martes 21 • septiembre 2021
22 C
Madrid
martes 2 septiembre 2021
- Publicidad -

Nuevo récord de ventas para el comercio electrónico con 51.600 millones de euros en 2020

- Advertisement -spot_img

El comercio electrónico registró un nuevo récord en 2020 con 51.600 millones de euros en ventas, un 5,6% más que el año anterior, impulsado por el confinamiento, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicados este viernes. Precisamente ayer , se publicó la entrada en vigor la nueva regulación comunitaria para el IVA al comercio digital.

Como es habitual por la temporada navideña, el cuarto trimestre fue en el que la facturación tocó techo, con 14.613 millones de ingresos en tres meses, un 9,3% más que en el mismo periodo que el año anterior.

La CNMC destaca el impacto desigual que ha tenido la pandemia en la evolución del comercio electrónico en distintos sectores.

Con casi el 10% de la facturación, las prendas de vestir han sido el sector con mayores ingresos digitales, seguida de la suscripción de canales, con el 5,1% y los juegos de azar y apuestas, en tercer lugar, con el 4,9%.

Estos últimos han sido además los que más operaciones de compraventa han protagonizado, un 7,3%. En total, se produjeron 307 millones de transacciones en el cuarto trimestre de 2020, un 26,9% más.

Déficit de 7.691 millones

El saldo neto exterior (la diferencia entre lo que se compra desde el extranjero a webs españolas y viceversa) arrojó un déficit de 7.691 millones de euros. 

Las páginas extranjeras aglutinaron dos tercios de las compraventas, frente a un tercio de las webs nacionales.

En el cuarto trimestre, el volumen de negocios con origen en España y dirigidas hacia el exterior fue de 8.909 millones de euros, un 30,1% más que en el mismo periodo del año anterior.

El 64,8% de las compras desde España hacia el exterior se dirigieron a la Unión Europea.

Las ramas de actividad con mayor volumen de negocio desde España hacia el exterior fueron las prendas de vestir (un 11,1%), la suscripción de canales (7,5%) y los juegos de azar y apuestas (un 5,2%).

Por su parte, las ventas desde webs españolas hacia el exterior se desplomaron un 49,4% hasta los 1.218 millones de euros con la UE como destino preferente, ya que recibió el 59,2% de estas, seguida de Reino Unido, 9,6%.

Este desplome se debe principalmente al del sector turístico, que, pese a todo, volvió a ser el sector con más ventas al exterior de las webs españolas con el 28,6%.

Por otro lado, los ingresos de comercio electrónico en operaciones internas han aumentado el 9,1% con la administración pública (10,8%) y los hipermercados y tiendas de alimentación (9%) a la cabeza.

El 54% de las empresas españolas aumentaron sus ventas online en el último año, según Grant Thornton

Más de la mitad de los directivos de empresas españolas (el 54%) ha manifestado haber aumentado sus ventas online desde el inicio de la pandemia, según un estudio elaborado por la consultora Grant Thornton a directivos de más de 400 empresas.

Así pues, el comercio electrónico se consolida como una opción paralela a la internacionalización. Tal y como ha explicado el presidente de Grant Thornton, Ramón Galcerán, “esta correlación entre comercio electrónico e internacionalización tiene sentido ya que la digitalización ha contribuido, sobre todo y paradójicamente durante la pandemia, a romper barreras geográficas en la economía. La tecnología se consolida, cada vez más, como una buena aliada para la expansión de las medianas empresas”.

Desde Grant Thornton han apuntado que muchos empresarios han comprobado la necesidad de diversificación en un mercado local impactado por el efecto del Covid-19, que está empujando a las compañías a enfocar sus planes de internacionalización más allá de una fórmula para incrementar facturación. “Los empresarios comienzan a entender que construir una presencia en nuevos mercados puede beneficiar a las empresas proveyendo de acceso a financiación y regímenes fiscales favorables, además de marcar territorio para una mayor expansión en la región”, han apuntado desde la consultora.

Pese a esto, el 66% de los directivos reconocen que el factor que más limita la expansión internacional es la incertidumbre económica. Una coyuntura que, pese a los indicios de recuperación, todavía sigue acusando los efectos de la pandemia. La escasez de pedidos (58%) y las todavía excesivas trabas normativas (52%) son los otros grandes factores que generan incertidumbre entre los directivos nacionales para su salto al exterior.

Aún así, la previsión es que cada vez más empresas aumenten su proporción de empleados centrados en los negocios internacionales en los próximos 12 meses y hagan mayor uso de proveedores y subcontratas internacionales. En España, un 20% de empresas consultadas por Grant Thornton reconoce que aumentarán su cifra de empleados centrados
en el mercado exterior durante el próximo año, en línea con el 19% de la media europea, pero lejos todavía del 29% del global.

Sin embargo, la incertidumbre económica mantiene todavía a la expectativa a la mayor parte del tejido empresarial nacional, ya que un 43% asegura que prefiere todavía mantener como hasta la fecha sus equipos internacionales.

Por último, los expertos apuntan que, en el avance hacia la internacionalización, la flexibilidad operativa, propia de las empresas medianas, se configura como una clara ventaja frente a las grandes. “Es posible que no tengan los mismos recursos financieros que las grandes empresas, pero son capaces de ver las tendencias y adaptarse rápidamente a las oportunidades internacionales, pudiendo subirse a la ola más rápido” ha sentenciado Galcerán.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Advertisement -spot_img