domingo 15 • mayo 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El emprendedor cobra protagonismo en la recuperación económica española

Capital analiza con Josep Navajo, cofundador & Partner de DELVY (despacho de abogados) por el Día Mundial del Emprendimiento la situación y necesidades de un mercado en proceso de digitalización

josep con
Josep Navajo, cofundador & partner de DELVY.

La fórmula que tiene como resultado el emprendimiento nace tras un panorama económico en que la evidente necesidad de reconvertirse deja a un lado el estancamiento empresarial. Pero, ¿cuál es la situación actual del emprendedor?

En el informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor) España 2020-2021 queda claro que la edad media de los emprendedores en España se sitúa en los 42 años. No obstante, para Josep Navajo, cofundador & Partner de DELVY, despacho de abogados para emprendedores y startups, no hay diferencias en el perfil del emprendedor de antes y después de la Covid-19. “El perfil del cliente de DELVY ronda todas las edades, aunque se multiplica entre los 20 y 35 años. Si eres más joven tienes ganas de arrancar en nuevos proyectos”.

Los jóvenes suelen tener más limitaciones económicas, pero la capacidad de querer innovar en los mercados les hace, en muchas ocasiones, lanzarse a nuevas aventuras empresariales con mucha fuerza. Si profundizamos en la materia legal y ayudas económicas podemos llegar más lejos. Así, Navajo comenta con Capital que aparte de ENISA, organización volcada al emprendimiento e impulso financiero a pequeñas y medianas empresas, “no hay por parte de la Administración demasiadas subvenciones y facilidades para emprender”. A lo que añade que “las facilidades económicas son escasas para crear una S.L. ya seas emprendedor o no”.

La actividad emprendedora en función del sexo de la persona que pone en marcha la iniciativa, según el informe GEM España 2020-2021, en el tramo entre los 35-44 años son las mujeres las que emprenden en mayor medida que los hombres y, por el contrario, lo hacen menos que los hombres en el tramo entre 55-64 años. Como augura el cofundador de DELVY, “la tendencia de que haya más proyectos liderados por hombres que por mujeres está revirtiendo”.

Misión pandemia

Como expertos del emprendimiento en el sector tecnológico, gracias al eCommerce y los procesos que pasaron de ser off-line a on-line, “el emprendimiento digital ha salido reforzado de la crisis”, apunta Josep Navajo. No obstante, si consideran su cartera de clientes saben que el sector travel sí estuvo perjudicado.

Como se observa en el informe GEM España 2020-2021, la transformación digital de las empresas les permitió la supervivencia y la creación de nuevos negocios debido al distanciamiento social. Pero, ¿hacia dónde se dirige la digitalización? La Unión Europea (EU) lidera una “doble transición” donde los grandes protagonistas son la digitalización y sostenibilidad. Dos objetivos que comparte con ENISA, pues ambas confían en impulsar “el apoyo al emprendimiento innovador en todos los sectores de la economía, teniendo en cuenta la digitalización, la sostenibilidad, la cohesión económica y social y la igualdad de género”.

Quiero emprender, ¿cómo lo hago?

En primer lugar, como expone Josep Navajo, “hay que remontarse al momento en el que un equipo de emprendedores quiere arrancar su negocio y habría que crear la sociedad, una entidad jurídica en la que en el 99% de los casos es una Sociedad Limitada (S.L.)”.

¿Constituir una S.L.? Para ello como mínimo se necesita un socio, un capital social de 3.000 euros y, a partir de ahí, “es necesario contar con un órgano de administración, aunque el más sencillo es de administrador único, quien se convertiría en autónomo societario y tendría que cubrir una cuota mensual de 377,87 euros”. Esta cifra ha aumentado 6,36 euros más que en 2021.

Además, entre los primeros retos por parte de DELVY a la hora de constituir una S.L. se encuentra redactar el pacto de socios -documento privado- en el caso de que el proyecto esté compuesto por un equipo de emprendedores, donde se van a regular las relaciones entre los miembros de la startup, la permanencia, la toma de decisiones y la posible entrada de inversores en un futuro, entre otros. Además, dentro de la continuidad del papel de la entidad legal está el registro de la marca y posibilidad de términos y condiciones de la web.

Por otro lado, el crowdfunding está regulado, pero para la startup que se va a financiar, el mayor escollo es cómo entran los inversores en el proyecto. Como concluye Josep Navajo, Co-founder & Partner de DELVY, “es complejo que un grupo de emprendedores se lance a la creación de una startup sin ayuda legal”.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter