martes 17 • mayo 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Encarecimiento energético e inestabilidad bursátil: las consecuencias económicas más inminentes de la guerra en Ucrania

Capital habla con Álvaro de Argüelles, analista internacional, y Eduardo Saldaña, co director de El Orden Mundial, para saber más sobre la crisis en Ucrania

Son muchas las cuestiones latentes durante estos últimos días previos a la invasión rusa en Ucrania, pero ¿cómo afecta esto a España? “Es muy importante tener en cuenta que Rusia no suministra energía de forma directa a España, como sí lo hace a otros países”, comenta Álvaro de Argüelles, analista internacional en El Orden Mundial.

fotonoticia 20220224170756 1920 1
Imagen del gaseoducto Nord Stream

En Alemania, por ejemplo, el gaseoducto Nord Stream, “parece que va a ser cancelado”. La realidad es que se va a convertir en un recurso más escaso, aunque no sea proveedor directo de España, de forma que “va a tener consecuencias en el precio del gas de todos los países”.

Dentro del concepto de una cadena de producción, si la energía es más cara, también lo será la producción de alimentos. De ahí que “en España la energía va a ser más cara y afectará de forma negativa en todo el mercado”, analiza De Argüelles.

Perder a Rusia como proveedor es un problema, ya que, “la Unión Europea no está ganando nada con todo esto”, afirma a la vez que comenta que a Rusia le beneficiaba suministrar energía a Europa, pero “ahora va a conseguir beneficios militares y va a mitigar las consecuencias negativas”.

Cómo va a lidiar España ante esta situación

“A nivel de Estado tampoco tenemos mucha capacidad de reacción”, sintetiza De Argüelles añadiendo que “lo que es necesario es una respuesta a nivel de la Unión Europea, es decir, que busque nuevos suministradores de energía, fuentes de energía renovables o que, como Francia, explore la vía nuclear”. La solución es comprar recursos, pero “perdemos mucha fuerza si lo hacemos a título de Estado”. La respuesta debe de ser coordinada a nivel europeo.

La inestabilidad de la Bolsa española

De cara al factor bursátil, los mercados lo que buscan “es la estabilidad y en la Bolsa española no se refleja”, comenta Álvaro de Argüelles en un momento en el que se espera que vaya a haber “un shock en el suministro de energía, cuestión que a los mercados no les gusta porque les genera inquietud”.

Respecto a las sanciones, “no ha quedado muy claro las que se van a desarrollar, pero serán negativas para Rusia y, a su vez, pueden tener efectos en el continente europeo”, añade. Para de Argüelles, todo lo que sea limitar el comercio con Rusia u otro país, tiene resultados económicos. Desde su visión, no indica que las sanciones no sean necesarias, “sino que sancionar nos afecta a nosotros como sociedad”.

Crisis de refugiados

A medida que avanzamos a una guerra convencional con destrucción y muertos, Álvaro de Argüelles prevé una crisis masiva de refugiados. Las imágenes del colapso de las carreteras del este de Ucrania son una evidencia de esta hipótesis ya convertida en realidad.

A medida que la guerra se vaya expandiendo por el territorio ucraniano, “como todo apunta que va a pasar”, declara, “habrá más gente que se traslade a los países vecinos”. Según afirma De Argüelles, esta posible crisis de refugiados puede ser negativa para los países fronterizos con Ucrania y “afectar a la Unión Europea en su conjunto”.

El auge del sector armamentístico

Las armas que ha recibido el territorio ucraniano son de producción estadounidense y, en parte, compradas por países bálticos. Así, el principal beneficiado es el sector armamentístico estadounidense.

Estados Unidos vende armas con lo que se conoce como certificados de usuario final” y, como explica De Argüelles, el end-user certificate ha sido anulado por parte de Estados Unidos. Asimismo, ejemplifica: “si Estados Unidos vende un misil a Estonia, es para Estonia, no lo puede revender”.

Las armas que han sido vendidas a otros países ahora pueden ser revendidas, pero “lo que están siendo son donadas a Ucrania”, como indica el analista internacional remarcando que Estados Unidos ha enviado armas directamente a Ucrania.

Para Eduardo Saldaña, co director de El Orden Mundial, cabe esperar que crezca el ingreso del sector armamentístico porque “tenemos un conflicto abierto en el corazón de Europa” y “la guerra mueve dinero y hace que el sector se reavive”. A pesar de tener que ver hasta qué punto se posterga este conflicto, “habrá que esperar para ver si los países fronterizos a Ucrania llevan a cabo un proceso de rearme”, apunta.

En este contexto, Saldaña considera que “también hay que mirar cómo esto puede afectar a la seguridad europea y, además, replantearse una securitización mayor de la región, lo que supondría una inversión en reforzar sus efectivos militares y, por lo tanto, favorecería el crecimiento económico del sector armamentístico”.

Por parte de Rusia, las empresas armamentísticas han aumentado su producción de cara a la ofensiva. “Al final va a tener consecuencias graves en todos los sectores económicos, en la política exterior y en la población de cara al futuro que, en este conflicto en particular, el hecho de que una empresa puntualmente vaya a tener beneficios no es muy relevante”, sostiene de nuevo De Argüelles.

¿Qué discurso van a seguir los bancos centrales?

Hoy se desconoce la amplitud de las sanciones que se van a imponer. En el marco actual se habla de la conversión del rublo en dólar y el rublo en euro. Además, De Argüelles vaticina sobre la posible salida de Rusia del conocido mecanismo de comercio internacional SWIFT. “No se sabe si las sanciones afectarán a personas muy concretas del círculo de Putin, a grandes instituciones del Estado ruso o a la economía rusa en su conjunto”, añade.

“No se sabe si las sanciones afectarán a personas muy concretas del círculo de Putin, a grandes instituciones del Estado ruso o a la economía rusa en su conjunto

En definitiva, como apunta Álvaro de Argüelles, ahora mismo “la incertidumbre tanto militar como de la respuesta diplomática de la Unión Europea es de gran magnitud”. A lo que concluye: “Estamos viviendo un momento sin precedentes en la historia reciente de Europa, por lo que es demasiado pronto y demasiado optimista, desafortunadamente, esperar que sean los bancos centrales quienes nos puedan sacar adelante”.

Factores de incertidumbre latentes

“Estamos ante un cambio de paradigma”, comenta en referencia a Rusia, quien “está agresiva en su política exterior”. Este territorio es desconocido, ya que Europa lleva décadas sin sufrir una guerra. No obstante, esta situación podría ser “el inicio de otros potenciales conflictos, es decir, hoy es Ucrania, pero mañana puede ser, por ejemplo, Moldavia”.

Bajo el paraguas del concepto del efecto dominó, de forma inmediata, “este conflicto va a tener ramificaciones en otras guerras que, a su vez, cada una de ellas van a tener consecuencias económicas”, explica a través del siguiente ejemplo:

“Si ahora la Unión Europea va a paliar la falta de gas pidiéndosela a Argelia, va a provocar que la Unión Europea se acerque a Argelia en detrimento de Marruecos y, que Marruecos, pueda molestarse con la entidad europea. Es decir, todo está entrelazado y las consecuencias son generales”.

¿Rusia como perdedor?

Rusia va a tener consecuencias económicas negativas y que, en última instancia, van a afectar a la población rusa. Hay que ver qué cálculo ha hecho Putin a la hora de tomar esta decisión. Nos preguntamos si, ¿ha sido puramente militar? “Ha hecho sacrificios económicos, pero a sabiendas. Porque por el momento no hemos visto ninguna clase de sanción o ninguna represalia que sea totalmente inesperada”.

Es más, “Putin ha hecho un cálculo consciente, un cálculo militar y que él entiende que algo tiene que ganar, si no, no estaríamos viendo lo que estamos viendo”, reafirma el analista internacional De Argüelles. Es una guerra que avanza muy rápido y, además, se habla de que “Rusia va a conseguir una victoria en cuestión de semanas”.

Las consecuencias negativas en materia económica o de refugiados, podrían prologarse años. Por eso, sentencia: “Estamos en un nuevo orden mundial, en una nueva forma de concebir la política exterior con una Rusia mucho más agresiva”.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter