Empresas General

AdventureRooms: llegó el momento de escapar

Comenzó siendo un proyecto escolar. Gabriel Palacios (38 años), y profesor de Física en Berna (Suiza), decidió hace cuatro desarrollar un método que aumentara la motivación de sus pupilos. Así nacía Adventure Rooms. “Mis alumnos se lo comentaron a sus padres y a sus amigos y, al cabo de pocas semanas, me habían escrito cincuenta personas que querían venir a mi juego”, recuerda. Después, junto a su hermano David Alejandro, creó una pagína web y fundó la empresa. Y los periódicos y las televisiones suizas empezaron a informar sobre el proyecto. Hoy están presentes en 20 países.

“Todo fue muy rápido. Al cabo de unos meses ya éramos la atracción más valorada de la capital de Suiza en TripAdvisor y empezaron a visitarnos inversores estadounidenses, italianos, rusos, griegos… Cada mañana, al despertarme tenía dos o tres solicitudes de franquicia de lugares a cual más exótico en mi correo”, rememora Gabriel Palacios.

En un primer momento, crear la empresa le pareció difícil. “Pero cuando he visto los problemas que hay en España [acaba de abrir su primera franquicia en Madrid], y en Europa en general, hacerlo en Suiza es facilísimo”, señala. El primer juego lo construyó con lo que le quedó de sus ahorros después de un viaje alrededor del mundo (unos 20.000 euros). Antes había ido a un centro de startups a pedir una ayuda que le denegaron. “Lo que no sabía es que para crear y llevar una empresa tienes que saber un poco de todo: informática, física, carpintería, marketing, psicología, derecho, negociación… Hoy tenemos a dos personas que nos ayudan y a unos quince game masters, la mayoría ex alumnos míos”, indica. Las franquicias, habitualmente, las llevan equipos de dos a cuatro personas.

AdventureRooms1

“La gente viene con un grupo de amigos, familiares o colegas del trabajo y nosotros los encadenamos unos a otros y los encerramos en una sala misteriosa donde hay objetos enigmáticos, armarios cerrados y pasajes secretos. Los participantes tienen que tratar primero de liberarse de las esposas y, después, de encontrar la llave de salida ”, explica. ¿Cómo?  Para ello tienen que descubrir el modo de utilizar los objetos que encuentran para, poco a poco, ir abriéndose paso y así conseguir escapar antes de que sea demasiado tarde. “Nunca hace falta fuerza bruta. Tampoco son necesarios conocimientos previos, ni hay enigmas matemáticos, ni elementos de horror porque queremos juegos que los puedan disfrutar todo el mundo sin miedo”, matiza Palacios. Solo hace falta un poco de habilidad, combinar bien, descifrar algo…

Los juegos no tienen una historia definida para, así, permitir la utilización de los enigmas más interesantes. En total, tienen diez opciones diferentes. “Pueden jugar juntos los abuelos con sus hijos y con los nietos. También muchas empresas nos envían a grupos como parte de su team building para crear un ambiente de trabajo y de colaboración, ya que el juego es ideal para eso. También fiestas de cumpleaños, despedias o para pasar un buen, e intenso, rato”, concluye.