martes 21 • septiembre 2021
22 C
Madrid
martes 2 septiembre 2021
- Publicidad -

Sólo dos de cada cinco altos cargos financieros consideran que la transformación digital es irreversible

- Advertisement -spot_img

La pandemia ha derivado a que las instituciones financieras hayan tenido que pasar por un proceso de adaptación hacia formas de trabajo más digitales. La transformación digital se ha acelerado y, tanto clientes como empresas, se han tenido que habituar a los servicios digitales.

No obstante, según el informe “El 41 % de los directivos financieros cree que el cambio digital causado por el COVID es permenente” de Tink, plataforma de Open Banking (banca abierta), solo el 40,6 % de los directivos financieros asegura que la transformación digital acelerada por la Covid-19 es irreversible y sus consecuencias serán permanentes. Es decir, que casi tres de cada cinco altos cargos del sector consideran que puede hacer cierta reversibilidad en el proceso.

La digitalización provoca que los bancos centren su actividad en mejorar la experiencia del cliente y en recuperar la rentabilidad a través de la innovación digital, que necesita aumentar el ritmo. La velocidad del cambio digital está siendo exponencial y el 65 % de los directivos reconoce que los bancos tienen que acelerar sus ritmos de transformación.

El interés por el open banking

El interés de las empresas financieras por aprovechar la tecnología es mayor, ya que el 67 % de los directivos asegura que se enfrentan a futuros desafíos económicos que se podrían solventar con ayuda de recursos tecnológicos. En este punto es donde surge el auge del open banking. En Europa, dos tercios prestan cada vez más atención al open banking, de hecho, en países como Finlandia el interés por este sistema online asciende hasta casi el 80 %. Según el estudio de Tink, este tipo de modelo bancario se ha incrementado entre las entidades de cara al mundo post-pandémico.

“Las instituciones financieras han visto que la tecnología del open banking presenta oportunidades para aumentar el ritmo de la innovación e introduce nuevas tendencias comerciales y oportunidades de ingresos, al tiempo que permite una operativa más eficaz que beneficiará a su negocio a largo plazo”, afirma Beatriz Giménez, Country Manager de España y Portugal en Tink

El informe de Tink muestra que el coronavirus ha orientado a las instituciones financieras en Europa hacia tres prioridades clave. La primera, facilitar los procesos onboarding y servicios digitales. La segunda, que la experiencia del cliente sea siempre la prioridad. Y la tercera, implantar la automatización y simplificación en los procesos de negocio. El 70 % de los directivos bancarios considera imprescindible estos factores para impulsarse, sobrellevar la crisis y diferenciarse de la competencia. Las empresas deben también gestionar al cliente de manera digital para fomentar su participación dentro de la innovación tecnológica.

Los riesgos económicos

A pesar de la transformación digital que experimenta el sector, existe todavía un porcentaje alto de directivos que considera que esta nueva situación será temporal, a corto plazo y que volverá a ser como era, previa a la pandemia. El 59 % de los encuestados lo asimila como un problema que no será permanente dado que aún hay clientes que prefieren los métodos anteriores a la Covid-19. Beatriz Giménez asegura que este porcentaje de directivos que esperan que las cosas vuelvan a la normalidad necesitarán un plan sobre cómo responder y dónde enfocar sus esfuerzos de digitalización a medida que la transformación de los servicios financieros continúe acelerándose.

Sin embargo, aunque casi el 60 % considera que este auge digital será temporal, el 67 % de los encuestados cree que su negocio está en riesgo y no tiene unas expectativas positivas de futuro. El peligro económico que se avecina es evidente. El número de préstamos está en ascenso, los apoyos gubernamentales se están limitando, hay negocios que rozan la quiebra, muchos han tenido que cerrar, y crece la incertidumbre financiera.

Esto conlleva posibles imprevistos que las entidades bancarias pueden no ser capaces de solventar si el impacto es muy severo. Por eso, la agilidad y la adaptación van a ser los aspectos esenciales que las compañías financieras van a tener que alcanzar para salir de la crisis sanitaria y económica lo más ilesos posibles.

La aceleración digital en España

En España se supera la media europea, y los directivos que creen que los cambios digitales han llegado para quedarse son mayoría. Concretamente, el 53 %. El 83 % de los altos cargos de las entidades españolas asegura que la pandemia ha elevado la necesidad de mejorar los servicios a través de Internet o apps, y que este impacto irá en aumento. Esto marca una nueva etapa en el mercado financiero español en el que cada vez la actividad online irá alcanzando protagonismo hasta acabar siendo el método primordial por encima de los tradicionales en España. El cliente también se está adaptando a este cambio y su experiencia será el foco de atención. Este será el elemento diferenciador.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Advertisement -spot_img