viernes 17 • septiembre 2021
17.1 C
Madrid
viernes 5 septiembre 2021
- Publicidad -

El Gobierno descarta intervenir en el mercado eléctrico pese al nuevo récord histórico de la luz

- Advertisement -spot_img

El precio medio diario de la luz en el mercado mayorista se dispara este martes a un nuevo récord histórico y alcanza los 130,53 euros por megavatio (MWh)

La de agosto será la factura “más cara de la historia”, y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, no pretende fijar un precio máximo de la electricidad

En concreto, el precio de la luz será hoy un 4,9% superior al del lunes y un 210,7% más alto respecto al mismo día del año pasado, es decir, más que triplica el precio que se pagaba hace tan solo 12 meses, según datos de OMIE recogidos por Europa Press.

El registro medio del ‘pool’ eléctrico para este martes, 31 de agosto, pulveriza así los 124,45 euros/MWh de ayer lunes, el precio más alto de la historia hasta ahora, así como el de 122,76 euros/MWh del jueves 26 de agosto, el segundo récord.

Respecto a hace una semana, el precio también se ha desbocado ya un 30,8%. Durante el mes de agosto, y en plena ola de calor, el precio ha ido marcando un nuevo récord tras otro, provocando que el precio medio del mes alcance los 106 euros/MWh.

Esta cifra supone el mes más caro de la historia, tras el de julio, que ya marcó un nuevo récord de por sí, con un precio de 92,4 euros. De un mes a otro, el precio de la luz se ha encarecido hasta un 15%.

Este martes, el precio máximo se alcanzará de 21.00 a 22.00 horas, siendo de 137,46 euros, mientras que el mínimo se dará entre las 16.00 y las 17.00 horas, de 123,35 euros, por lo que durante todo el día se situará por encima de los 123 euros.

Este contexto de subidas en el ‘pool’ eléctrico está marcado por el incremento en los precios de los derechos de CO2 y del gas, a los que se ha unido el incremento de la demanda por las altas temperaturas y una menor contribución de las renovables, especialmente la eólica por la ausencia de viento.

En concreto, los derechos de emisión de CO2 se han encarecido y rozan los 56 euros por tonelada en lo que va de agosto, cuando a principios de año cotizaban en torno a los 33 euros. Mientras, el precio del gas natural se sitúa en torno a los 47 euros por MWh, según datos de Mibgas.

El precio de la energía tiene un peso cercano en la factura de en torno al 24%, mientras que alrededor del 50-55% corresponde a los peajes -el coste de las redes de transporte y distribución- y cargos -los costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa- y el resto, a impuestos.

Las oscilaciones en el precio diario afectan a los consumidores acogidos a la tarifa regulada (PVPC), algo más de 10 millones, mientras que están exentos los que están en el mercado libre –unos 17 millones–, ya que cuentan con un precio pactado con su compañía.

Según indicaron a Europa Press expertos del sector, el 88% del consumo eléctrico de España no está expuesto a la volatilidad del precio del mercado ‘spot’, al tener contratos con precios fijos, viéndose así expuestos a ella los clientes acogidos al PVPC.

Agosto, la factura “más cara de la historia”

De hecho, la factura de la luz de un usuario medio en agosto será “la más cara de la historia”, con un encarecimiento en la primera quincena del 43,7% con respecto al mismo periodo del año pasado, según datos de Facua-Consumidores en Acción.

Hasta la fecha, los cinco recibos más elevados han sido los 88,66 euros del primer trimestre de 2012 (con el IVA al 18%), los 87,81 euros de enero de 2017, los 85,34 de julio de 2021, los 83,55 euros de septiembre de 2018 y los 82,13 euros de mayo de 2021 -en todos los casos con el IVA al 21%-, según datos de la asociación.

Con las tarifas aplicadas del 1 al 15 de agosto, el usuario medio pagará 27,85 euros más que en agosto de 2020, cuando la factura se situó en 63,77 euros. La bajada del IVA al 10% hasta diciembre mientras el precio medio del megavatio hora esté por encima de los 45 euros amortigua la subida en 9,16 euros. Si se siguiera aplicando el 21%, el recibo habría alcanzado los 100,78 euros.

El Gobierno hablará con Bruselas pero descarta una intervención pública

Todo ello se produce en medio de una falta de actuación política, pese a que, tal y como ha afirmado la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en el Congreso, habrá cambios en la tarifa regulada PVPC para tratar de estabilizar la factura de la luz y ha descartado una intervención pública para fijar precios máximos o mínimos en el mercado mayorista, tal y como le demanda su socio de coalición, Unidas Podemos.Así, Ribera ha subrayado que existe una “prohibición expresa” en el derecho comunitario para fijar precios en los mercados mayoristas, establecer precios máximos o mínimos y también la obligación de aplicar precios marginales.

“Este Gobierno jamás va a impulsar la adopción de medidas que sepamos de antemano que son frontalmente contrarias al derecho comunitario”, ha zanjado la vicepresidenta tercera, que cree que “eso es lo peor que se puede hacer”.

En todo caso, ha asegurado que el Gobierno dará “batalla política” en Bruselas para lograr mecanismos con los que rebajar la factura de electricidad a los consumidores, aun a costa de los beneficios de las compañías.

Es en este ámbito donde ha encuadrado el Fondo Nacional de Sostenibilidad y los mecanismos aprobados para rebajar los llamados ‘beneficios caídos del cielo’. Ambas medidas acaban de iniciar su tramitación en el Congreso y Ribera, que ha instado a los grupos a agilizar su aprobación, las ha defendido como “medidas valientes” por abordar los beneficios de las empresas en beneficio de los consumidores.

Tras las críticas de su socio de Gobierno, Unidas Podemos, que ha recordado que en Francia se limita el precio a la energía nuclear, ha concedido que es una propuesta “atractiva conceptualmente”, pero cree que “no es comparable al caso francés”, y que en este caso responde al régimen de competencia de EDF en la explotación de estas centrales y, por tanto, se trata de una medida “de competencia”.

Indicadores más estables para la tarifa regulada

Respecto a los cambios en la tarifa regulada, ha apostado por reducir su “dependencia de un mercado volátil como el mayorista” y, para ello, ir “integrando cestas de indicadores más estables” con el fin de propiciar “horquillas de precios más estables, menos volátiles”. “Estamos abiertos a hacerlo”, ha dicho.

En todo caso, ha señalado que la tarifa regulada PVPC sigue siendo una opción más barata que las del mercado libre –un 20% más barata, ha dicho–, pese a que la evolución del mercado mayorista la ha encarecido un 6,9% en la primera mitad de año y, por contra, el mercado libre ha caído en este período un 4,6%.

Según los datos ofrecidos por la vicepresidenta tercera, el promedio pagado por un consumidor de tarifa regulada fue en 2018 de 598 euros; 562 euros en 2019; 512 en 2020 y, revirtiendo esta tendencia descendente, se proyecta un precio récord de 644 euros para este año, lo que supone una electricidad 25% más cara respecto al año anterior.

Sin embargo, ese aumento, ha reflexionado la vicepresidenta, no es equivalente al del mercado mayorista, cuyo precio medio se ha triplicado respecto a 2020, o la evolución de factores como el coste del gas natural, disparado al multiplicarse por 5,5 su precio en un año, o los derechos de emisión de CO2, que son el doble ahora respecto a 2020.

Reducir dependencia con más interconexiones

Ante su rechazo a intervenir el mercado mayorista con precios fijos o máximos, Ribera ha apostado por “dar la batalla” en la Unión Europea para impulsar cambios regulatorios y en el mercado, y actuar en otros ámbitos.

Uno de ellos es el de las interconexiones, reconociendo que España cuenta con un nivel de conectividad menor que otros países y que aumentarla supondría “diluir momentos más convulsos”.

Respecto a la fiscalidad, ha celebrado el “impacto positivo” de las rebajas del IVA –del 21% al 10%– y la suspensión del Impuesto sobre la Generación a las eléctricas, de carácter temporal y que se alargarán durante todo el año.

Ribera ha rechazado la propuesta del PP de “esconder” los costes fijos en Presupuestos, y le ha recordado que fueron dos gobiernos ‘populares’ los que trasladaron a la factura eléctrica costes relacionados con el sistema eléctrico, en sus reformas de 1997 y 2013, decisiones que ha dicho compartir.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

- Publicidad -spot_img

Related News

- Advertisement -spot_img