sábado 25 • junio 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El build to rent: la oportunidad de profesionalizar un segmento en el foco de los inversores 

El build to rent no es un alquiler cualquiera, es una gestión profesionalizada en la que se tiene un profundo conocimiento de las necesidades de las personas que van a residir en el inmueble 

Por Covadonga Sanz, directora de gestión de activos en el sur de Europa de Greystar

El build to rent se ha consolidado en la actualidad como uno de los sectores inmobiliarios más atractivo para los inversores. En este sentido, la vivienda ha demostrado ser uno de los activos más resilientes a la crisis, captando la atención de inversores tradicionalmente enfocados en activos terciarios. 

El creciente interés por este segmento encuentra sus raíces en los cambios de hábitos y demográficos que hemos experimentado en los últimos años, y que se han visto acentuados durante la pandemia. La sociedad está cambiando su escala de valores y ello se refleja en la concepción que se tiene sobre la vivienda.  

La cultura de la propiedad, tan arraigada en la sociedad española en las últimas décadas, ha dado paso a la fuerte demanda de vivienda de alquiler. Un cambio de tendencia que seguirá al alza en los próximos años, según apuntan las previsiones, y que encuentra también su explicación en las barreras de acceso a la compra de una vivienda, especialmente para los más jóvenes.  

Además, la flexibilidad que brindan estos alojamientos, tanto en el proceso de contratación, rápido, sencillo y transparente, como en la amplia oferta de servicios, convierte al build to rent en un producto de valor añadido frente al alquiler convencional.  

Se da, por tanto, una combinación de factores socioeconómicos que seguirá incrementando en los próximos años el número de personas que optarán por el alquiler residencial en detrimento de la compra de una vivienda y, con ello, la inversión en este mercado.  

En un contexto de oferta de alquiler de calidad limitada, desde Greystar hemos levantado un vehículo de inversión paneuropeo de más de 700 millones de euros, centrado en la adquisición y el desarrollo selectivo de activos residenciales de alquiler diseñados expresamente, acondicionados y administrados de forma profesional. 

Porque cuando hablamos del build to rent, no nos referimos a un alquiler cualquiera en manos de un particular. Nos referimos a un segmento que se caracteriza por una gestión profesionalizada en la que se tiene un profundo conocimiento de las necesidades de las personas que van a residir en el inmueble.

En esencia, hablamos de viviendas concebidas para su alquiler, con una propuesta de valor añadido en la que prima la experiencia del ocupante para dar respuesta a nuevas hábitos surgidos tras la pandemia, como el teletrabajo, o la necesidad de espacios al aire libre y zonas comunes.  

Precisamente, el auge de este segmento reside en el cambio de mentalidad. Por un lado, del residente, que experimentará una forma de vivir diferente en la que la oferta de servicios tendrá un valor diferencial. Y por otro, en lo relativo a la gestión profesional e integral del activo. Es prioritario contar con un equipo que sepa entender y conciliar las complejas necesidades de los residentes y que, en definitiva, trabaje para crear comunidades.  

Y es aquí donde vemos una oportunidad de profesionalizar este mercado, que aún se encuentra en fase de desarrollo en España si se compara con el amplio recorrido experimentado en otros mercados, entre los que destaca especialmente el americano y cuyo modelo se ha exportado a nuestro mercado.  

Pero a pesar de estar aún en una fase madura, el build to rent es un segmento sólido que está ganando posiciones en las carteras de los inversores. Estos son conscientes del gran potencial de crecimiento que presenta en el largo plazo, avalado por las proyecciones que apuntan a que las viviendas de alquiler pueden superar a las de propiedad para 2024.  

El interés en este segmento se ve favorecido también por el contexto actual de gran liquidez en el mercado y de subinversión en el inmobiliario con relación a otros activos, como las acciones o el mercado de bonos. El mercado ya contempla, además, una subida de las rentas de los diferentes activos en los próximos años.  

Desde un punto de vista de inversor, las economías de escala serán muy importantes, por lo que probablemente se verán grandes portfolios con esta tipología de productos que harán más atractiva la entrada de capital.  

Todo ello seguirá colocando a este segmento en el foco de los inversores nacionales e internacionales. Aunque sin olvidar la gestión profesional e integral que conllevan este tipo de activos y cuyo éxito dependerá del profundo entendimiento de las necesidades de inquilinos e inversores.  

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter