos) señala, por otra parte, que “aquellos grandes números de entrada de norteamericanos y asiáticos a los que estábamos acostumbrados comenzarán a venir a nuestras fronteras una vez hayan empezado a llegar previamente a Europa y España se considere un país 100% seguro”. 

Además, Juan Molas, presidente de la Mesa del Turismo, señala, por su parte, que “no descartamos que, superada la situación actual, países como Portugal, Italia y probablemente Rusia, incrementen también su presencia y su afluencia de visitantes hacia nuestro territorio”. 

image

Ilustración 1 Ramón Estalella, CEHAT 

A la hora de estudiar el comportamiento por comunidades autónomas, tampoco se encuentran discrepancias entre los organismos de predicción. En este sentido, “Baleares, Canarias, Cataluña y la Comunidad de Madrid serán las encargadas de acoger el mayor número de visitantes, sin olvidarnos de la Comunidad Valenciana y Andalucía en su conjunto”, sostiene Estalella, de CEHAT. 

Desde la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), Inmaculada Benito Hernández, directora del Departamento Turismo, Cultura y Deporte, realiza también previsiones bastante similares, sosteniendo que “los patrones se repetirán al tratarse de las comunidades con mayor capacidad y mejor conectividad. El resto de comunidades mantendrá, por otro lado, la apuesta por el turismo nacional”, declara. 

No obstante, Juan Molas (Mesa del Turismo) recalca el problema de Cataluña como una clara pérdida de oportunidades para seguir engordado las cifras de turismo: “Hasta la fecha, Cataluña era el primer destino turístico español con un porcentaje aproximado del 25% del total de llegadas internacionales. Sin embargo, la crisis derivada de la situación política y la poco o nula gestión hacia el turismo que el actual gobierno municipal de Barcelona ha desarrollado, puede provocar una menor atracción hacia la Ciudad Condal que no deseamos que se produzca”. 

También destaca Galicia (motivada por el año Xacobeo), País Vasco y Asturias como comunidades en claro auge de acogida de visitantes, que han ido registrando un notable incremento en las llegadas de turistas durante las últimas temporadas. 

El turismo nacional 

Si bien es importante estudiar el comportamiento del turismo procedente de países extranjeros, también es necesario analizar qué pasará con el turismo nacional. ¿Qué tendencias seguirán los españoles que decidan quedarse a disfrutar en territorio nacional? ¿Qué ocurrirá en verano? 

Desde la Mesa del Turismo deciden romper una lanza en favor de los ilusionantes datos que acompañaron al pasado verano de 2021, aunque se siguen manteniendo prudentes en sus previsiones. Juan Molas señala al respecto que “nuestro deseo sería que el turismo nacional siguiera la senda del pasado verano, pero también es cierto que la ansiedad y la necesidad de hacer vacaciones era muy deseada y probablemente se estabilice en un futuro próximo”. 

“Sin embargo, estamos convencidos de que muchos españoles han descubierto y disfrutado de unos destinos nacionales de primer orden. El turismo de interior, así como toda la cornisa cantábrica y las más atractivas ciudades de provincias han sido, sin ninguna duda, los ganadores del verano del 2021, sin menospreciar naturalmente las exitosas zonas de sol y playa tradicionales”, apunta Molas. 

Además, Estalella vaticina, desde CEHAT, unas predicciones más positivas aún que las elaboradas por la Mesa del Turismo: “Creemos que el turismo nacional se va a incrementar en nuestro país. Los españoles han descubierto como parte importante del ocio y de su capacidad de disfrute que el viaje es un componente básico. Con lo cual, el turismo nacional va a ser como siempre un gran ganador, y la gente va a viajar más veces a lo largo del año”. 

El secretario general de CEHAT recalca, además, que “los viajes no se van a limitar a las fechas de familia o al viaje de verano, sino que el turismo nacional en destinos cercanos se realizará a lo largo de todo el año, incluyendo puentes y fines de semana”. 

Por último, Inmaculada Benito destaca, desde CEOE, que “el reto reside en cómo volver a niveles de actividad prepandemia, cuando de forma asimétrica se mantenían niveles de producción durante todo el año”. 

thumbnail

Ilustración 2 Inmaculada Benito Hernández CEOE 

¿Afecta la inflación al turismo? 

La creciente inflación de precios a la que se está viendo sometida la Unión Europea obliga a todos los sectores a tener en cuenta esta variante y a anticiparse a ella en la mayor medida posible. Se desconoce la duración que tendrá esta constante subida, pero será, por supuesto, otro de los condicionantes directos en relación con los datos de turismo que registremos dentro de nuestras fronteras. De hecho, existen multitud de factores que se ven afectados por la inflación, y que influyen directamente en la cantidad de viajeros extranjeros que recibamos a lo largo del 2022. 

La CEOE lo tiene muy claro en este caso, y visualiza el factor inflacionista como algo a tener totalmente en cuenta a la hora de realizar estimaciones. Benito señala que “la inflación nos tiene preocupados, es un problema coyuntural que esperemos no se alargue en el tiempo. En primer lugar, podría tener un efecto sobre los precios encareciendo los servicios turísticos, lo cual tendría sus efectos en la elasticidad y el precio de los diferentes mercados. En segundo lugar, podría llegar también a tener otros efectos negativos, como la reducción del número de viajes programados o el gasto en los lugares de destino”.   

El presidente de la Mesa de Turismo, Juan Molas, se muestra en cambio algo más comedido respecto a cómo cree que la tendencia alcista de los precios influirá en el turismo. Señala que “en principio, no contemplamos la posibilidad de que la inflación afecte gravemente, porque gran parte de la población europea, incluida la española, dispone de los ahorros obtenidos por el menor gasto durante los largos meses de pandemia”. Una visión positiva que puede derivar en resultados algo más favorables de los que se esperan. 

Ramón Estalella decide ir más allá, e incluye el posible advenimiento del aumento de la presión fiscal como factor directo y causante de incertidumbre, que “puede llevar a una bajada de márgenes, más que una subida de precios, ya que los precios los marca el mercado. Lo que sí preocupa, más que la inflación, son los costes de la energía, que pueden hacer, por consiguiente, que el coste de los aviones sea superior, teniendo en cuenta que el desplazamiento del transporte es un componente muy importante al final del gasto turístico”. 

Cómo realizar previsiones turísticas en tiempos de pandemia 

Otra de las preguntas que rodean al tema es cómo son capaces las agencias de viajes de pronosticar datos de turismo, teniendo en cuenta factores tan impredecibles y cambiantes como las constantes mutaciones del virus o las nuevas olas de la Covid-19. 

Javier García Cuenca, presidente del ITH (Instituto Tecnológico Hotelero), desvela la hoja de ruta que se está siguiendo para aproximarse lo máximo posible a una previsión realista de las circunstancias, ya que “tanto las agencias de viajes como los establecimientos hoteleros disponen de sistemas cada vez más avanzados y tecnológicos para realizar previsiones de venta. 

“Actualmente existen establecimientos hoteleros en destinos como Benidorm, los cuales a través del proyecto Biontrend están compartiendo sus datos de reservas a futuro para poder mejorar sus previsiones de ventas. Esto hace que los tradicionales sistemas de revenue management (gestión de facturación) que realizan las previsiones sean complementados con una información del conjunto, y de todo el portfolio hotelero, lo que hace que todas las previsiones del destino sean mucho más precisas”. 

image 2

Ilustración 3 Javier García Cuenca ITH 

Además, recalca que “el sector está haciendo uso de la Inteligencia Artificial (IA) y de algoritmos para poder realizar previsiones. Estos algoritmos de IA obtienen previsiones mejores y más precisas contando con esa información compartida”. 

La CEOE pone el foco, además, en la flexibilidad de los procesos de compra como otro de los factores que complican aún más las previsiones. Inmaculada Benito señala que “los niveles de flexibilidad que se han alcanzado en el proceso de compra, facilitando la reserva y la cancelación en igual medida, hacen que las reservas sean cambiantes en función de las circunstancias del mercado”. Además, añade que “la incertidumbre y las decisiones cambiantes por parte de los gobiernos hacen que sea difícil si cabe la programación. No solo para las agencias, sino para toda la industria”.  

Es cierto que todos estos factores son difíciles de calcular, y desde CEHAT, Estalella insiste en ello: “No tenemos una bola de cristal, pero desde luego, si aumenta la sensación de inseguridad por la Covid-19, no tendremos turistas, está absolutamente relacionado”. 

¿Es pronto para hablar de recuperación turística en 2022? 

Tal vez resulte precipitado hablar de recuperación para el año 2022, por lo que es necesario conocer qué tienen que decir al respecto los organismos encargados de realizar estas previsiones, y en este caso, la mayoría se mantienen prudentes y vislumbran una recuperación considerable a medida que el siguiente año avance y se vaya acercando al 2023. 

Desde la CEOE prefieren mantenerse “conservadores en las previsiones. Además, la recuperación se puede medir en cantidad de visitantes, en aportación de valor social, medio ambiental y/o económica. Todo dependerá de la evolución del virus y de la agilidad de los países para adoptar todas las medidas preventivas pertinentes. En cualquier caso, la aportación de valor esperada post-Covid no llegará hasta el 2024, empezándose a manifestar durante el último semestre del 2023”. 

El común denominador de todos los organismos de predicción está orientado a tener muy en cuenta la evolución del virus y el nivel de vacunación que se va alcanzando en cada país, al tratarse de los factores principales que influyen directamente en las variaciones de cifras y movimientos de viajeros. 

Juan Molas considera, desde la Mesa del Turismo, que “probablemente se recupere antes el turismo vacacional. No solo el de sol y playa, sino también el de naturaleza, deportivo, etc.” Aunque confiesa que ven todavía con cierta preocupación el turismo de negocios, los congresos y las convenciones, que puede que sufran un cierto retraso y no se recuperen en condiciones normales hasta finales de 2022 o bien entrado el 2023. 

image 1

Ilustración 4 Juan Molas Mesa del Turismo 

Estalella (CEHAT) contempla, al contrario, un horizonte algo más esperanzador para la recuperación turística de España. Apunta al respecto que “creemos que el año 2022 va a ser un año turístico normal, tirando a bueno o muy bueno. Sí es cierto que el sector turístico está siempre afectado por crisis económicas, guerras y movimientos de toda índole. Así ha sido la historia desde que hay turismo y siempre habrá cosas que le afecten, pero lo importante es que hemos sido capaces de resistir a todas ellas. Y este año, los números no van a ser iguales que en 2019, pero van a ser mejores que en el año 2020”. 

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter