Artículos patrocinados

¿Cómo seleccionar un depósito a plazo fijo?

Los depósitos a plazo fijo son unos productos financieros que han ganado un gran protagonismo en los últimos años debido a sus características. Cada vez es más frecuente que inversores y ahorradores apuesten por este tipo de depósitos para obtener una cierta rentabilidad económica. Su funcionamiento es sencillo y consiste en que una persona deposite una cierta cantidad de dinero en una entidad bancaria concretando una fecha de vencimiento a la hora de retirarlo. Transcurrido ese plazo, el banco devuelve el capital inicial con los intereses pactados previamente obteniendo una rentabilidad fija. Actualmente, el Depósito Facto es uno de los productos financieros que aúna unas características más completas en este terreno.

Se trata de productos muy seguros y que carecen de la incertidumbre característica de otros productos de inversión. En este caso, el dinero establecido previamente con la entidad financiera está totalmente garantizado al finalizar el plazo de vencimiento. Además, los primeros 100.000 euros se encuentran cubiertos al Fondo de Garantía de Depósitos. Unas características por las cuales también tienen un mayor tipo de interés, especialmente por su gran seguridad.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de contratarlo

Tanto para pequeños como para grandes inversores hay algunos aspectos fundamentales a la hora de contratar un depósito a plazo fijo. En primer lugar, hay que especificar que se trata de un producto financiero muy sencillo de entender, debido a que su funcionamiento es muy simple y carece de cualquier complejidad relacionada con determinados conocimientos de la materia. Sin embargo, es importante entender sus particulares para poder elegir un depósito acorde a las necesidades de cada inversor.

La TAE es quizás el único concepto financiero más técnico en este tipo de operaciones. La Tasa Anual Equivalente se aplica a los intereses que las entidades financieras pagan a los clientes en aquellos productos de ahorro e inversión. La TAE hace referencia a los intereses que los inversores reciben de manera anual, una cifra que varía dependiendo del plazo de vencimiento pactado con la entidad financiera. Esta cifra es uno de los aspectos más importantes a la hora de contratar un producto de este tipo, ya que de ello depende la rentabilidad futura del dinero invertido, aunque el capital inicial es otro factor clave en esta ecuación.

Este tipo de depósitos a plazo fijo no requiere una gran inversión de dinero, por lo cual es accesible para todo tipo de ahorradores que busquen obtener una rentabilidad económica. Sin embargo, los clientes tienen que tener en cuenta sus necesidades y preferencias a la hora de elegir el plazo de vencimiento, el cual suele ser entre un mes y cinco años de duración. Este aspecto es muy importante porque durante ese periodo no se puede retirar el dinero depositado previamente.

El Depósito Facto, un producto perfecto para los ahorradores

Actualmente existen en el mercado una gran cantidad de entidades bancarias que ofrecen a los clientes depósitos a plazo fijo. En este tipo de situaciones, las características de estos productos financieros son las que marcan las diferencias en la elección final de los inversores. El Depósito Facto de Banca Farmafactoring se sitúa como uno de los líderes en este terreno, como reconocen los propios clientes que han sido los encargados de elegirlo ganador delPremio Rankia al mejor depósito del año 2017.

Las ventajas con respecto al resto de la competencia comienzan desde su contratación. En este aspecto, el Depósito Facto se gestiona de forma online, un trámite que permite a los clientes poder configurar el plazo de vencimiento y el capital inicial en función de sus propias necesidades. Dependiendo de la fecha seleccionada se determinará la TAE aplicable al capital invertido inicialmente.

Para poder acceder a este depósito a plazo fijo es necesario llevar a cabo la apertura de una Cuenta Facto. Un proceso sencillo y rápido que también se realiza de forma online, gracias al cual en apenas unos minutos se puede establecer una cuenta compuesta por un titular o dos. Además, al tratarse de un banco online las operaciones se pueden gestionar las 24 horas del día durante todo el año.

La rentabilidad final es el aspecto más diferenciador que se puede encontrar al abrir una Cuenta Facto. El tipo de interés es uno de los más altos del mercado y llega hasta 1,25% TAE* (1,25% TIN) en plazos de 60 meses. Además, otras de las principales ventajas que ofrece esta entidad financiera es que los intereses generados se abonan de forma trimestral, es decir, cada 90 días.

Unas características que convierten al Depósito Facto en un producto perfecto para los ahorradores más conservadores. Una combinación ganadora compuesta por seguridad y rentabilidad que ofrece a los clientes unas condiciones inmejorables a la hora de depositar sus inversiones. Todo ello con la garantía del Fondo de Garantía de Depósitos italiano, organismo que garantiza a todos los inversores la recuperación de su capital inicial hasta una cantidad máxima de 100.000 euros por persona y entidad.

*TAE del 0,25% (0,25% TIN) para un depósito a 3 meses, TAE del 0,75% (0,75% TIN) para un depósito a 12 meses y TAE del 1,25% (1,25% TIN) para un depósito a 60 meses. A partir de 10.000€ y con liquidación cada 90 días. Oferta para particulares.