martes 21 • septiembre 2021
22 C
Madrid
martes 2 septiembre 2021
- Publicidad -

Antonio Garrigues: “Un liberal auténtico debe serlo en todos los aspectos de su vida”

- Advertisement -spot_img

La recuperación de la crisis financiera de 2008 fue tan lenta que, en algunos sectores, la digestión de los excesos aún no ha terminado. A diferencia de aquella, cuya espoleta fue el excesivo endeudamiento del sector privado, las pérdidas económicas provocadas por la pandemia las generó el parón brutal del consumo a partir de marzo de 2020. Es de suponer, por tanto, que la velocidad de crucero de la vacunación acelerará el regreso del gasto de las familias, y la reactivación del turismo provocarán un efecto rebote superior al previsto en nuestro país.

En estas circunstancias, y quince meses después del estallido de la pandemia, Capital se reencuentra con Antonio Garrigues Walker, portada del número de marzo de 2020. Durante esta etapa, el prestigioso jurista y filántropo, presidente de Honor de Garrigues, ha pasado la Covid-19 y ha escrito el ensayo Sobrevivir para contarla. El mundo ha cambiado mucho desde entonces, incluso la revista que el lector tiene delante se ha transformado por completo… para mejorar. “Vamos hacia una época de mayor actividad económica, de mayor convivencia social y de mayor alegría”, resalta Garrigues Walker, con optimismo.

 Modelos de crecimiento post-pandemia

“Las pandemias vienen cada seis o siete años y forman parte de la humanidad”, destaca el entrevistado, que considera que “vamos a redescubrir que existe el futuro” en los próximos meses. En especial, en el ámbito del turismo, un sector para el que el presidente de Honor de Garrigues reclama “más proactividad”. Miguel Sanz, director general de Turespaña, apuntó en el número anterior de Capital que “España tiene que inventar el modelo de turismo” que vendrá, y Antonio Garrigues Walker se alinea con esta visión.

“Los españoles siempre estamos esperando a ver qué pasa en el mundo, y tenemos que ser más proactivos y no ponernos límites. Todos tenemos que colaborar para que España siga teniendo el tremendo atractivo que tiene para el turismo”, afirma el presidente de Honor de Garrigues. “El país ha tenido que pagar un precio más alto por su situación especial de exposición al turismo, pero es normal el peso de este sector en el conjunto de la economía. La gente se siente muy bien aquí y somos el país que más turistas atrae tras Estados Unidos, Francia y Reino Unido”.

Respecto a la respuesta del país a la pandemia de la Covid-19, el entrevistado se muestra cauto. “La humanidad nunca aprende de estas cosas, pero es muy resiliente”, apunta el jurista. “Resiliencia”, la palabra de moda de la pandemia, con una sonoridad casi tan horrible como parte de los recuerdos que evoca.

La receta para la futura estrategia, según Garrigues Walker, es “hacer planes de futuro y pensar de forma global, España debe seguir de cerca lo que pasa en el mundo”. Y, concretamente, en Asia. “Tenemos como una especie de resistencia a ocuparnos de la agenda asiática, y creo que es más importante que la europea”, afirma.

Análisis macroeconómico liberal

En el ámbito macroeconómico, el problema de endeudamiento soberano que sufren economías como la española, con cerca de 1,4 billones de euros de pasivo público, representa un riesgo “más pequeño de lo que se cree”, según el entrevistado.

El modelo a seguir, en este sentido, lo representan los países nórdicos. Pero, apunta Garrigues Walker, para poder seguirlo con estoica disciplina, “tendríamos que sentir el mismo frío que sienten ellos, que viven bajo cero la mayor parte del año”. Y el papel de los fondos europeos, en su opinión, es clave. Siguiendo con la visión más transparente de los países nórdicos, y en un contexto de rumores sobre la alta discrecionalidad en la entrega de dinero público al privado, “la justicia y la ética deben funcionar de manera perfecta en el reparto del capital europeo para la recuperación”.

El entrevistado hace una pausa cuando se le pregunta por la fuerte subida de impuestos que prepara el Gobierno. “Basar todo el desarrollo en subidas fiscales es un error. Cuanto menor es la carga impositiva, mejor reacciona la actividad económica”. Esta visión, de corte liberal, es la que muchos economistas reclaman para un mejor funcionamiento del país. No obstante, es una fórmula con muchos detractores ideológicos. Para una parte de la sociedad, el liberalismo parece una idea creada por los grandes capitales para enriquecerse.

“En España nos cuesta mucho aceptar el liberalismo, pero un liberal auténtico debe serlo en todos los aspectos de su vida. No se puede ser liberal en lo económico, pero no en lo político o en lo social. Hay que ser liberal en todo, y la gente no quiere aceptarlo”, afirma con rotundidad Garrigues Walker.

Y pone el ejemplo de China, “cuyo control político es evidente, pero juega a tener cierta libertad a nivel económico. Todas las libertades tienen que influirse recíprocamente”, destaca. “No puede haber una verdadera libertad económica si no hay libertad política, social o de expresión”.

La evolución de España como sociedad

En su opinión, la evolución de España en los últimos 66 años (“empecé a trabajar con 20, y ahora tengo 86”) es radical. Y esto se percibe con especial incidencia en el papel de la mujer en el mundo económico. Garrigues Walker recuerda que “el protagonismo femenino era ‘cero’ entonces, y ahora su creciente peso en la economía española está enriqueciendo al país. Hemos pasado del machismo absoluto a un machismo relativo, pero sigue quedando”. Igualmente, el presidente de Honor de Garrigues señala que “la batalla por la igualdad de género y la batalla por la diversidad y la inclusión también están pendientes. Pero, poco a poco, estamos mejorando”. Igual que la guerra contra el virus, que, “poco a poco, la estamos ganando”.

La transformación de la función legal

En un entorno de dificultades, reflejadas en la caída del PIB (-10,8%) y en las cifras de paro, los bufetes de abogados lograron mantener e incluso incrementar ligeramente su facturación (en torno al 1,5%) en 2020. La evolución del sector legal en los últimos años reforzó su capacidad de resistencia, y ahora logra mantener sus niveles de actividad a pesar de que la economía sufra crisis severas, como la provocada por la pandemia. El abogado, hoy en día, es un actor clave para el entorno corporativo.

Garrigues Walker destaca que “la sensibilidad legal ha aumentado a todos los niveles, los temas legales se han convertido en temas muy importantes. Las empresas, antes, a los asuntos legales les prestaban poca importancia. Ahora, los asuntos jurídicos pueden generar daños tremendos y requieren un cuidado esencial. Antes, un asesor legal tenía un papel y una capacidad de acción muy limitada. Ahora, las empresas les hacen mucho caso. Estamos en un mundo en el que todo tiene aspectos legales”.

A este respecto, y preguntado por la capacidad de crecimiento del sector en los últimos años, el presidente de Honor de Garrigues opina que el mundo jurídico y el sector de la abogacía tienen un futuro asegurado, es una forma de sofisticación y de modernización del mundo económico”. Y no solo en España, sino en economías de nuestro entorno.

Por ejemplo, “en países como Estados Unidos, el cuidado de los aspectos legales es decisivo, pero también ha pasado lo mismo en economías como las nórdicas o las centroeuropeas. La Ley no es un tema estético, es económico. Hubo una época en la que nadie pagaba impuestos, y ahora se ha generalizado. Puede haber responsabilidades fiscales o penales”, resalta Garrigues Walker.

Y un consejo para los que serán los abogados del futuro: “Primero, que se ocupen de temas que no sean exclusivamente jurídicos. Hay que ser de ciencias y de letras. Un abogado que no sepa nada de tecnología no está preparado para el mundo que viene. Estamos en una sociedad digital. Ahora los abogados tenemos que saber de todo. No nos limitemos al mundo jurídico, tienen que conocer otros mundos. Debemos combinar las ciencias con las letras indistintamente”.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Advertisement -spot_img