Artículos patrocinados

¿Cuánto dinero gastan los españoles en moda?

Ir a la moda y, sobre todo, conseguir un estilo propio en lo que a moda se refiere puede hacer que el portador se sienta más seguro de sí mismo y este es uno de los aspectos fundamentales por los que este hábito es tan común. Además, no todas las ocasiones se prestan a lo mismo. Para el día a día la ropa urbana (como la que ofrece, por ejemplo, la marca Polinesia) puede ser la ideal porque, además de contar con ropa con mucho estilo uno puede ir de lo más cómodo. En el caso de que se tenga una entrevista o algo similar, quizás no es mala idea ir un poco más formal. De todas formas, el negocio que hay detrás de la moda es más que notable.

De acuerdo a un estudio llevado a cabo desde Francia bajo el nombre ‘Young vs. Seniors’ en España se calcula que 3 de cada 4 españoles se esperan hasta la época de rebajas para poder adquirir la mayor parte de estos artículos.

Según el mismo estudio se ha llegado a la conclusión de que los menores de 30 años se gastan entre 50 y 200 euros al mes en este menester y que uno de los aspectos que más tienen en cuenta a la hora de llevar a cabo sus compras es el precio. La calidad y la comodidad, por supuesto, también son a tener en cuenta pero se puede decir que el primer término es un filtro esencial y sólo en el caso de estar buscando algo muy concreto apuestan por precios algo más elevados de la media.

En este sentido las tiendas online (como es el caso de la mencionada) pueden llegar a ser toda una ventaja. Para empezar, el catálogo es de lo más amplio por lo que, se busque lo que se busque, se puede encontrar. Además, como se ahorran una serie de costes, el precio que paga el consumidor final está mucho más ajustado. Y, por último, resulta de lo más cómodo porque no hay que desplazarse a ningún lugar, nin esperar largas colas para ser atendido o pasar a la zona de probadores. Todo se hace desde el hogar: cómo y cuándo uno quiere.

El precio más competitivo en moda

El estudio mencionado también llegó a la conclusión de que los jóvenes suelen preferir acudir, directamente, a las marcas que más les llamaban la atención, a sabiendas de que el estilo que ellos tienen se encuentra en las mismas.

Por su parte los considerados como seniors (de 30 años para arriba) suelen ir a grandes almacenes, donde tienen un poco de todo, con la esperanza de dar con algo que les acabe por convencer.

De lo que no cabe la menor duda es de que si lo que se está buscando son los mejores precios sólo hay tres vías posibles: la primera de ellas es echar un vistazo a las tiendas online. Las mejores marcas a los mejores precios están esperando allí. La segunda es esperarse hasta rebajas. La parte negativa con esto último es, precisamente, eso que quizás uno no pueda esperar o que se quede sin aquello que quería comprar. Por último tocaría hablar de los outlets. Aquí las temporadas pasadas cuentan con importantes descuentos. Lo único que puede ocurrir es que no se de con el modelo y la talla deseada. Por todo lo demás, merece la pena probar.