jueves 29 • septiembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

Economía consciente, un cambio de rutinas para llevar un estilo de vida más sostenible

- Advertisement -spot_img

Banco Santander explica este concepto, que gana popularidad y es una tendencia que empieza a cambiar el modelo de consumo

Cada vez son más las personas que toman conciencia de cómo influyen cada uno de sus actos en todo lo que les rodea y de la necesidad de adoptar un estilo de vida más acorde con los valores personales. Una filosofía que encaja con la denominada economía consciente. “Más que una tipología rígida sobre la forma en la que tenemos de conseguir y gestionar nuestras finanzas, este concepto alude a la relación que tenemos con nuestro dinero y con las personas con las que interactuamos en las transacciones monetarias”, señalan desde Banco Santander.

Se trata de ser sostenible en su sentido más amplio: cuidar del planeta, gestionar los recursos y adoptar hábitos de consumo responsable, apoyar causas sociales, establecer relaciones personales de colaboración… En definitiva, un modelo económico que garantice relaciones equilibradas. Y lo cierto es que este término está ganando popularidad y es una tendencia que ya empieza a cambiar la manera en la que consumimos.

El Santander pone un ejemplo para facilitar la compresión de este concepto. Julio, un experimentado profesional del sector de las telecomunicaciones, recorre en sus vacaciones el norte de Europa para conocer los glaciares árticos. Esta experiencia le ha marcado, ya que ha podido comprobar los efectos devastadores del cambio climático sobre el planeta y ser más consciente de la urgente necesidad de respuesta por parte de todos. También ha tenido la oportunidad de visitar y disfrutar las pequeñas tiendas locales que dan vida a los pueblos.

Todo ello le ha llevado a conocer la “economía consciente” y a cambiar pequeños aspectos en su rutina para acercar sus hábitos a su filosofía de vida y valores. Ahora acude al pequeño mercado que tiene a un par de calles de su casa de manera más frecuente porque ha descubierto que si no realiza compras grandes evita que algunos productos caduquen, pero sobre todo algo más importante: ha podido conocer a Guillermo, un pescadero que, desde que abrió su tienda hace más de dos décadas, trabaja con su mejor sonrisa cada día y enseña a su hija María todas las claves del oficio.

Julio recuerda ahora que el dinero es una parte del trabajo, pero el bienestar, la confianza y el respeto son aspectos fundamentales e igual de importantes que la retribución económica en una empresa. Por eso, ha cambiado la forma en la que gestiona su equipo, buscando lograr una mayor participación y sentimiento de pertenencia. También ha moderado el gasto y evita compras innecesarias,  y elige productos y servicios cuyos procesos y valores se asemejen a los suyos personales: la reducción de la huella de carbono, el reciclaje, etc. 

La economía consciente engloba otras tendencias. Banco Santander destaca algunas de ellas:

Economía colaborativa: es un modelo de intercambio que favorece la reutilización de productos (por ejemplo, a través de plataformas de segunda mano) y compartir servicios. Esta tipología permite, entre otros beneficios, abaratar los costes.

Economía circularse trata de una forma de producción y consumo para compartir, reparar, reciclar o renovar productos, aumentando su vida útil. Entre las ventajas más destacadas, está la disminución de la explotación de materias primas y recursos como el agua, un bien escaso. Según Naciones Unidas, 2.200 millones de personas no tienen acceso a los servicios básicos de agua y saneamiento.

Consumo responsable: es el uso comprometido que las personas hacen de los bienes y servicios con el fin de cubrir sus necesidades respetando la sociedad y el entorno que les rodea.

Bioeconomía:  el término nació para designar la manera en la que se gestionan los recursos biológicos para desarrollar bienes y servicios. La biomasa cobra un papel protagonista, ya que alude a toda materia orgánica –por ejemplo, la madera- que se usa para obtener energía renovable. El propósito de esta visión responsable, como el resto de casos, es contribuir a una economía sostenible.

“En Santander, trabajamos día a día para construir un negocio más responsable con las personas y el medioambiente, impulsando iniciativas que nos permitan avanzar y acompañar a nuestros clientes hacia un futuro donde la sostenibilidad no sea un objetivo, sino una realidad.”

Para la entidad, la sostenibilidad es el desarrollo que permite cubrir las necesidades presentes de la población, sin que eso perjudique a sus futuras generaciones. Y, para lograr este objetivo, el crecimiento económico debe estar en equilibrio con el bienestar social y el cuidado del planeta.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

Suscríbete a nuestra Newsletter

Related News

- Advertisement -spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!