Artículos patrocinados

Hay alternativas a Rolex

En el momento en el que una persona piensa en un reloj de lujo lo más habitual es que el omnipresente Rolex pase por su mente. Aunque esta marca apareció a principios del siglo XX no fue hasta los años 60 cuando su precio comenzó a subir considerablemente y, desde entonces, se ha convertido en uno de los artículos más deseados en todo el globo. Para algunos el dinero que cuesta no está justificado pero, en realidad, basta echar un vistazo a su fabricación y el reconocimiento de la marca para entender el motivo.

Para empezar, Rolex cuenta con un importante departamento de I+D que se encarga de trabajar de forma constante en la mejora de sus relojes y esto les lleva a estar siempre a la cabeza en este sector. Si se echa un vistazo al interior de uno de estos relojes (es fácil encontrar vídeos sobre los mismos y, de vez en cuando, se llevan a cabo exposiciones específicas en las principales ciudades europeas) se puede ver que lo que no se ve a primera vista es también toda una obra de arte con un mecanismoo correctamente llamado “movimiento” que funciona a la perfección y que ha sido creado a partir de piezas de la más alta calidad.

Parte del coste de un reloj Rolex también deviene del hecho de que en su fabricación se suele contar con una parte artesanal que le añade un valor extra. Además, para asegurar los mejores resultados y que todos sus clientes queden satisfechos con los productos desde Rolex cuentan con salas específicas donde someten a todo tipo de pruebas a las partes individuales que componen los relojes. De igual manera, una vez que todas ellas han superado los test se evalúa el funcionamiento general del reloj antes de ponerlo en el mercado y sólo cuando todo ha sido aprobado es cuando ve la luz y el comprador, por fin, puede acceder a él. De esta manera se puede entender un poco mejor porqué pueden llegar a tener un coste considerable.

La parte positiva es que tanto los Rolex (con colecciones tan destacadas como Submariner, Daytona y Milgauss) como otras marcas igualmente importantes, como es el caso de Patek Philippe y su famoso Nautilus; Breitling u Omega se pueden encontrar fácilmente online a precios muy ajustados, como ocurre con la selección de relojes de hombre en Chronoexpert. También se pueden echar un vistazo a los que aparecen bajo la marca Hublot, si lo que se está buscando es algo un tanto más moderno y atrevido, aunque esto no siempre es para todos los gustos. Así que, en definitiva, aunque la compra de un Rolex es acierto seguro sí que hay alternativas. Pasamos a ver las características más notables de las mencionadas.

  • Patek Philippe. Raro sería el encontrar a una persona amante de los relojes que no conozca esta marca. El pasado año, de hecho, llevaron a cabo una exposición itinerante para mostrar a curiosos y apasionados cómo se crea un reloj Patek Philippe y la mejor palabra que lo define es arte. Igual que en el caso de los Rolex su precio es elevado. De hecho, en este caso, hay una sustancial diferencia y esto se debe, entre otras cosas, a que su producción suele ser bastante limitada y, por supuesto, no escatiman en materiales de calidad, diseño… Hay que verlo como una inversión y como una joya para toda la vida.
  • Breitling. Aunque hay unos cuantos modelos donde poder elegir no cabe duda de que el hecho de que esta marca fuera proveedora de instrumentos aeronáuticos le sirvió de inspiración ya que el reloj de aviación es, de lejos, el estilo que más les identifica.
  • Omega. No hay que olvidar que los relojes de esta marca (en concreto el Speedmaster) consiguieron llegar al espacio gracias a un gran trabajo de innovación que dio como resultado un reloj capaz de aguantar altas temperaturas, el vacío espacial y la vibración. Y no sólo eso, esta marca siempre ha apostado por seguir creciendo y desarrollándose por eso, además de los astronautas, otros tantos deportistas (entre los que destacan submarinistas o exploradores) han apostado por ellos. ¡No es de extrañar que sea todo un referente!
  • Hublot. Algo muy interesante de esta marca es que para lo joven que es (unas tres décadas) ya ha conseguido hacerse un hueco importante entre los relojes de lujo. Principalmente desde el año 2004, año en el que con una nueva dirección empiezan a coleccionar diferentes galardones. Es cierto que esta marca es algo más arriesgada en sus diseños pero la combinación que hacen de diferentes materiales como el caucho, el oro y acero es ciertablemnte sobresaliente. Como punto negativo y aunque no son relojes deportivos ni de submarinismo, es cierto que podrían mejorar la estanqueidad

En definitiva, alternativas a la marca Rolex las hay, y en cualquiera de los casos se opta por una compra de gran valor que te acompañará en el paso del tiempo.