martes 09 • agosto 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El frenazo al crecimiento empresarial eleva el riesgo de recesión en la Eurozona

El estancamiento económico, el desempleo y la Guerra de Ucrania de son algunos de los factores de la crisis venidera

Los indicadores son cada vez más preocupantes. Instituciones y gobernantes se dan prisa en alertar a la población del cada vez mayor riesgo de que la economía se adentre en una senda muy complicada en los próximos meses. El último dato conocido es el crecimiento de la actividad del sector privado de la zona euro, que se moderó en junio hasta mínimos de los últimos 16 meses. Un freno debido al impacto de las subidas de precios y del deterioro de las expectativas económicas, alimentando el riesgo de «declive» para la economía del bloque durante los meses de verano y que pueda desembocar en una recesión.

En concreto, el Índice de Gestores de Compras, -el indicador PMI- compuesto para la zona euro se situó en junio en 52 puntos, frente a los 54,8 del mes anterior, su peor registro en 16 meses, después de que el dato del sector servicios bajara a 53 enteros desde los 56,1 de mayo, en mínimos de cinco meses, y de que el PMI, el indicador que mide la salud del sector manufacturero, cayera a 52,1 puntos frente a los 54,6 del mes anterior. 

De esta forma, la lectura de junio del PMI compuesto de la eurozona apunta a un crecimiento del PIB trimestral de la región hasta el 0,2%, una décima menos que en los tres primeros meses de 2022, mientras que los indicadores a futuro como los nuevos pedidos y las expectativas empresariales de la encuesta “sugieren una caída de la actividad total en los próximos meses

Menos consumo y menos inversión 

En este aspecto, Williamson advierte de que, si bien el gasto de los hogares en productos y servicios no esenciales se ha visto especialmente bajo presión debido al aumento de los precios, el gasto y la inversión empresarial también están disminuyendo en respuesta a unas perspectivas más sombrías y al endurecimiento de las condiciones financieras. 

Además, a pesar de que la creación de empleo se mantuvo sólida en junio, la reducción del ritmo de crecimiento de la demanda y el 
deterioro del optimismo empresarial apuntan a que el mercado laboral también decaerá en los próximos meses. 

“Los datos del índice PMI de junio sugieren que los riesgos se han inclinado cada vez más hacia la probabilidad de que la economía caiga en una recesión al mismo tiempo que las presiones inflacionistas se moderan pero siguen siendo elevadas”, concluye Williamson. 

Directos a la recesión

Todos los indicadores económicos apuntan en la misma dirección: la de una crisis en la zona Euro debido al continuo aumento de la inflación y al pesimismo del mercado debido a la falta de confianza que ya impera en muchos sectores. Según los expertos, Europa estaría dirigiéndose hacia un nuevo escenario: la estanflación. Este término, acuñado en 1965 por el ministro de finanzas británico, Ian Mcleod, hace referencia a un período económico donde se juntan las dos caras de la misma moneda.

Por un lado, la inflación galopante impide el ahorro de la clase media, lo que implica una reducción en el gasto que hacen las familias para con multitud de productos. Por otro lado, las elevadas tasas de desempleo no permiten que la economía se recupere, sumiendo a los países afectados en una profunda crisis que necesita de años de recuperación.

El último informe publicado por el banco suizo UBS firmado por cuatro analistas expertos, asegura que “la Eurozona se encamina hacia la recesión o algo peor”. Si las previsiones continúan en la misma línea, Europa podría volver a necesitar una intervención “a lo grande” del Banco Central Europeo, con el riesgo de que el problema se agrave si no se ataja de forma conjunta.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter