viernes 10 • septiembre 2021
24.5 C
Madrid
viernes 5 septiembre 2021
- Publicidad -

Logística: la revolución de un sector vital para la recuperación económica

- Advertisement -spot_img

La logística pasa al primer plano. Así podría resumirse el avance y evolución de este sector el pasado año, cuando la pandemia de la Covid-19 y el auge del ecommerce retaron a esta industria que conforma alrededor del 6% del PIB y que da trabajo a más de 1.350.000 personas, entre empleos directos e indirectos. Y la previsión es que no deje de crecer.

De hecho, según los datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en 2019, último año del que se tienen datos, el transporte de mercancías por vía terrestre, ferroviaria, aérea y marítima supuso un total de 2.116 millones de toneladas, de las cuales 1.534 millones correspondieron al tráfico nacional y 581 millones al internacional. Unas cifras que auguran un futuro prometedor, pero que también es sinónimo de retos, de adaptaciones, de flexibilización y rapidez ante la reciente aceleración vivida.

“Es el sector que más posibilidades tiene para crear empleo en los próximos años”, destaca Francisco Aranda, presidente de la patronal logística, UNO, a Capital. Y es que, según éste, “el cambio de hábito por parte del consumidor ha acelerado una transformación que estaba prevista para los próximos cinco o seis años”.

Esto ha supuesto un gran reto para las principales empresas del sector. Y así lo recalcan desde Correos a esta revista, que el pasado año gestionaron 208,9 millones de envíos de paquetería y cartas urgentes, es decir, un 8,39% más que en 2019. “Para hacer frente a este desafío Correos está inmersa en un proceso de transformación de su modelo de negocio que gira entorno a la diversificación de servicios, la internacionalización y una mejora de la eficiencia”. Una estrategia que ha incrementado los ingresos del Grupo en el primer trimestre de 2021 hasta los 603 millones de euros, es decir, un 12,5% más.

Pero del mismo modo que Correos, el grueso de las empresas logísticas han experimentado crecimientos –en función de sus capacidades. Y gran parte de este crecimiento exponencial se ha debido al auge del e-commerce el pasado año en nuestro país. Tanto es así que España fue el tercer país del mundo que más creció en este aspecto, sólo superada por Argentina y Singapur, según datos de eMarketer. Y no sólo eso. Según la patronal UNO, este 2021 la escalada del comercio digital será como mínimo de un 10%. Pero, ¿están preparadas las empresas logísticas para el alud de mercancía que se espera? ¿Y para las devoluciones?

Esta segunda cuestión ha planteado una nueva operativa bidireccional para el que compañías como XPO Logistics ya están adelantándose. “A lo largo de este 2021 prevemos triplicar nuestro volumen de devoluciones gestionadas en España y alcanzar los 13,5 millones de devoluciones gestionadas a final de año”, afirma Rui Marques, director general de Supply Chain – Iberia de XPO Logistics, quien añade que un reciente estudio desarrollado por la compañía ha detectado que el 46% de los españoles que compran piezas de ropa online terminan devolviéndolo.

Este auge, tanto en la logística directa como la inversa, han llevado a compañías como DHL a “desplegar un Europa una red de centros logísticos dedicados a operaciones de e-commerce con más de un millón de metros cuadrados, actividad en la que se centra el 12% de la plantilla del operador global”, afirma Matilde Torquemada, directora de Desarrollo de Negocio de DHL Supply Chain Iberia.

Lo curioso es que estos movimientos no tienen por qué quedarse en suelo español, puesto que, según datos de la encuesta FedEx Customer Sentiment Report, el 77% de las pymes europeas se encuentran exportando a mercados fuera de su país, en su mayoría europeos. Por eso las aerolíneas comerciales se predisponen esenciales. Así lo resalta Ian Silverton, Managing Director Ground ­Operations de FedEx Express España, quien apunta que “en un año normal, casi el 70% de la carga comercial que se desplaza entre Estados Unidos y Europa se mueve a través de aerolíneas comerciales, por eso nosotros contamos con más de 670 aviones para cumplir con las necesidades de los clientes”.

En este punto entra en juego la nueva regulación europea para el IVA de las ventas onilne, en vigor desde el 1 de julio, la cual establece, entre otros aspectos, que aquellos servicios contratados en línea por consumidores de países comunitarios que sean enviados o prestados desde otro país quedarán sujetos al IVA del Estado de llegada de la mercancía o en el que esté el destinatario, no en el país del proveedor. Una transformación que en principio permitirá ahorrar costes por la creación de un régimen de ventanilla única que hará que se reduzcan el número de países comunitarios en los que es necesario registrarse para recaudar e ingresar el IVA sujeto a distintos tipos impositivos.

Aterrizaje y conservación en el aeropuerto

Ahora bien, ¿qué ocurre con la carga cuando llega a tierra? ¿Por qué trámites pasa? Fernando Terol, director del Hub de España y Operaciones de IAG Cargo, detalla a esta revista que la mercancía que llega al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas tiene prioridad hasta el punto de que tarda un máximo de 55 minutos hasta ubicarse en las cámaras especializadas para su conservación.

“España tiene un magnífico aeropuerto como es el de Madrid, que es el principal carguero de España. Sin embargo, es fundamental que nuestra aduana sea competitiva porque no sirve de nada ser eficientes y luego al pasar por aduana se producen frenazos en el proceso”, apunta por su parte Francisco Aranda, quien señala que “para ser más competitivos que nuestros competidores es importante que se dote de un refuerzo en los recursos humanos porque hay un gap entre nuestros recursos y los de nuestros países vecinos”.

En este punto hay que resaltar la capacidad empresarial para poder dotar de una mayor agilidad a toda la carga que tiene que pasar por el proceso de la aduana. Más si cabe después de que uno de los grandes socios, Reino Unido, haya abandonado la Unión Europea. “Para agilizar trámites en ID Jogistics tenemos recintos y depósitos aduaneros”, apunta Ana Solera, directora de Marketing y Comunicación en ID Logistics Iberia, al tiempo que, desde FedEx, Ian Silverton explica que para paliar los efectos del Brexit han “estado invirtiendo en sistemas y recursos para la transición y preparado a nuestros clientes para el nuevo entorno comercial durante los últimos cuatro años”.

Y es que este cambio en el tablero logístico ha obligado a todas las compañías a recopilar la documentación necesaria para que el adiós de Reino Unido no les influya en su presente. Ahora bien, ¿ha salido beneficiada España o perjudicada con el Brexit? Francisco Aranda cree que lo primero.

“Para el sector logístico español puede ser una gran oportunidad porque hay grandes marketplaces asiáticos que están buscando un sitio en Europa para consolidar mercancías que luego envían a Latinoamérica o al norte de Europa” y ahí “España puede posicionarse como un gran hub logístico mundial por nuestra posición geoestratégica”.

“El hecho de que Reino Unido haya salido de la Unión Europea significa que tenemos un competidor menos y en ese sentido es muy importante que mejoremos los recursos de las aduanas para posicionarnos a la cabeza”, afirma el presidente de la patronal. Aunque por el momento no parece que la situación haya mermado los envíos.

Así lo ensalza Terol que señala que “en un año normal, por todas nuestras instalaciones de IAG Cargo en el mundo movemos en torno a 800.000 toneladas de carga”, y recuerda que a sus cámaras llegan material procedente de las cinco aerolíneas que integran el Grupo (Iberia, British Airways, Level, Aer Lingus y Vueling). 

“Nosotros utilizamos el espacio de las bodegas que nos brindan la flota de aviones del grupo para poder trasladar la carga de unos aeropuertos a otros”, añade éste, quien señala que habitualmente transportan “una amplia gama de productos”: “Desde la industria automotriz que busca trasladar piezas de repuesto entre América del Sur y Europa para la secuencia de montaje final, hasta productos perecederos como frutas, flores o verduras que, debido a su naturaleza, deben ser entregados desde la granja a los estantes del supermercado lo más rápido posible para garantizar su máxima frescura”.  Incluso, el “material electoral (urnas, papeletas de votación)” de comicios alrededor del mundo.

Una vez aterriza todo este catálogo de cargas las cámaras de conservación de Constant Climate éstas descargan en muelles especializados y son trasladados para su almacenaje a cámaras separadas por control de temperaturas (+2-8ºC y los +15-25ºC) y monitorizadas durante todo el día para asegurarse de que ninguna mercancía pierde las condiciones necesarias para llegar en las condiciones óptimas. Y ya almacenadas, comienza el gran desafío por la distribución en el plazo correspondiente.

Traslados sostenibles

Las entregas cada vez precisan de una mayor inmediatez, de unos plazos en los traslados más breves, por lo que muchas empresas se han visto obligadas a aumentar su flota de vehículos en los últimos meses. Y esto supone también un desafío medioambiental ante el que las respectivas compañías contactadas para este reportaje han decidido dar un paso adelante.

Por su parte, Correos ha puesto a servicio de sus clientes el “envío responsable”, es decir, “un tipo de envío no urgente en el que se optimizan las rutas de reparto esperando a que el transporte esté completo, lo que contribuye a reducir las emisiones”. Además, cuentan con “una flota de 1.100 vehículos ecoeficientes”. Unas cifras que supera DHL Supply Chain, quienes han enfocado entre sus objetivos verdes el “despliegue de 80.000 vehículos eléctricos para entregas de última milla de cara a 2030, lo que implicaría el 60% de la flota”. Asimismo, recuerda Torquemada, la matriz del grupo “anunció este marzo la inversión de 7.000 millones de euros en medidas para reducir las emisiones de CO2 de la compañía”.

Ana Solera señala que en ID Logistics han “puesto en marcha el programa Enlaza, mediante el que se agrupan mercancías de diferentes clientes para optimizar el transporte de las mismas” y así “reducir en un 22% las emisiones de CO2 y en un 27% el número de viajes”. Asimismo, han fijado 2023 como el año en el que “más del 50% de la flota estará formada por vehículos que disminuyen en hasta un 80% la emisión de óxidos nitrosos”.

¿Y XPO? Sus esfuerzos en el ámbito de la sostenibilidad se centran en “trabajar para reducir la huella medioambiental de nuestras operaciones y colaborar con nuestros clientes en planes de acción para mejorar la sostenibilidad de sus cadenas de suministro”, confirma Rui Mendes, quien apunta que “desde abril de 2019 toda la energía que utilizamos en oficinas y centros logísticos en España es de origen 100% renovable”.

Por último, desde FedEX Ian Silverton incide en el reciente “plan para conseguir que las operaciones sean neutras en carbono a nivel mundial para 2040”. Un objetivo para el que ya han “designado una inversión inicial de más de 2.000 millones de dólares en los próximos años que apoyarán iniciativas diseñadas para que las operaciones sean más sostenibles en toda la flota de vehículos motorizados y aviones, así como en nuestras instalaciones”.

Además, concluye Francisco Aranda, “nos dirigimos hacia un mundo en el que el cliente podrá elegir qué empresa quiere que le entregue su producto y en ese sentido es muy importante integrar el concepto del medioambiente porque lo va a pedir el propio consumidor”. Y en este punto entra en juego otro factor para poder materializar todos estos planes: la tecnología.

De los drones a la IA: las tendencias tecnológicas en el sector logístico

La irrupción de las nuevas tecnologías ha ayudado a que la digitalización de la cadena de suministro sea un hecho. Desde el análisis de datos y el uso blockchain hasta el empleo de la Inteligencia Artificial para la automatización de procesos robóticos, la futura introducción de coches autónomos o los drones. Aunque este último punto se conjuga en tiempo presente.

“En 2019, en Estados Unidos un dron completó por primera vez una entrega residencial comercial programada a una casa en el estado de Virginia”, apunta desde FedEx Ian Silverton en referencia a esta entrega llevada a cabo en colaboración con su empresa. Aunque no ha sido la única. En DHL realizaron “a finales de 2017 el primer proyecto con drones tripulados en España para la gestión de inventario y en 2020 se realizó con éxito la primera prueba con drones automáticos”, señala Matilde Torquemada.

Por eso la directora de Desarrollo de Negocio de DHL Supply Chain Iberia ensalza que esta tecnología “ya la hemos incorporado en nuestros almacenes, pero estamos valorando otras alternativas con la idea de estar en permanente evolución”.

Sin embargo, no todas lo tienen implementados. Mientras XPO cree que “va a ser un elemento importante para la realizar los inventarios de los almacenes que se van a ir desarrollando a corto y medio plazo de forma bastante significativa”, desde ID Logistics Ana Solera cree que “la incorporación a la cadena logística parece estar cada vez más cerca de convertirse en una realidad para el sector”.

Lo que sí es en globalmente empleado ya es la Inteligencia Artificial como herramienta diaria. “En XPO contamos con un importante equipo de más de 1.800 profesionales de IT, entre los que se incluyen 100 analistas de datos, que se encargan de desarrollar algoritmos avanzados de precios, herramientas de planificación de mano de obra, la gestión de rutas optimizadas de reparto, la trazabilidad de envíos y soluciones aplicadas al ecommerce”, destaca Belinda Molenat, directora de innovación y proyectos, supply chain – Iberia, de XPO Logistics, quien apunta que la empresa “invierte anualmente cerca de 500 millones de dólares en tecnología para identificar y aplicar innovaciones tecnológicas en cada uno de los procesos”.

Una línea mantenida por todas las empresas contactadas para este reportaje, quienes auguran el futuro de la logística cada vez más tecnológico. “En España, DHL Supply Chain ha implantado la primera flota de robots colaborativos en uno de sus centros logísticos de ecommerce”, argumenta Matilde Torquemada, quien cita que “se trata de un equipo inicial de ocho robots autónomos que acompañan al trabajador que se encarga de la recolección de los productos que conforman un pedido y que pueden aumentar las tasas de recogida hasta un 200%”.  

Por eso desde Correos inciden en que “el sector ha experimentado un gran cambio en los últimos años” y apuntan a “la automatización de procesos” como uno de loas avances más relevantes de los últimos años. Porque, según lo respaldan desde FedEx, “nos permite reducir los tiempos de tomas de decisiones de nuestros representantes de atención al cliente y reducir las pérdidas internas”.

En definitiva, un cúmulo de oportunidades para este sector con gran necesidad de suelo para almacenar tal nivel de mercancía y de un mayor número de profesionales del sector que puedan cumplir con el volumen creciente. Aunque, eso sí, con aptitudes tecnológicas.

“Uno de los grandes focos de inversión en ID Logistics es la formación de los trabajadores en conocimientos tecnológicos, en función de las características de cada operativa”, reconoce Ana Solera. Una filosofía compartida por las empresas contactadas para este reportaje, quienes tienen claro el momento tan importante que está viviendo el sector de transformación acelerada desde el pasado 2020. Un punto de inflexión que no tiene retorno. 

La logística del traslado de medicamentos en tiempos de Covid-19

De hecho, si hay un área que durante la pandemia se ha enmendado a la logística para poder cumplir con las necesidades esa ha sido la sanidad. Y esto puede respaldarlo Cofares, la empresa de distribución de medicamentos que este año pasado realizó 6.861.300 entregas a farmacias, es decir, un 4,29% más que en 2019. Y la Covid-19 tuvo bastante culpa.

“La irrupción de la pandemia en nuestro país en 2020 representó una auténtica prueba de esfuerzo que superamos con éxito y garantías a nuestras capacidades logísticas y a nuestra apuesta por la transformación tecnológica y digital”, destaca Jorge Poveda, miembro del equipo directivo de la compañía, quien explica a Capital cómo la empresa se vio obligada a “reforzar nuestras 1.500 rutas de distribución con otras 75 de cara a optimizar el servicio para que todas las farmacias que atendemos recibiesen puntualmente sus pedidos”.

Esto fue lo que, argumenta, “nos permitió operar con normalidad y que el 95% de las boticas recibiera los pedidos al menos dos veces al día, asegurando que el abastecimiento de fármacos para otras enfermedades tampoco se viese afectado por el contexto”. Además, añade, “ampliamos a dos nuestros servicios de entrega de fármacos a hospitales, incluyendo el hospital de campaña de Ifema”.

Todo un desafío en base al fuerte aumento de la demanda de material que los llevó a “pasar de vender 30.000 mascarillas al año a 2,5 millones diarias en los picos de máxima demanda”. Asimismo, apunta Poveda, “en un momento de escasez mundial de este tipo de material logramos traer a España 180 millones de mascarillas que cumplían con las garantías de seguridad y homologación”. Y no sólo eso. También a “superar la barrera de los 31 millones de cubetas repartidas entre la red de oficinas de farmacia”.

En aquellos fatídicos meses “se disparó la demanda de fármacos entre los centros hospitalarios y las farmacias en hasta un 30%, lo que nos obligó a movilizar recursos, reforzar las rutas y ampliar equipos”. Todo ello les “requirió una inversión de más de 2,5 millones de euros”. Y no sólo eso. También el reto de llegar a tiempo a las zonas más rurales de unos materiales que requieren de necesidades especiales.

Las necesidades de un producto sensible

“Los fármacos son productos que deben ser manipulados, custodiados y trasladados con extrema sensibilidad”, recuerdan desde Cofares, quienes apuntan que éstos “necesitan condiciones especiales como los medicamentos biológicos o vacunas, con los que hay que respetar la cadena de frío y garantizar en todo momento unas condiciones óptimas para las que es importantísimo una infraestructura de almacenamiento y transporte específicos (embalajes térmicos y contenedores y vehículos con control de temperatura)”.

“También los fármacos que contienen materiales muy activos y radiactivos deben transportarse en contenedores y vehículos específicos y seguros y, en el caso de los estupefacientes o las sustancias psicotrópicas, debe establecerse sistemas de control adicionales para su entrega”, expone Poveda.

Algo que está explicado en el Real Decreto 782/2013 sobre la distribución de medicamentos y relativas directrices sobre las prácticas de distribución de estos materiales para el uso humano. Según éste, “cualquier operador debe garantizar la conservación de acuerdo con las especificidades aprobadas desde la recepción hasta el suministro y evitar cualquier tipo de riesgo que ponga en peligro su calidad e integridad (rotura, adulteración, temperatura, etc.)”, lo que para Poveda es sinónimo de “una infraestructura logística, vehículos y equipos para distribuir, almacenar y manejar medicamentos equipados específicamente para ello”. Esto implica la protección contra influencias externas como puede ser, incluso, la propia contaminación.

A esto hay que sumar “una frecuencia mínima garantizada de repartos y plazos de entrega que en el caso de las oficinas y servicios de farmacia es de menos de 24 horas”. ¿Cuáles son las características en el reparto? “Por un lado, un registro de localización real del producto y, por el otro, la documentación que acredite las condiciones de transporte y almacenamiento aplicables y los detalles del producto entregado”. 

Por todo ello desde Cofares insisten en la “necesidad de una excelente coordinación con los diferentes puntos de almacenamiento para articular un reparto efectivo y seguro a las farmacias y hospitales, teniendo en cuenta los horarios de pedidos, entregas al menos dos veces al día y sobre un stock de más de 30.000 referencias”.

Todo un reto para un sector que ha dado un vuelco en los últimos meses a base de una aceleración profunda en sus procesos de cambio internos y externos que le han posicionado este 2021 como uno de las palancas nucleares de cara la recuperación económica. Así lo sentencia también Francisco Aranda, quien tiene claro que “el sector logístico podrá responder a todos los retos que han planteado los cambios en los hábitos del consumidor”. Aunque estos hayan llegado con cinco años de adelanto.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Advertisement -spot_img