Artículos patrocinados

¿Qué ventajas tiene abrir una cuenta corriente a través de Internet?

Desde que internet y las nuevas tecnologías han llegado a nuestros hogares, existen multitud de tareas que podemos hacer sin tener salir de casa. Esta revolución tecnológica nos ha permitido tener muchas comodidades, pero, sobre todo, adquirir mayor rapidez en nuestras gestiones. Uno de los campos que más éxito está teniendo en este sentido es el financiero, ya que a través, por ejemplo, de una cuenta corriente online un cliente puede realizar movimientos sin necesidad de acudir a una oficina bancaria, algo impensable hace un par de décadas.

Abrir una cuenta corriente a través de internet ya no es cosa del futuro. Pero, además, una cuenta bancaria onlinepresenta una serie de ventajas a las cuentas corrientes tradicionales. Entre estos beneficios destacan los siguientes:

  • Libres de comisiones: este tipo de cuentas acostumbran ser más baratas que las demás, ya que no suelen tener comisiones. La razón de ello es que los bancos consiguen reducir sus costes operativos.
  • En cualquier sitio y a cualquier hora: como suele ocurrir con todos los productos presentes en internet, las cuentas online no tienen horarios cerrados. Por eso, el lugar en el que vivamos o el momento del día en el que queramos abrirla o acceder a ella no será un impedimento.
  • De fácil acceso: muchos dispositivos tecnológicos nos permiten acceder a nuestra cuenta online, por lo que las facilidades para consultar los movimientos o realizar transferencias es considerablemente mayor.
  • Toda la información desde casa: en la plataforma de nuestra cuenta online podemos encontrar toda la información detallada acerca de nuestras finanzas. Muchas veces tenemos también la posibilidad de descargarla para almacenarla en nuestro ordenador. Además, la presentación de nuestros datos es particularmente clara, de manera que el cliente puede entenderla sin necesidad de un asesor de la entidad bancaria.
  • Normas de permanencia: los requisitos de permanencia son, en este tipo de cuentas, muy flexibles. En general, no existen periodos mínimos al respecto por lo que podremos cerrarla siempre y cuando queramos.
  • Transferencias: otra de las ventajas que ofrecen este tipo de cuentas se basa en la posibilidad de realizar transferencias tanto a nivel nacional, como internacional. Para ello solo precisamos conocer los datos de la persona o entidad en la que queremos ingresar el dinero, su código IBAN, e indicar la cuantía que queremos transferir. En cuestión de minutos, realizamos nosotros mismos la transferencia sin necesidad de pasar por una oficina bancaria.
  • Número de consulta: aunque este tipo de cuentas están pensadas para que nosotros mismos las podamos gestionar desde casa, eso no significa que el cliente esté solo. Es decir, si en un momento dado necesitamos ayuda para llevar a cabo una actividad dentro de nuestra cuenta o tenemos algún tipo de duda, las entidades ponen a disposición del cliente un número de contacto y/o un correo electrónico. Ellos se encargarán de dar respuesta a nuestras necesidades.