sábado 03 • diciembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Qué esperar de los nuevos Presupuestos Generales del Estado

Los Presupuestos Generales del Estado pactados ayer entre el PSOE y Podemos incluyen una nueva subida de las pensiones y del sueldo de los funcionarios, estableciendo un nuevo récord de gasto

El Gobierno aprobó ayer los nuevos Presupuestos Generales del Estado para 2023, tras alcanzar un acuerdo el PSOE con sus principales socios de coalición, Unidas Podemos.

Aunque ambas partes apuraron hasta última hora para lograr un consenso, los PGE suponen un importante cambio respecto a los anteriores de 2022, con un récord de gasto que podría hacer tambalearse a un Estado bastante endeudado.

Las principales novedades son el aumento de las prestaciones por desempleo, la subida del sueldo de los funcionarios, el aumento de las pensiones y la ampliación de las ayudas sociales como los bonos de transporte gratuitos.

Las prestaciones por desempleo

Las prestaciones por desempleo eran una de las medidas estrella que el Gobierno llevaba tiempo esperando a aprobar. Y ahora, por fin, se acaba de pactar. El aumento de las prestaciones por desempleo alcanzará el 60% de la base reguladora desde los 6 meses de prestación. Esta medida, según ha desgranado Yolanda Díaz en sus redes sociales, beneficiará a unos 300.000 personas en situación de desempleo.

Otra medida “social” de la coalición de izquierdas es el cheque para las madres. El nuevo proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2023 contempla la introducción de una ayuda para las madres españolas.

Esta ayuda estará conformada por un cheque de 100 euros para toda familia con hijos a cargo entre 0 y 3 años. Se trata de darle carácter de universalidad a esta ayuda, ya que hasta el momento sólo estaba vigente para madres trabajadoras.

Subida para los funcionarios

Una de las medidas más polémicas del nuevo proyecto es sin duda el aumento del sueldo de los trabajadores públicos. Tras ser rechazada el lunes, finalmente el Ejecutivo logra poner en marcha una medida que supondrá un alza del 9,5% entre 2022 y 2024 para los funcionarios. Se cuenta con el apoyo de UGT y CCOO, pero no de CSIF, que lo considera insuficiente.

Los funcionarios ya han recibido este 2022 un aumento salarial del 2%, al que se sumará ese 1,5% retroactivo propuesto por Hacienda, lo que suma un 3,5% para este ejercicio. Para 2023, el Ejecutivo fija un incremento del 2,5%, al que se suman dos variables del 0,5%. Los sueldos de los empleados públicos se subirían un 0,5% adicional si el IPC acumulado de 2022 y 2023 supera el 6%, y se añadiría otro 0,5% si el PIB de 2023 supera el 5,9%.

Pero el alza de los sueldos públicos no se detiene ahí. Se espera otro aumento del 2% para el año 2024, con un cláusula para incrementar el sueldo un 0,5% en caso de que el IPC acumulado de 2022, 2023 y 2024 supere el 8%.

Bonos gratuitos y pensiones

Los bonos gratuitos de Renfe para Media distancia y Cercanías también serán prorrogados durante al menos todo el año 2023. Esta medida beneficia actualmente a un millón y medio de personas, y la nueva rubrica se hará efectiva con una nueva partida de 700 millones de euros para el Ministerio de Transportes.

 Este montante irá destinado a Renfe para poder sufragar esa prórroga de la gratuidad ferroviaria. Este año, el Gobierno ha previsto 200 millones para este fin.

La otra medida que está generando polémica es el aumento de las pensiones. Los pensionistas suponen un porcentaje importante de la población llamada a las urnas, y con un año electoral a la vista, el Ejecutivo ha movido ficha para contentar a un sector de la población que no para de crecer año tras año.

La actualización de las pensiones se llevará a cabo según marca el Pacto de Toledo, es decir, de acuerdo con el IPC interanual del mes de noviembre. Este aumento podría situarse entre el 7% y el 8%, según los expertos, lo que supondrá un esfuerzo presupuestario muy importante.

Impuestos, gasto récord y previsión de futuro

Entre las medidas fiscales más relevantes que acompañarán a los Presupuestos destaca la rebaja del Impuesto sobre la Rentas de las Personas Físicas (IRPF) para las rentas del trabajo por debajo de 21.000 euros. También se elevará un punto, hasta el 27%, la tributación de las rentas del capital en el IRPF superiores a 200.000 euros, y para las plusvalías superiores a 300.000 euros, se elevará hasta el 28%, dos puntos más.

Las rentas de trabajo por debajo de los 15.000 euros estarán exentas de pagar el IRPF, mientras que en el IVA, se bajará el tipo del 10% al 4% para los productos de higiene femenina, de los preservativos y los anticonceptivos no medicinales.

También hay cambios en el Impuesto de Sociedades. En concreto, se va a rebajar el tipo nominal del 25% al 23% para las pequeñas empresas con una cifra de negocios inferior a 1 millón de euros.

Pero si hay algo en lo que los economistas parecen estar de acuerdo en lo relativo a los nuevos Presupuestos, es sin duda la cantidad de dinero que va a suponer para el Gobierno afrontar un gasto de semejante enevergadura.

O mejor dicho, lo que va a suponer para el Estado y los ciudadanos. Y es que los nuevos Presupuestos Generales del Estado suponen un récord histórico de gasto público para las arcas del país.

El famoso “techo de gasto” para estos Presupuestos se situará casi en 200.000 millones de euros para 2023, lo que implica un nuevo récord, superior en un 1,1% al de 2022, incluyendo 25.156 millones de fondos europeos y una transferencia a la Seguridad Social de 19.888 millones, un 8,1% más que el año pasado.

El Gobierno justifica esta medida por el esperado crecimiento de la economía española para 2023, y por las buenas sensaciones que está mostrando el mercado laboral.

Sin embargo, las previsiones no son tan halagüeñas como el Ejecutivo afirma. Con una inflación que ronda el 10% en la actualidad, y que se prevé no baje de una media del 4% para 2023, no parece que continuar aumentando el tamaño del Estado sea algo beneficioso.

El Gobierno prometía un crecimiento del 2,1% del PIB para el próximo año, pero los indicadores externos parecen confirmar todo lo contrario. La OCDE recorta la previsión de crecimiento para España hasta el 1,5%, y puede ser aún menor si la situación de desconfianza de los mercados europeos continúa como hasta ahora.

Por otro lado, el empleo en el que se justifica el Gobierno para aumentar los Presupuestos está también estancado. Según las estimaciones de Funcas, el empleo en España volverá a caer para finales de año, alcanzando la tasa de paro el 13% (en comparación con el 12,5% del primer semestre de 2022).

Las previsiones para 2023 tampoco son favorables. El paro volverá a subir hasta llegar al 14% en 2023, y aunque para 2024 se espera una pequeña reducción, esta no bajará del 13,4%. Eso si todas las previsiones sobre la guerra y la inflación son positivas. De lo contrario, el déficit presupuestario volverá a estar sobre la mesa.

Los datos de la semana pasada sobre el incremento de la deuda pública hasta 1,47 billones de euros lo dejan claro: el país no está para tonterías. La deuda pública española representa ya el 116,1% del PIB, y el escenario que está dibujando el Ejecutivo vuelve a provocar dudas sobre la viabilidad económica de sus planes.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter