viernes 23 • septiembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Las nucleares vuelven a brillar en plena ola verde 

La guerra de Ucrania y la crisis de suministro energético devuelven protagonismo a las centrales nucleares

España cuenta con siete reactores en operación que aportan más del 20% de la electricidad consumida en el país

La energía nuclear ha sido un sustento esencial para la estabilidad del sistema eléctrico español desde que en el año 1969 la central de Zorita (José Cabrera) comenzara su actividad. En un escenario de riesgos para el suministro de energía, principalmente por la dependencia que tiene España del exterior -menor que la de otros países europeos, no obstante-, esta fuente de generación vuelve a despertar la atención del mercado. 

El parque nuclear español está formado por siete reactores en operación que generan entre 55.000 y 60.000 GWH, que viene a ser más del 20% de la electricidad consumida en el país. Esta capacidad ha convertido durante más de una década a esta energía en la primera fuente de producción del sistema eléctrico. 

Este tipo de instalaciones garantizan suministro eléctrico durante 24 horas todos los días del año. Es una fuente estable de producción que supera de manera amplía a las energías renovables, con valores de fiabilidad y eficiencia por encima de la media mundial. 

Las centrales nucleares españolas funcionan de manera segura, con alto nivel de supervisión realizado por el gobierno a través del Consejo de Seguridad Nuclear. Además, son la fuente que más ayuda a evitar emisiones contaminantes a la atmósfera, siendo entre el 30% y 40% de la producción eléctrica libre de emisiones generada en España. 

En este número de Capital analizamos la aportación de las centrales nucleares que están actualmente en funcionamiento a la red eléctrica española. Además, mostramos también otro tipo de instalaciones relacionadas con este tipo de energía. 

Almaraz (Cáceres) 

La central nuclear de Almaraz I está situada en la provincia de Cáceres, en la comarca natural Campo Arañuelo, y está refrigerada con el agua del pantano Arrocampo del río Tajo. El inicio del proyecto de la central tuvo comienzo en el año 1972, con el comienzo del movimiento de tierras. En el año 1973 se empezó a colocar el hormigón en los distintos reactores. 

Los terrenos que son propiedad de la central ocupan 1.683 hectáreas y se encuentran entre los municipios de Almaraz, Saucedilla, Serrejón y Romangordo. Una zona que, tras los estudios requeridos de topografía, se consideró como un lugar idóneo debido a sus cualidades tectónicas, geológicas, hidrológicas y climatológicas. 

La central es un importante foco de creación de empleo y riqueza, ha llegado a albergar hasta 4.500 trabajadores al año y se necesitaron otros 30.000 para su construcción y puesta en marcha en los 70. 

La central consta de dos reactores de agua ligera a presión de 2947 MW térmicos y también contiene tres circuitos de refrigeración. Es capaz de producir 16.000 millones de kWh al año. Para ello utiliza como combustible óxido de uranio enriquecido. 

Durante 2021, la producción de energía eléctrica bruta correspondiente a la unidad I fue de 8.008,86 GWh y, desde el inicio de su operación comercial, en septiembre de 1983, y hasta el 31 de diciembre de 2021, lleva acumulados 290.416 GWh. 

Almaraz genera el 30% del total de la producción nuclear en España y el 7% de la energía eléctrica consumida en nuestro país. La central nuclear es propiedad en un 53% de Iberdrola, en un 36% de Endesa y en un 11% de Naturgy. 

Fecha de fin de la concesión de explotación: 1 de noviembre de 2027 

Almaraz

Ascó (Tarragona) 

La central nuclear de Ascó está situada en la comarca de la Ribera del Ebro, en la provincia de Tarragona. Está dotada por dos unidades de refrigeración provenientes del río que da nombre a la zona. 

La central cuenta con dos unidades que fueron autorizadas en los años 1974 y 1975. Sin embargo, no fue hasta 1977 cuando de obtuvo la concesión del agua y en 1982 el permiso de explotación.  

Cabe destacar que esta es una zona geográfica en la que durante años ha habido cultivos de vid, aceite, frutales y otro tipo de plantaciones que en la actualidad siguen conviviendo con la explotación de la central. Además, los alrededores siguen disfrutando de actividades diversas tanto deportivas como culturales. 

Endesa es la propietaria al 100% de la explotación de la central, siendo esta la única de su total propiedad. Durante 2021, la producción de energía eléctrica bruta correspondiente a la unidad I fue de 7.348,48 GWh y, desde el inicio de su operación comercial en diciembre de 1984 hasta el 31 de diciembre de 2021, lleva acumulados 281.355 GWh 

La central está formada por dos unidades, cada una funciona por un sistema de producción de vapor compuesto de un reactor de agua ligera a presión. En este caso, el suministro lo proporciona la empresa norteamericana Westinghouse, de EEUU. 

Fecha fin de concesión de explotación: Tanto Ascó I como Ascó II obtuvieron la renovación de explotación. La primera, con fecha de cese definitivo de explotación el 2 de octubre de 2030, y la segunda, con otro plazo de renovación de otros 10 años que alargarían su explotación hasta el 2 de octubre de 2031. 

Asco2

Cofrentes (Valencia) 

La central nuclear de Cofrentes se encuentra situada en Valencia y está posicionada justo en el margen derecho del río Júcar. Concretamente, al lado del embalse de Embarcaderos, que sirve como fuente de refrigeración para la central. 

Cabe destacar también la fuerte implicación con el entorno social que tiene la mayoría de este tipo de organizaciones en España. En Cofrentes, concretamente, se realizan desde visitas a la planta para centros de enseñanza y asociaciones diversas, así como la organización y participación en eventos socioculturales. 

El reactor con el que funciona es uno de agua en ebullición del tipo BWR, diseñado por General Electric. La refrigeración de la planta se consigue mediante dos torres de tiro natural del 50% de capacidad. La superficie total del emplazamiento es de 300 hectáreas. 

Aunque la concesión para la construcción fue obtenida en el año 1975, la central se conectó a la red eléctrica nacional nueve años después. Concretamente, en octubre de 1984. 

La central, tras casi ya 30 años de funcionamiento, es uno de los principales centros de producción de electricidad de la comunidad, llegando a abastecer a Valencia con cuotas de hasta el 65%. 

La central es propiedad al 100% de Iberdrola y ya acumula más de diez años y medio sin una sola parada automática en su reactor. 

Fecha de fin de concesión de explotación: 30 de noviembre de 2030 

Cofrentes

Trillo (Guadalajara) 

La central nuclear de Trillo se encuentra en la provincia de Guadalajara, junto al río Tajo. Es una de las centrales en las que mayor inversión recibe de origen español. Concretamente un 85%.  

La autorización fue concedida en el año 1975, en un proyecto prematuro, con tan solo la propuesta de emplazamiento y las características de la planta. Es por ello por lo que no fue entregada la licencia de construcción hasta 1979. La central se conectó a la red eléctrica en 1988. 

Esta infraestructura está considerada como una de las más colaborativas con los habitantes de su zona, La Alcarria, con unas vías de comunicación abiertas patrocinando desde diversas actividades y publicaciones y encuentros culturales. 

En la central nuclear de Trillo trabajan hasta 400 personas que se encuentran contratadas por empresas de servicios especializados en su mayoría. Cada año, con paradas de recarga de combustible para la empresa, se requiere de la colaboración de hasta 1.000 trabajadores. 

En el año de 2002 se necesitó la construcción de un almacén temporal de combustible, ya que la piscina para los residuos de la propia central llegó a la saturación en el año 2002. 

La propiedad de la central es la más diversificada de todas las instalaciones nucleares del país. La mayoría pertenece a Iberdrola, con un 49%, y le siguen de cerca Naturgy, con un 34,5%, EDP, con un 15% (es la única central nuclear española en la que tiene participación el grupo eléctrico portugués) y un 1%, de Endesa. 

Durante 2021, la producción de energía eléctrica bruta de la central nuclear de Trillo fue de 7.929,09 GWh. La producción de energía eléctrica bruta acumulada desde que entró en operación comercial, en agosto de 1988, hasta el 31 de diciembre de 2021 es de 271.953 GWh. 

Fecha de fin de concesión de explotación: 17 de noviembre de 2024 

Vandellós (Tarragona) 

La central nuclear de Vandellós II se encuentra situada en la costa mediterránea, concretamente en la provincia de Tarragona. La participación nacional de suministro de equipos y construcción superó el 89% de procedencia española, ostentando el récord con el porcentaje más alto logrado en España para este tipo de proyecto. Y además, de envergadura.  

La central participa en proyectos de fomento del empleo, servicios médicos e institutos, tratando de fomentar la educación acerca de este tipo de tecnología. 

La central cuenta, durante sus periodos de producción corrientes, con una plantilla propia de 300 trabajadores perteneciente a las empresas propietarias, además de contar también con el refuerzo de otros 222 que son contratados a través de empresas externas como contratistas. En los momentos de paradas anuales, puede llegar a tener hasta 800 empleados.  

La central es propiedad de Endesa en un 72% y de Iberdrola en un 28%. Durante 2021, la producción de energía eléctrica bruta de la central nuclear de Vandellós II fue de 8.175,32 GWh. La producción de energía eléctrica bruta acumulada desde que entró en operación comercial en marzo de 1988 hasta el 31 de diciembre de 2021 es de 258.982 GWh. 

Fecha fin de concesión de explotación: 27 de julio de 2030 

Centrales Nucleares en desmantelamiento: 

En la actualidad, España cuenta con dos instalaciones en proceso de desmantelamiento: Vandellós I y Zorita. Además, también cuenta con la central nuclear de Santa María de Garoña en fase previa a su desmantelamiento desde 2017, tras la denegación de la renovación de la autorización de explotación. 

Vandellós I cesó su actividad en el año 1989 tras las secuelas de un incendio que afectaron de manera importante a sus instalaciones, aunque no afectó a su entorno con ningún tipo de emisión radioactiva. Un cierre anticipado debido a los altos costes de volver a reactivar la actividad del lugar. 

La central se encuentra en fase de latencia. Este proceso consiste en un periodo de espera de 25 años para que se produzca una rebaja significativa de niveles radiológicos y se pueda proceder a su desmantelamiento. Concretamente, este proceso comenzará a producirse en 2028. 

La central nuclear de José Cabrera, conocida como Zorita y situada en Guadalajara, fue la primera instalación nuclear del país convirtiéndose en uno de los mayores logros tecnológicos de España. Produjo electricidad durante 38 años siendo la central nuclear que más tiempo ha estado en activo en el país hasta la fecha. 

La central nuclear de Santa María de Garoña, situada en Burgos, es la única del parque nuclear español que se encuentra en fase de pre-desmantelamiento. Además, es la única central que ha cerrado en España por problemas técnicos y de desmantelamiento, tras la paralización de 2013 y de haber extraído todo el combustible de uranio en 2012.  

Los indicadores de funcionamiento y los resultados operativos de la central se han encontrado siempre al mismo nivel que los de las mejores centrales nucleares del mundo con su misma tecnología. 

Juzbado y El Cabril, las otras instalaciones nucleares españolas 

Además de centrales nucleares, España cuenta con otras dos instalaciones nucleares: 

La fábrica de elementos combustibles de Juzbado, situada en Salamanca y propiedad de Enusa, es una de las más innovadores de España. Otorga trabajo a 359 empleados en un proceso de producción que abarca todo el ciclo del combustible: desde el suministro de uranio hasta su almacenamiento, logística de componentes y producción del combustible. Como característica relevante, sorprende el alto abastecimiento no solo a las centrales nucleares de España, sino también a otras de países como Bélgica, Francia, Suecia y Finlandia. 

El centro de almacenamientos de residuos de El Cabril situado en Córdoba es una instalación que alberga residuos provenientes desde centrales nucleares a hospitales y centros de investigación. Está considerada como una de las mejores del mundo según la comisión nuclear estadounidense y es capaz de albergar residuos de baja a media actividad. Durante 2019, se produjeron 969,72 m3 de residuos y 858,50 m3 fueron retirados por Enresa. Las instalaciones cuentan con un sistema de barreras tanto naturales como de ingeniería que los materiales almacenados durante el tiempo necesario para que se conviertan en sustancias inocuas. 

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter