viernes 23 • septiembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Ferretti Riva 68 Diable, un palacio sobre el mar

Navegación premium y dos amplios solarium en un yate de casi 68 pies y más de 3.200 caballos de potencia que no escatima en detalles

Hablar de Ferretti es hablar de tradición, de pasión y de belleza. Un trabajo de artesanos con más de medio siglo de historia, capaz de crear auténticas obras de arte para surcar el mar con las máximas comodidades posibles. 

La emblemática marca italiana consigue dotar a cada yate de un sello único e inigualable. Para Ferretti, el yate se convierte en un espacio personal e íntimo, con un toque libre e independiente. Un lugar privado y exclusivo capaz de hacer de la navegación una experiencia premium

Con un estilo atemporal, capaz de expresar una belleza contemporánea y eterna, Ferretti Yachts dota a cada uno de sus yates de una identidad única y personal. Una filosofía e identidad que se puede ver perfectamente plasmada en su última creación: el Nuevo Riva ’68 Diable. 

Con 20,67m de eslora (casi 68 pies) y 5,29m de manga (más de 17 pies), el Diable está considerado como una de las grandes joyas dentro de los yates abiertos menores de 70 pies. Este yate es el resultado de una combinación virtuosa de innovaciones tecnológicas y de diseño, por un lado, y pasión por la tradición y atención al detalle por el otro. 

Un exterior marcado por el lujo y la deportividad 

En este nuevo diseño, Ferretti dota de un carácter más deportivo a sus yates, aplicando una mayor curvatura a determinados elementos. El parabrisas, hecho con cristales esféricos, tiene una ligera contra-curvatura, un detalle que ahora es un estilo típico de Riva. Siguiendo la tradición del astillero, el Diable está adornado con elementos de diseño funcional en caoba y acero inoxidable pulido, incluyendo las botas de popa y una fascia de caoba en la puerta del garaje, pasamanos laterales de la superestructura de acero y la mesa de la cabina completamente en caoba continua que se remonta a la cabina. 

ferretti 2

La escalera de subida permite que los escalones, durante el movimiento de la marea, se sumerjan parcialmente, dejando al descubierto otros en el casco, creando así una sola escalera muy cómoda para bajar y volver a bordo.  

El equipamiento de bañera incluye dos amplios solárium, uno frente al mar y otro con chaise-longue, para disfrutar al máximo tanto de la experiencia de navegación como de la parada de fondeo. La cubierta exterior cuenta con todas las prestaciones necesarias para hacer de cada velada un evento único. En la zona central, dos sofás en forma de L opuestos actúan como comedor, pudiendo acoger hasta seis personas cada uno (contando ambos con balsas de seguridad bajo los mismos). 

Para completar, cuenta con comedor exterior, televisión de 49 pulgadas y espacios para el almacenamiento detrás del asiento del piloto. Un puesto de gobierno con paneles de carbono y un precioso borde de acero inoxidable pulido, con capacidad de conducción para dos personas. El acceso a la zona de tripulación se encuentra en el pasillo de babor, contando la misma con un camarote individual y baño independiente.  

Pero la gran novedad exterior de este modelo se encuentra en el techo duro de fibra de carbono y composite integrado en el parabrisas (novedades ya incorporadas en los modelos Dolceriva y Rivale Hard Top del 56′). Una innovación de diseño pulcro y lineal que permite cubrir elementos del interior del yate, dando mayor notoriedad y sobriedad al exterior del yate.  

Un tesoro bajo el casco 

El objetivo de Ferretti siempre ha sido conseguir que sus clientes se sientan como en casa dentro de sus yates y, en este caso, se alcanza la excelencia. Un interior marcado por el confort absoluto, compuesto por tres camarotes (cada uno con su baño independiente) situados en torno a un espacio diáfano donde una cocina y un comedor hacen que el ambiente sea versátil y confortable. Como siempre, la calidad y elegancia italiana es palpable en cada elemento del mobiliario, convirtiendo la cubierta interior en un auténtico palacio sobre el mar.  

Respecto a la propulsión y tecnología, el yate cuenta con un par de motores en línea V Drive Man V12 con potencia de más de 1.600 caballos cada uno (en total, más de 3.200 caballos), permitiendo alcanzar una velocidad máxima de 40 nudos y una velocidad de crucero de 34 nudos. A su vez, el puesto de mando está equipado con sistemas de control, seguimiento y navegación SimradCommand, con pantallas duales táctiles de 16 pulgadas, electro sistema de gobierno steer by wire hidráulico y el joystick de maniobra, que permite maniobrar con extrema facilidad en aguas confinadas. 

A todo ello se suma la función DPS (Dynamic Positioning System), el sistema que permite mantener inalterada la posición de la embarcación incluso en condiciones de fuerte viento o corriente. Un equipo a la vanguardia tecnológica, destinado a facilitar la navegación haciendo de cada viaje una experiencia de confort única. 

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter