miércoles 18 • mayo 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

10 pautas de experto para ser el invitado perfecto en una boda 

El hombre que vistió a Cary Grant y Sean Connery, referente de la sastrería en España, nos da las claves para acudir impecable al que se ha convertido en el evento social por excelencia

Tras dos años de pandemia, las bodas regresan por la puerta grande. La época primaveral invita a construir un estilismo tan especial como cómodo y ligero pero, aunque las opciones son infinitas, lo complicado, muchas veces, es acertar. ¿Cómo ser el invitado perfecto en una boda? El experto y referente de la sastrería a medida, Mariano Arroyo Langa, fundador de Sastrería Langa, nos da las claves para ir impecable. 

Este camisero artesano, referente en España y en muchos países de Latinoamérica, es el hombre que vistió a Cary Grant o Sean Connery durante sus visitas a España, iconos de elegancia masculina del siglo XX.  

“Para ser un invitado perfecto hay que encontrar un equilibrio para ir elegante, teniendo en cuenta que no podemos destacar más que el novio”, sostiene Langa. 

Confiesa que ha aprendido a adaptarse a los tiempos, aunque, en cualquier caso, los que cuentan con cierta experiencia saben que la moda es cíclica… porque hay cosas que nunca cambian. Como, por ejemplo, el gusto por el buen vestir

Sus más de sesenta años dedicados a la camisería y sastrería artesanal le permiten contar una historia sobre este noble oficio y darnos las mejores recomendaciones para ser el invitado perfecto en una boda: 

Entender que “lo caro sale barato” 

“Lo caro sale barato”, afirma el experto. “Yo tengo en el armario trajes de hace veinte o treinta años que sigo utilizando. Al estar hechos a medida, si ganas o pierdes un poco de peso se pueden adaptar perfectamente. Es como si te compras un par de zapatos buenos. Es cierto que la inversión es considerable, pero son cómodos, no hacen daño a los pies y duran el doble. Así de simple”. 

Por tanto, en la medida de lo posible, lo ideal es decantarse por prendas masculinas hechas a medida y a mano de forma artesanal. En este sentido, el proceso de creación es minucioso: un maestro camisero o un maestro sastre se encarga de tomar las medidas y hacer un patrón exclusivo y único de cada cliente.  

“Cortarán y un equipo de artesanos se encargará de coser a mano cada detalle, cada bolsillo, cada ojal”, matiza. Estos son los detalles que hacen que las prendas sean únicas.  

Conocer en profundidad tu estilo y personalidad 

Otra de las recomendaciones que nos hace, antes de decidir cómo iremos al evento, es entender y conocer las necesidades propias. En definitiva, descubrir en profundidad nuestro estilo para que el resultado final vaya en consonancia con la imagen personal. 

“Cuando viene un cliente lo primero que hacemos es entablar una charla con él y establecer un poco de psicología para conocerle. Esto nos lleva a elegir desde el cuello de la camisa hasta el tipo de ojal. La idea es entender lo que le gusta y asesorarle… de esta forma ya tienes el 50% hecho”, explica el sastre. 

“Una buena corbata realza al traje y, al contrario, desmerece” 

“La corbata aporta fantasía. Ahora hay gente que opta por ir sin corbata… Yo no me atrevería a ir a una boda así, debe llevarse siempre, especialmente en la iglesia y en el convite. Si algo he aprendido es que una buena corbata realza al traje y, al contrario, desmerece”, asegura.  

En concreto, la medida clásica de las corbatas varía entre los 7,5 a 8,5 centímetros de ancho y siempre debe ir en consonancia con las solapas del traje. La regla dice que debe coincidir la parte más ancha de la solapa con el ancho de la corbata. El largo es mucho más restrictivo: es decir, al hacer el nudo, la punta tiene que llegar a la cintura.  

La importancia del cuello en una camisa a medida  

El cuello de las camisas es la elección más importante para resaltar la figura: “Ahora se lleva el cuello un poco más alto y favorece porque ya casi no se lleva corbata. Por tanto, al llevar el cuello abierto ya no molesta en exceso”. 

Existen infinidad de tipos de cuello, algunos estándar y otros de creación propia. Mariano A. Langa nos cuenta que en los últimos años el cuello ha ido ganando la importancia que merece, incluso, hoy por hoy, no son pocos los clientes que tienen un diseño exclusivo de cuello. “Este aspecto es fundamental porque dependiendo de la elección de éste, la figura del caballero se verá muy favorecida o pasará desapercibida”.  

La recomendación es recurrir al cuello italiano, conocido también como napolitano. “Este cuello es muy abierto en diagonal, y corto. Perfecto para ocasiones formales, con corbata”. En concreto, apuesta por el cuello clásico Langa, el más clásico, con el toque especial de la marca: “Es el cuello más demandado en esta camisería artesanal. Lo recomendamos para cualquier ocasión, aunque con corbata siempre resaltará. Un cuello ideal para no llamar la atención pero con elegancia clásica”. 

La altura del pantalón 

El experto confiesa que el dobladillo suele ser entre 4 y 5 cm: “A mí me gusta más de 4 cm, quizá porque ya soy mayor. Ahora se lleva de 5 cm, siguiendo lo que dictan los italianos, que tienen un sexto sentido para la moda. En mi opinión, 4 cm es perfecto para no llamar la atención. Soy de costumbres…” 

Apostar por la sobriedad 

Para acudir como invitado, expone que hay que apostar por la sobriedad: “No es una fiesta, es una ceremonia y se debe guardar cierto respeto al ritual”. 

Eso sí, en lo referente a corbatas, pañuelos, tirantes, botones, gemelos, calcetines… ningún detalle debe quedar al azar. “El vestir se ha degenerado en exceso. “Antes la gente iba vestida con su traje y corbata incluso para ir al fútbol, ahora es otra cosa…”.  

Los testigos deben preguntar al novio antes de decidir 

Aunque pueda parecer una obviedad, los testigos han de preguntar siempre al novio por su estilismo antes de elegir… con el objetivo de que exista cierta equidad. Es decir, si el novio va de chaqué, los testigos también.  

En el caso de los trajes de chaqué, pueden ser diferentes a los del protagonista: “Ahora se están tomando muchas variaciones, pero antes, los trajes de chaqué eran un género muy pesado. En estos días se hacen de alpaca más fina”. 

“En cuanto a los colores, la opción del chaqué en gris medio es un acierto seguro que puso de moda Carlos de Inglaterra en la boda de la infanta Elena en 1995. Es un chaqué de mañana, por la tarde siempre son oscuros”, matiza el dueño de Langa. 

Colores sobrios 

“Tanto los testigos como los invitados pueden ir con un traje oscuro, como un gris oscuro, marengo o azul marino. En el caso de la camisa, un tono azul es perfecto, incluso con rayas, pero muy finas, sin que destaque”, recoge nuestro experto. 

El chaleco, que no destaque 

Langa nos invita a probar con un chaleco azul clarito o un gris medio: “Hay gente que se empeña en llevar chalecos estridentes. No, ni aunque seas el novio. Y especialmente en ese caso se debe tener mucho cuidado, ya que todas las miradas van para ti”.  

“El color de chaleco del novio y el de los testigos normalmente suele coincidir y puede ser azul clarito, gris, azul oscuro, incluso rojo, que a mí no me gusta nada, pero los he visto”, concluye. 

Tener referentes 

“Yo he vestido a Cary Grant y para mí ha sido el hombre más elegante del mundo”, reconoce orgulloso. Era el año 1957 y el actor venía a Madrid para rodar ‘Orgullo y pasión’ con Sophia Loren: “Era un hombre serio y diplomático, muy especial, exquisito y buscaba la excelencia y el detalle en cada uno de sus trajes: que la entretela de cuello no se arrugase, que se doblase poco… Es el hombre que mejor ha llevado un frac y un chaqué”. 

Otro de sus referentes es Sean Connery, al que también tuvo el placer de vestir: “Fue en la época en la que venía a Marbella con frecuencia. Por aquel entonces confeccioné para él bastantes camisas. Era un tipo bastante conformista, no protestaba nunca y le fascinaba el pañuelo en la solapa”. 

“Otro muy elegante al que también he hecho camisas era Arturo Fernández”, añade. En la lista se encuentran un sinfín de personalidades como Bertín Osborne o Florentino Pérez.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter