martes 19 • octubre 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

Rafael Brugnini (SAP): “Queremos que todas las empresas sean inteligentes”

- Advertisement -spot_img

El director general de SAP España, Rafael Brugnini, destaca con Capital las claves para el proceso de digitalización e implantación de novedosos softwares en pequeñas y medianas empresas.

Digitalización. Esta palabra tan repetida en las charlas, conferencias, corrillos, y, en general, el tejido empresarial español en el último año ha supuesto un gran reto para muchas compañías, las cuales han visto acelerada su transformación en vista de las circunstancias. Pero, ¿cómo completar la acción de forma exitosa? En este punto entran en juego las compañías especializadas en resolver este tipo de problemas. Y SAP es una de ellas.

Este gigante alemán aterrizó en España hace 35 años cuando la palabra software todavía era desconocida para muchos. Según los datos de la compañía, desde entonces ha ayudado a más de 9.400 empresas e instituciones. Entre ellas, destacan los 15 gobiernos regionales a los que proporciona soluciones de gestión financiera en alguna consejería, mientras que las grandes empresas perciben a esta firma como idónea para sus preferencias. Pero, ¿cuáles son sus claves? ¿Qué tiene de especial esta oferta en un país en el que el 99,8% del tejido empresarial lo forman pymes?

“Está claro que el tejido empresarial español está fundamentalmente constituido por pymes, pero actualmente contamos con unas 7.500 pequeñas y medianas empresas”, reconoce a Capital Rafael Brugnini, director general de SAP España, quien ensalza las tres líneas de producto de que disponen, específicamente para pymes, y entre las que se encuentra una de las más solicitadas desde el estallido de la pandemia.

“Nosotros hemos venido a ayudar a las empresas a modernizarse y en 2020 incorporamos 175 nuevos clientes a nuestra cartera”, recuerda. Muchos de ellos, atraídos por la necesidad de una respuesta inmediata a las necesidades de las circunstancias. En este punto entra la solución Upscale Commerce que, en sus palabras, “es una solución de comercio electrónico pensada para un despliegue muy rápido de una tienda online. En unas pocas semanas, tienes el sitio electrónico funcionando”. Una herramienta digital de la que se han podido aprovechar las compañías más menudas, para las que, apunta Brugnini, la pandemia ha significado “un toque de atención”.

“La gran empresa estaba un poquito más preparada en digitalización, y, para las pymes, ha significado un punto de inflexión. Se han dado cuenta de que tienen que llevar sus marketplaces al siguiente nivel y muchas han aprovechado para cambiar el modelo de negocio implementando canales de negocio y digitalizando cadenas de suministro”, afirma. Pero, ¿en qué tipo de sectores se ha visto un mayor aumento de interés hacia este tipo de productos?

“En todos los sectores”, responde con seguridad. “Tanto la cadena de suministro es súper importante y la de comercio electrónico, el tema de recursos humanos… todas las áreas e industrias han necesitado ayuda”. Aunque unas y otras han llegado en situaciones diferentes.

“Es una combinación de tecnología y de brecha digital”, sentencia. “Utilizar la tecnología para mejorar los procesos de negocio es lo que las pymes más aprovechan. Hablas con el dueño de una pyme e inmediatamente ve el beneficio de incorporar softwares que están trabajando en las principales empresas del mundo y que les permite dar un salto cuantitativo en cuanto a la madurez de la forma de trabajar y mejorar”.

Así fue cómo lograron conquistar a esas compañías más dubitativas sobre la contratación de sus servicios. Unas empresas que veían cómo el teletrabajo era su única salida. “Nosotros implantamos el teletrabajo en 2007, así que no tuvimos problemas, pero aquellas que no tenían todos los estándares de seguridad fueron nuestra primera prioridad”, reconoce Brugnini. Y ahí el concepto “cloud” (nube) es vital.

Cartera de clientes de 400.000 empresas

La gran avalancha de necesidades de este tipo de soluciones a nivel global hacia la compañía, la cual dispone de una cartera de clientes en todo el mundo de 400.000 empresas, de las cuales el 94% pertenecen a las 500 mayores empresas del mundo, llevó al CEO de la misma, Christian Klein, a reducir las previsiones por la menor rentabilidad que este tipo de productos ofrecían en el corto plazo. Una decisión que hizo sufrir a SAP durante el último trimestre del pasado año, pero que parece haber olvidado y revertido en lo que va de 2021. Y es que la senda alcista y las cifras de resultado no plantean sino un horizonte positivo.

“El actual CEO mostró en su primer discurso un compromiso total hacia los clientes, nuestros clientes estaban pidiendo una mejor integración entre todas las soluciones y se comprometió a eso. Eso implicó que cientos miles de millones de euros fuesen destinados a devolver e invertir en esta integración. Fue una medida con mucho coraje y para mí Christian Klein tiene mis respetos porque fue la primera vez que un CEO tomó una decisión pensando en los clientes y no en el mercado”. Por eso éste reaccionó en contra.

“Nos castigaron mucho los mercados, pero las acciones han subido mucho y empieza a transformarse en una realidad. Además, tenemos un nivel de integración en los procesos de negocio como nunca antes habíamos imaginado”, destaca Brugnini con orgullo. El problema es que la nube tiene un gran problema medioambiental como es el gasto de luz y energía derivado de las bases donde se encuentran las bases físicas. Una realidad ante la que el CEO de SAP España cree que tienen la solución.

“El tema de la sostenibilidad es muy importante y no sólo nos lo tomamos muy en serio, tenemos un compromiso con ello”, apunta. “La pandemia ha acelerado e incrementado la sensibilidad de cuidar el planeta y nosotros por supuesto nos hemos comprometido en ayudar a la empresa para que la rentabilidad sea sostenible y rentable, que se transforme en un estándar como es la productividad o el crecimiento”. En este punto es cuando Brugnini afirma que actúan desde dos perspectivas: “Como facilitador que suministra la tecnología para que alcancen los objetivos de sostenibilidad y como ejemplo”.

Y añade: “Hemos creado el primer software que analiza la huella de carbono de cada uno de los servicios que ofrece. Aparte de esto, creamos un Marketplace para proveedores de plástico reciclado. Y, por nuestra parte, hemos anunciado que vamos a adelantar a finales de 2023 el objetivo de ser neutros en emisiones de carbono, a lo que se suman los programas internos para reducir el consumo de plástico y papel”.

La ética en la Inteligencia Artificial

Para poder impulsar este tipo de acciones, como otras muchas, SAP emplea la Inteligencia Artificial, otra de las palabras clave de este 2021 que desde esta empresa de soluciones tecnológicas afirman ser conocedoras desde hace mucho tiempo. “Fuimos una de las primeras empresas en invertir en el sector de la Inteligencia Artificial (IA)”, recuerda éste.

Y destaca que, para ellos, “es super importante la IA como incorporación en las diferentes plataformas que tenemos, pero también por ser la primera empresa que ha creado un panel externo de asesoramiento sobre la ética en la Inteligencia Artificial”.

Este hecho ocurrió en 2018 y unió a mujeres y hombres expertos en diversas materias cuya visión, según apunta la propia compañía, “es tenida en cuenta a la hora de desarrollar el software de SAP”. Asimismo, “analiza los posibles usos indebidos de la IA en todos sus ámbitos, desde la gestión laboral hasta la protección de datos”.

Estos dos elementos son visibles en el Libro Blanco de la Comisión Europea en la materia, que también preocupa a la Secretaría de Estado de España, la cual despliega en la Estrategia Nacional sobre Inteligencia Artificial (ENIA) una serie de medidas para poder combatir estas cuestiones tan debatidas por los expertos de esta tecnología.

Una serie de medidas sobre las que Brugnini se muestra a favor y ante las que añade: “También creemos que, en general, las empresas de tecnología tenemos que mejorar cómo comunicamos los beneficios de la Inteligencia Artificial. Hay un estudio que destaca que sólo el 6% de las empresas utiliza actualmente esta tecnología y que sólo una de cada cinco tiene previsto utilizarla”. Sin embargo, por el contrario, sentencia, “el 73% cree que es la tecnología más importante para el futuro”.

Una dicotomía que se puede evidenciar en numerosos estudios de la materia, pero que, aparentemente, está cambiando de rumbo y que acerca cada vez más al conglomerado empresarial hacia la “empresa inteligente” que SAP tanto busca.

El concepto “smart” o inteligente

“Nuestro objetivo es que todas las empresas se transformen en empresas inteligentes (‘smart’) y que puedan estar escuchando en tiempo real a sus empleados y a sus clientes para poder entender y actuar en las diferentes partes de su negocio y así tomar decisiones informadas en consecuencia”, reseña. Porque, para el director general de SAP España, “nosotros tenemos y creamos el software, pero queremos matizar definiendo lo que supone una transformación de los procesos de negocio de inicio a fin”.

Por eso, éste cree que el gran diferencial es ese: la escucha, la comunicación y la sinceridad con los empleados. La retención de talento que se llama ahora. Algo sobre lo que esta compañía también tiene desarrolladas varias estrategias.

“Desde los últimos dos años hemos potenciado mucho la parte de medición de la experiencia. Estamos escuchando a ese empleado que necesita algo para incorporarlo luego”, señala. Un ejemplo se encuentra en una última encuesta que han realizado internamente preguntando a sus trabajadores qué modelo laboral desean en el futuro de nueva normalidad.

Tal vez por este tipo de acciones, subraya Brugnini, SAP se encuentra en el podio de “Top Employers” como la tercera mejor empresa para trabajar en España. Además, figura de forma destacada en el top 5 de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), que premian a las empresas que mejor gestionan la inclusión.

Inclusión e igualdad

“Fomentamos siempre un ambiente inclusivo y también tenemos un compromiso muy fuerte con la igualdad. Por eso nuestra plantilla en España consta de un 37% de mujeres y el 30% de nuestros directivos son mujeres”. Esta última cifra, por cierto, pese a estar todavía lejos de la paridad, está prevista dentro de los objetivos de la compañía para el año 2022 y en base a un 30%. Es decir, SAP ha incrementado en un 7% sus objetivos de mujeres directivas en la empresa, más de un año antes de la fecha límite.

Con todo ello, ¿qué les queda? ¿Cómo puede cerrar el año esta compañía? Rafael Brugnini lo tiene claro: “Es una pregunta clave porque venimos bien y con unos crecimientos en cloud muy importantes y creo que vamos a terminar muy bien porque la tecnología ha salido muy favorecida con la pandemia y nadie lo cuestiona”.

No obstante, éste quiere cerrar recordando que estos resultados no se consiguen sin un equipo detrás. “No puedo estar más orgulloso del equipo de gente de SAP España”, subraya. Porque al final todo buen final parte de cada grano de arena del conjunto de profesionales que conforman el camino. Y el de SAP, a juzgar por las cifras, va para largo.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

- Publicidad -spot_img

Related News

- Advertisement -spot_img