martes 16 • agosto 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El sector cervecero celebra su día mundial con “cautela” ante un posible enfriamiento del consumo

Jacobo Olalla, director general de Cerveceros de España, argumenta cómo es la salud del sector en el Día Internacional de la Cerveza

La cerveza es la bebida del ocio por excelencia y este viernes 5 de octubre vive su día internacional. Una celebración marcada este 2022 por el temor en el seno del sector a un posible descenso del consumo ante el incremento de la inflación y menor poder adquisitivo de la sociedad. A ello hay que sumar los achaques de los que todavía se estaba curando tras la pandemia, que, pese a su posible consumo en el hogar, hicieron mella en el global de una industria que se crece en la hostelería. De todo ello habla Capital con Jacobo Olalla, director general de Cerveceros de España, quien tiene claro que el camino hacia la recuperación avanza a medio gas.

¿Cómo ha sido el último año para el sector cervecero?

El sector de la cerveza ha iniciado de forma tímida e irregular el camino hacia la recuperación en el último año. Esa transición fue paralela a la evolución de la situación sanitaria y de la hostelería, dado que el consumo de cerveza en nuestro país va siempre ligado al estilo de vida mediterráneo y social: en compañía y con otros alimentos.

La aportación el sector cervecero al Estado superó los 5.800 millones en 2021, cerca ya de la barrera de los 6.000 de 2019. ¿Es este 2022 el año clave de la recuperación del sector?

El sector cervecero es un referente dentro del panorama agroalimentario español, siendo la cerveza la bebida con contenido alcohólico con mayor impacto económico a través de la recaudación de impuestos y la generación de empleo, fundamentalmente dentro del sector hostelero.

Pero tenemos que ser cautos con lo que parecía un buen comienzo de año, ya que ahora nos enfrentamos a nuevos retos, como la tensión de costes y la inflación. Precisamente esto puede afectar a los encuentros sociales por la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos. Cabe recordar la relevancia que tiene la hostelería para la economía española, gran generadora de empleo y clave en el turismo nacional. 

¿Ha cambiado la pandemia los hábitos de los consumidores españoles a la hora de tomar cerveza?

En España la cerveza siempre ha gozado de gran popularidad. De hecho, hay que destacar que la cerveza es la bebida más trasversal: no entiende ni de edad, ni de geografía ni de sexo. Tanto es así que el 83% de la población entre 18 y 65 años la consume de manera ocasional o habitual.

Ahora es importante ver la parte económica. Lo que nos gustaría es que cada ciudadano, en la medida de sus posibilidades, no renunciara a disfrutar del rito que supone tomar una cerveza en nuestras terrazas, bares y establecimientos favoritos, que va más allá de tomar una bebida: es el encuentro con los demás y el placer del binomio cerveza y tapa/pincho. No olvidemos que tomarla en un bar o restaurante genera también empleo y valor añadido para toda la sociedad.

Las cerveceras de menor tamaño han sido las más afectadas por la situación sanitaria. ¿Qué presente disponen este 2022?

En efecto. Todo el sector se vio afectado y especialmente las de menor tamaño, por mayor dependencia de la hostelería. En su momento defendimos encarecidamente frente al Gobierno y a las comunidades autónomas la inclusión de la producción de cerveza como actividad subvencionable, una petición que fue escuchada y supuso una ayuda. Y es que la supervivencia de muchos productores de cerveza, especialmente los pequeños, dependía de este plan de ayudas directas.  Desde la asociación también trabajamos para impulsar las oportunidades de negocio y potenciar la competitividad de todas las cerveceras, tanto dentro del mercado nacional como internacional. 

Y ahora es muy importante la recuperación del consumo en hostelería. Habrá que esperar a ver cómo evoluciona el consumo en este sentido.

¿Qué tipo de cerveza es la favorita de los españoles?

Esto es una cuestión que siempre depende de la ocasión y lo que se busque en el momento, motivado por la propia forma de consumir que tenemos los españoles. Así por ejemplo, y gracias a nuestros maestros cerveceros, tenemos una gran variedad de cervezas de altísima calidad para poder escoger en función del momento como una lager tras hacer deporte, una tostada para acompañar una comida, o una Stout como maridaje con postre dulce o chocolate; y, sin duda, una cerveza SIN si se va a conducir.

Según el Informe Socioeconómico de la Cerveza 2021, el pasado año se incrementó la venta de cerveza sin alcohol hasta los 2,65 millones de hectolitros, aunque sigue aún por debajo de los 2,92 millones de 2019. ¿Está ganando cada vez más terreno esta otra variedad?

España sigue siendo el país de nuestro entorno donde más cerveza sin alcohol se consume con respecto al total de cerveza y es una alternativa que se tiene muy en cuenta. De hecho, un 48% de los consumidores de cerveza optaron por esta variedad en algún momento de 2021.

Estos datos son el reflejo de la alta calidad y de la fuerte apuesta por la innovación de las cerveceras españolas, así como de los hábitos y consideraciones que tienen los españoles con esta bebida. Es por eso por lo que esta variedad se ha convertido tan popular en los últimos años y por lo que los consumidores de cerveza lo son también de cerveza sin alcohol, eligiéndola una alternativa segura. 

¿Es el impulso de la cerveza sin alcohol una alternativa al cerco gubernamental que está teniendo el alcohol?

La apuesta por la cerveza sin alcohol no es nueva. Es una respuesta de las cerveceras, en su actitud innovadora, por ofrecer nuevas variedades y opciones para los que quieren disfrutar de esta bebida natural pero no quieren o no pueden consumir nada de alcohol en algún momento. También es importante recordar que la cerveza es la bebida, junto con la sidra, de menor contenido alcohólico, y el éxito de la SIN supone la confirmación de que los españoles no buscan el contenido alcohólico de la cerveza, ni siquiera en su baja graduación sino disfrutar de su sabor.

Independientemente, el gravamen español sobre la cerveza es un 79% inferior que la media europea. Eso también es un aliciente para el sector…

Más que una cifra aislada, lo importante en relación con el impuesto especial es valorar la presión y el esfuerzo fiscal. De hecho, en España existe una mayor presión fiscal en cuanto a bebidas alcohólicas, no solo la cerveza, que en Alemania, Austria, Italia o Portugal, por ejemplo. Y considerando la renta disponible, el esfuerzo fiscal en España en cuanto a estas bebidas es mayor que en Alemania, Austria, Italia y Países Bajos; y similar al de Francia y Portugal.

Además, no olvidemos el peso que el consumo de cerveza tiene en la hostelería y en la competitividad de la oferta turística española, algo muy importante para nuestra economía.

España no solamente es un gran consumidor de cerveza sino también exportador. ¿Cuáles son las claves para que la cerveza nacional tenga tanta aceptación fuera de nuestras fronteras?

Factores como la popularidad y la calidad convierten a las cervezas españolas en un producto muy deseado fuera de España. Por ello, las exportaciones de cerveza han crecido más de un 300% en los últimos diez años, lo que demuestra la relevancia y acogida de nuestras cervezas como ejemplo de producto gastronómico y por el efecto de los turistas que nos visitan, que buscan el producto en sus lugares de origen. 

Por último, ¿cómo prevén que avance el sector este próximo año y en 2023?

Dependerá de factores tan importantes como la inflación y la confianza del consumidor en la economía. La reactivación del consumo en hostelería y el turismo, tanto nacional como internacional, son claves para la dinamización del empleo en toda la cadena de valor de la cerveza, así como para la recaudación de impuestos y aportación al Estado.  

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter