sábado 27 • noviembre 2021

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- publicidad -
- Advertisement -spot_img

Las pensiones concentran el mayor gasto de los PGE 2022

Las pensiones, las prestaciones por desempleo, los gastos de personal y el pago de los intereses de la deuda suponen el 52,96% del gasto total contemplado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022. La Seguridad Social escalará un 5%.

Según consta en el proyecto remitido este miércoles por el Ministerio de Hacienda al Congreso de los Diputados, estas cuatro partidas suman un total de 243.074 millones de euros, lo que equivale al 52,96% de los 458.970 millones de euros de gastos presupuestados. El mayor gasto del presupuesto será el de las pensiones, que concentrarán 171.165 millones de euros, un 4,8% más respecto al avance de liquidación del presente ejercicio, así como un 37,29% del gasto total. El gasto en esta partida se ha visto incrementado en un 74,64% desde 2008, cuando ascendía a 98.011 millones de euros.

Los PGE para 2022 incorporan incrementos para las pensiones contributivas y para las pensiones mínimas y no contributivas, que beneficiarán a un total de 10 millones de pensionistas. Para las primeras, se espera una subida por encima del 2%, tras la revalorización con el IPC, mientras que las mínimas y no contributivas se alzarán un 3%, de acuerdo con el proyecto de Presupuestos.

Por su parte, la partida de desempleo cuenta con una asignación de 22.457 millones de euros, un 10,2% menos, ante “la mejora del empleo y la reducción del paro”, según explicó la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, tras la aprobación de las cuentas públicas en un Consejo de Ministros extraordinario. Esto supone el 4,89% del gasto total.

En cuanto a la deuda pública, la partida vinculada a su coste asciende a 30.223 millones, un 4,7% menos, debido a la esperada reducción de la deuda (hasta el 115% del PIB) y del déficit (5% del PIB) para 2022. El coste de la deuda tiene un peso del 6,58% sobre el gasto total.

Pese a la contención, la cifra es casi el doble de la que suponían los intereses de la deuda en 2008 (15.265 millones), cuando la deuda pública no representaba más del 34,3% del PIB y ahora supera el 120% de la riqueza nacional.

De su lado, los gastos de personal suman 19.229 millones de euros, el 4,2% del gasto, en el que se incluye la subida del 2% del salario de los funcionarios planteado por el Gobierno para 2022.

Por distribución de grandes áreas de gasto, el 54,1% de los Presupuestos corresponde a gasto social, el 29,1% a actuaciones de carácter general, el 11,4% a actuaciones de carácter económico y el 5,3% a servicios públicos básicos.

De entre las partidas destinadas al área de gasto social, se destaca el refuerzo de la protección de los más vulnerables para lo que se dotará con 4.436 millones de euros la partida destinada al pago del Ingreso Mínimo Vital y a las prestaciones familiares. Además, se incrementan en 48 millones las dotaciones para el Bono Social Térmico, hasta alcanzar los 157 millones de euros. Se trata de un aumento del 43,77% interanual y tendrá 1,27 millones de hogares beneficiarios.

La Seguridad Social aumenta su presupuesto en un 5%

La Seguridad Social contará en 2021 con un presupuesto de 181.081 millones de euros, incluyendo sus operaciones de carácter financiero, cifra un 5% superior a la del ejercicio precedente. Este crecimiento obedece a la revalorización de las pensiones para 2022 (un 3% para las pensiones no contributivas y la inflación media interanual del periodo diciembre de 2020-noviembre de 2021, aún por determinar para el resto), a la dotación del Ingreso Mínimo Vital (IMV), que sube un 3%, y al incremento de 27 a 28 euros del complemento de pensiones contributivas para la reducción de la brecha de género.

El Gobierno proyecta un fuerte incremento de la recaudación por cuotas por la elevación de las bases máximas de cotización en un 1,7% y por la esperada recuperación del PIB y del empleo, en contraste con la disminución experimentada en 2021 a causa de la crisis sanitaria por las exoneraciones de cuotas en los ERTE y en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

En concreto, la Seguridad Social ingresará el año próximo 173.655 millones de euros, de los que 136.345 millones de euros procederán de las cotizaciones sociales, con un crecimiento sobre el ejercicio anterior del 9%, lo que le permitirá financiar el 75,3% del Presupuesto. El sistema recibirá además transferencias del Estado por más de 36.000 millones de euros.

Bajan los ingresos por cotizaciones de desempleados

De los 136.345 millones de euros que prevé recaudar la Seguridad Social por cuotas el año próximo, 127.244 millones de euros procederán de las cotizaciones de empresas y trabajadores ocupados, un 9,7% más que en el ejercicio anterior, en tanto que 8.755 millones de euros se ingresarán por cuotas de desempleados, cifra un 0,4% inferior a la del año anterior, y 366 millones tendrán su origen en las cotizaciones por cese de actividad, un 12,9% más.

“Para el ejercicio 2022 los ingresos por cotizaciones de empresas y trabajadores ocupados reflejan las previsiones de recuperación de la economía y el empleo”, subraya el Gobierno en el proyecto de los PGE.

El descenso de los ingresos por cotizaciones de desempleados se debe al elevado volumen de prestaciones reconocidas en 2021 por la crisis sanitaria y al incremento del empleo previsto en 2022.

Por regímenes, el General será el que aportará mayores ingresos por cuotas, con 105.843 millones de euros, seguido del RETA (11.397 millones de euros). En el Régimen del Mar, por su parte, se prevén recaudar 384 millones de euros; en el del Carbón, 68 millones, y por accidentes y enfermedades profesionales se ingresarán 9.531 millones de euros.

Déficit de 6.171 millones

Frente a los más de 170.000 millones de ingresos que tendrá el sistema en 2021, los gastos ascenderán a 179.826 millones de euros, un 4,6% más que en 2021. La diferencia entre ingresos y gastos arrojan un déficit de 6.171 millones de euros.

La mayor parte del presupuesto de gastos se destinará a las pensiones contributivas, que contarán con una dotación de 149.996 millones de euros, un 4,9% más que en 2021, mientras que a las pensiones no contributivas de la Seguridad Social, que figuran en el presupuesto del IMSERSO, se destinarán 2.587 millones de euros (excluido País Vasco y Navarra).

Dentro de la partida de pensiones contributivas, 108.723 millones de euros irán a parar al pago de pensiones de jubilación; 25.242 millones se dedicarán a las pensiones de viudedad; 13.547 millones, a pensiones de incapacidad, y 2.484 millones se destinarán a pensiones de orfandad y en favor de familiares.

La prestación de incapacidad temporal integra los subsidios para compensar las consecuencias económicas derivadas de la situación de baja laboral por enfermedad o accidente.

El crédito destinado al pago de estos subsidios alcanzará los 10.818 millones de euros en 2022, un 8,3% más que en 2021, “en coherencia con la evolución que viene presentando esta prestación en 2021”, según el Gobierno.

Casi 18.000 millones para clases pasivas

En conjunto, el gasto presupuestado en 2022 para la política de pensiones asciende a 171.165 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 4,8% respecto a 2021.

Para el Régimen de Clases Pasivas, que integra las pensiones de los funcionarios públicos que están encuadrados en este régimen de protección específico, así como otras pensiones e indemnizaciones que se han ido incluyendo en esta sección presupuestaria, el volumen total de recursos para 2022 alcanza los 17.911 millones de euros, casi un 5% más que en 2021.

De esta cantidad, la mayor cuantía, casi 13.000 millones de euros, se destinarán a pensiones de funcionarios civiles, mientras que 2.669 millones de euros irán a parar al pago de pensiones de funcionarios de carácter militar.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter

- Advertisement -spot_img