Emprendedores General

‘Cobots’: la Inteligencia Artificial que se utilizará para procesos de selección y analizar CV interactivos.

Los avances en Inteligencia Artificial y su aplicación a procesos tradicionalmente desarrollados por profesionales ha abierto un intenso debate sobre cuál será el papel de este tipo de tecnología en los trabajos del futuro. PageGroup, consultora líder en la selección de talento cualificado, en asociación con Foresight Factory y Axiom Consulting Partners, ha llevado a cabo una investigación sobre las tendencias del trabajo del futuro.

“La capacidad e inteligencia emocional de los profesionales nunca podrá ser sustituida por las nuevas tecnologías, pero sí impulsará las competencias humanas. De esta manera, la automatización, la robótica o la IA formarán parte de nuestro día a día y nos ayudarán a alcanzar nuestras metas en el ámbito laboral “, afirma Jaime Asnai, Managing Director de PageGroup.

IA y el impacto de los robots

Los avances en Inteligencia Artificial están permitiendo incorporar estas tecnologías a las operativas de muchas compañías, sobre todo, aquellas que tienen que ver con la atención al cliente. Los “chatbots”, que interactúan con los consumidores incluso a través de la voz, ya son una realidad.

Esto dará lugar a que, en el futuro, los puestos de trabajo de nivel básico sean sustituidos por Inteligencia Artificial, aunque siempre será necesaria la aportación humana. En este sentido, el incremento de la automatización, unido al desarrollo de la IA, favorecerá la llegada de un panorama de puestos de trabajo completamente nuevos. En esta transición entre los puestos actuales y los nuevos, el proceso de mejora de las cualificaciones y de reciclaje será la clave del éxito en el futuro mercado laboral.

Además, la cooperación entre profesionales y máquinas será necesaria, y con el aumento de la automatización, los que se denominarán ‘cobots’ (compañeros robots), se integrarán en las plantillas.

El currículum del futuro

La Inteligencia Artificial también jugará un papel fundamental en los procesos de selección de candidatos, ya que la propia búsqueda de empleo cambiará. El currículum será un espacio interactivo administrado por IA que, a modo de asistente personal, administrará los datos personales y los contactos. Estos nuevos formatos estarán concebidos para que los sistemas inteligentes puedan evaluar la idoneidad del perfil del candidato para un determinado puesto de trabajo.

Por otro lado, con la entrada en vigor del RGPD, cabe esperar que para el año 2030, la información privada se encuentre en la nube en el futuro, protegida por Blockchain de propiedad privada pero accesible para su análisis.

Formación y nuevas competencias

Muchas de las habilidades y competencias propias del ser humanos no pueden ser replicadas por la tecnología, por lo que serán precisamente estas habilidades las que marcarán la diferencia en el mercado laboral futuro. El carácter inquisitivo, la creatividad, la curiosidad, la flexibilidad, el sentido práctico o el carácter proactivo serán algunas de las nuevas competencias transversales que supondrán una ventaja competitiva en los procesos de selección.

En este sentido, el papel de las empresas también va a ser primordial a la hora de potenciar el crecimiento de sus profesionales. Tecnologías como la realidad aumentada estarán presentes como herramientas fundamentales de formación, donde primará el desarrollo de capacidades frente a la adquisición de conocimientos técnicos.

Biohacking

La aplicación de tecnología para mejorar la biología humana está ya presente en la realidad de algunas personas. Microchips que permiten a los profesionales acceder a ciertos lugares de la oficina, activar mecanismos o incluso realizar pagos están ya presentes en algunas compañías. Aunque según el estudio, este es solo el principio de la biotecnología, ya que estas aplicaciones permitirán a los profesionales realizar tareas más fácilmente, más rápido y con mejores resultados.

El trabajo del futuro estará marcado por implantes inteligentes, prótesis y componentes de alto rendimiento y ‘wearables’ que mejoren la memoria para que los trabajadores puedan seguir el ritmo de la tecnología.