miércoles 19 • enero 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

José Antonio Pinilla (Asseco): “Queremos construir la sexta torre del skyline de Madrid”

“La transformación digital implica tecnología, pero también una nueva forma de pensar y otra filosofía”

Inteligencia Artificial (IA), Big Data, Blockchain, robótica, Cloud… Las nuevas tecnologías pueden abrumar y resulta difícil priorizar y elegir la que mejor se adapta a cada perfil de empresa. Capital analiza con José Antonio Pinilla, CEO de Asseco, las claves que definen el proceso de transformación digital de la economía española y la estrategia que deben seguir las pymes para crecer en un entorno competitivo como el actual. Además, detalla los planes de crecimiento de la compañía, entre los que destaca el proyecto para construir la sexta torre del “skyline” de Madrid para dedicarla a tecnología e innovación.

¿Cómo cree que avanza el proceso de transformación digital de la empresa española? 

Muy lento. El principal problema de España es que somos un país que, a nivel tecnológico, vamos muy por detrás de los principales países de la UE y de Estados Unidos, China, etc. Nos cuesta llegar a ese nivel de innovación, aunque hay muchas empresas muy bien posicionadas. La banca española, por ejemplo, siempre ha estado muy avanzada con respecto a sus competidores europeos. Fuera de la gran empresa, en las pequeñas y medianas empresas (pymes), estamos muy por debajo de donde deberíamos de estar.

Con la Covid-19 no había mucha preparación, las empresas jugaban al “sálvese quien pueda” durante 2020 a nivel de tecnología. Todo el mundo quería avanzar en unos días o semanas lo que no había avanzado en varios años y ese ha sido el principal problema. Ahora bien, con los fondos europeos, muchas empresas están viendo la oportunidad de ver si pueden invertir “como Dios manda”, con tiempo y buena letra para hacerlo. No obstante, no parece que vaya a haber muchas facilidades para que las pymes lleguen a esos fondos, hay mucha incertidumbre. 

“El ciudadano debe asumir que, si quiere mejores servicios, ciertos datos deben estar a disposición de las empresas” 

¿Y en la Administración? 

Aún peor. Los ciberataques que ha sufrido la SEPI solo muestran la punta del iceberg. El mayor problema es que la Administración está muy desfasada, en España no se ha invertido tanto en la parte tecnológica. Si nos comparamos con el sector público de otros países, algunos parecen estar en un siglo distinto al nuestro. En Singapur, pedir un visado es cuestión de horas, encriptado y en digital. En España, si tienes suerte, en un mes lo tienes. Nos queda un largo camino y los fondos europeos son los que van a tener mucho que decir.

¿Qué cree que podemos esperar de la aportación de los fondos Next Generation?

Después de haber hablado con varios responsables, varias consejerías y ministerios, no hay una conclusión clara sobre lo que va a pasar. Hay demasiada incertidumbre sobre cuánto va a llegar y cuándo. Todo el mundo está expectante, y esta incertidumbre la sufren tanto las consejerías como las empresas o personas, que no saben si es mejor empezar ya, para que luego no les “pille el toro”, o esperar a ver qué llega.

Si va a llegar mucho dinero para poder invertir, innovar y hacer que España crezca en esa dirección y recupere su posición en la parte de innovación, evidentemente estamos ante una oportunidad histórica que se podría considerar como una tercera revolución industrial. Si la Administración y las pymes evolucionan a nivel de innovación, y todo el tejido empresarial, tanto público como privado, se prepara, lo que se consigue es un país totalmente regenerado y preparado por si ocurre otra pandemia. En un escenario similar, ese país podrá seguir creando riqueza y puestos de trabajo.

“La educación se ha estigmatizado muchísimo y no e invierte tanto como se debería” 

¿Y qué cambios provoca una situación como esta? 

Esto permite que muchos puestos de trabajo, que se cree que van a desaparecer por la parte tecnológica, no se pierdan, sino que evolucionen. La gente tiene que reconvertirse y algunos tienen más complicada esa evolución. Empresas como la nuestra fomentan que las personas puedan adaptarse a las nuevas tecnologías, hay oportunidades para todos.

¿Qué sectores cree que se van a ser más activos en el ámbito de la digitalización en los próximos años? 

El mundo industrial estaba muy desamparado en la parte tecnológica, pero se empieza a ver mucha automatización de procesos con robots, el uso de algoritmos y de Big Data para poder hacer modelos predictivos y valoraciones sobre cómo va a evolucionar la producción, etc. En otros sectores, como, por ejemplo, la Sanidad o la Educación, lo que ha ocurrido con la Covid-19 ha hecho que también quieran evolucionar para estar preparados.

Se oye que vendrá otra pandemia, mucho peor que esta, y es importante que sectores clave para un país estén bien preparados. Además, vemos muchísima actividad en el ámbito del turismo. A lo largo de estos meses, muchas empresas del mundo turístico, e incluso la Administración Pública, se están preparando para dar el paso con ideas para las futuras smart cities.

En su opinión, ¿cuál es la primera tecnología que debe implementar una pyme que necesita digitalizarse? 

No hay una respuesta única, depende del grado de madurez tecnológica que tenga esta pyme. Hay algunas que no tienen apenas nada tecnológico, y, evidentemente, lo primero que tienen que hacer es desarrollar la formación. Muchas veces, la gente olvida que la transformación digital implica tener tecnología, pero también cambiar el modo de pensar y la filosofía que tiene una compañía. Nosotros, por ejemplo, a las pymes menos maduras que el resto, a través de la consultoría les marcamos el camino por el tienen que ir.

El objetivo es lograr una serie de hitos, y el primero probablemente sea el de mejorar la eficiencia con un CRM, un ERP o un e-commerce. Pero en el momento en el cual empiezas a tener tecnología, es muy importante tener un servicio de ciberseguridad adecuado. Si te digitalizas, y a los dos días te hackean y destruyen tu negocio, no has hecho nada. El blockchain o el mundo cloud son mejorías que poco a poco están empezando encontrar su hueco.

Gracias al aporte de Microsoft, Google o Amazon con sus servicios de Cloud, sí que se está viendo posibilidad de mejorar. El mundo del blockchain y las criptomonedas era muy complejo y etéreo, pero lo cierto es que está empezando a tener una serie de utilidades que no se esperaban.

¿Qué opina sobre el auge de las criptomonedas, le parece una fiebre o cree que tienen futuro? 

Todavía es algo demasiado nuevo, y el auge que se está viendo en la parte de las criptomonedas creo que se está convirtiendo en una burbuja muy voluble. Un día puedes invertir uno y al día siguiente ganar 10, pero en el próximo puedes perder 20. Hay tal volatilidad en el valor, es un negocio peligroso y muy complejo. El mundo está tendiendo muchísimo hacia la digitalización, se habla de los metaversos y de que ya todo va a ser digital, por lo que no es de extrañar que tenga que aparecer una moneda que sea digital. Estamos quizá ante lo que va a ser el principio de una realidad, e incluso encontramos que el propio Banco Central Europeo (BCE) está ya trabajando en un euro digital.

¿Cree que se está aplicando bien el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en nuestro país? 

En mi opinión, no, pero realmente es una opinión de cada uno. Hay gente que es muy celosa de su vida privada, de sus datos, etc. Hay otros que les da más igual. En un ámbito un poco más abierto, yo, personalmente, creo que no se está aplicando bien, porque estamos perdiendo muchas cosas que podrían mejorar la vida de las personas. En situaciones en las que, gracias a la información, te podrían dar un mejor servicio o adelantarse a algo que podrías necesitar, pues no lo pueden hacer. Si fuéramos un poco más abiertos, podríamos sacar muchos más servicios que a día de hoy no tenemos.

“Al trabajador hay que ayudarle, pero también hay que ayudar a los que arriesgan su capital y crean empleo” 

En Asia, por ejemplo, la aplicación del RGPD es totalmente laxa y eso les ha permitido prestar unos servicios muy potentes en el ámbito de las Smart Cities, muy preparadas para los ciudadanos. El ciudadano debe asumir que ciertos datos suyos deben estar a disposición de ciertas empresas para mejorar los servicios. Yo, personalmente, estoy más a favor de la mejora de los servicios de las personas a costa de que mis datos personales estén al alcance de determinadas personas.

España invierte mucho menos que otros grandes países europeos en I+D+i, ¿cómo se puede cerrar esta brecha? 

Estados Unidos y China, las principales potencias del mundo, se sienten muy orgullosos de invertir en tecnología. El propio Estado invierte en empresas que desarrollan tecnología que luego va a beneficiar los ingresos públicos. En España hemos creado un entorno en el que todo el mundo tiene derecho a todas las oportunidades y puede ser lo que quiera. Creo que lo que se ha hecho es degenerar esta frase, ya que eso no quiere decir que todo el mundo tenga la capacidad de ser lo que quiere ser.

Cuando hablamos de becas, el objetivo es que alguien que no tiene recursos tenga una beca para poder estudiar. Y así debe ser, pero si yo, como Estado, estoy pagándole a alguien para que tenga una buena educación es porque esa persona es brillante y va a generar luego riqueza. Esto no es un altruismo como tal. China o Estados Unidos invierten en que una empresa haga I+D porque luego los nuevos productos y servicios van a ayudar tanto al Estado como al mundo.

¿Y qué sucede en nuestro país? 

España tiene un problema. Tenemos la filosofía de que a las empresas no hay que ayudarlas porque los empresarios siempre son los malos de la película. Al trabajador hay que ayudarle, por supuesto, pero también hay que ayudar a aquellos que crean empleo y arriesgan su capital. Si conseguimos que el Estado invierta en I+D a través de las empresas, y estas, a su vez, reviertan los beneficios que saquen por la producción al Estado, a través de impuestos, elevan sus plantillas y generan riqueza, al final creamos una matriz en la que todo el mundo gana y nadie pierde.

Tenemos grandísimos profesionales y lo que ocurre es que se va a China o hay en Estados Unidos porque ahí es donde hay medios para poder hacer eso y ese proyecto se acaba quedando allí. Eso es lo más triste de todo, Europa se ha quedado atrás en la carrera de la innovación.

¿Podemos decir que España ha adoptado bien la Educación 4.0? 

En el ámbito privado, muchas sí, pero en el ámbito público, no. También es un problema de presupuesto. Desde nuestra fundación hemos ayudado a colegios públicos y a colegios concertados, y nos gustaría ayudar a muchos más niños y dar un mejor servicio. La educación también se ha estigmatizado muchísimo y no se invierte tanto como se debería. La educación pública no está tan preparada como la privada, que, por el modelo de negocio que tiene, invierte más y saca mayor partido.

Está muy descompensada la educación pública respecto a la privada, y la concertada, que está en un punto intermedio, está igual de mal que la pública, no tienen medios suficientes como para poder aplicar ese tipo de medidas. En las universidades, tanto públicas como privadas, sí hemos visto que han dado un paso interesante. Hemos tenido que esperar una pandemia para dar ese salto.

“Vamos a montar un ‘hub’ de emprendimiento con nuestra universidad”

¿Qué nuevos proyectos prepara Asseco? 

Queremos construir la sexta torre del skyline de Madrid, la primera solamente dedicada a tecnología e innovación. Asseco en Madrid tiene tres sedes y se consolidaría todo en ella. También estamos trabajando con socios como Apple, Microsoft, o Fortinet, e incluso alguna empresa de telecomunicaciones, y queremos montar un “hub” de emprendimiento con nuestra universidad. En él, los alumnos ya formados podrán ser técnicos, por un lado, y quien quiera ser emprendedor, su trabajo de fin de carrera podrá ser crear su propia empresa. Las mejores empresas llegarán al hub.

La torre también incluiría un hotel internacional, una residencia de estudiantes internacionales, diversos restaurantes y, además, una planta dedicada a ciencias aplicadas para modelos de futuro. Entre ellos, estaría el primer vehículo volador para directivos, vehículos autónomos para que se puedan desplazar por la ciudad y no necesiten conductor o robots para esterilización y servicio para hospitales. Aquellas empresas con las que ya hemos tenido conversaciones sobre el proyecto, de fuera de Madrid, forman una lista de más de 100 compañías interesadas en venirse aquí, a la capital, solo por poder estar en esa torre. Estamos cerrando el proyecto, prevemos tenerlo listo pronto.

¿Qué línea estratégica sigue Asseco? 

Asseco tiene una línea estratégica en los próximos años centrada en Business Intelligence / Data Analytics y en ciberseguridad. Muchas empresas están empezando a ver la cantidad de aplicaciones de la Inteligencia Aritificial debido a la importancia que tiene el Machine Learning y el Deep Learning en preparar las futuras estrategias de la compañía. Las grandes empresas de España ya acumularon gran cantidad de datos (el Big Data famoso de hace unos años) y ahora tienen que darle utilidad a esos datos mediante modelos y algoritmos que les de información estratégica y vital para sus compañías.

En el caso de la ciberseguridad,  la mayor parte de las empresas no están preparadas para luchar contra los ciberataques. Hay algunas que piensan que no les van a atacar nunca y otras se creen que sí que están preparadas porque tienen un simple antivirus o un firewall. En muchos casos, hemos hecho gratuitamente un servicio de vulnerabilidades y les hemos demostrado que es muy fácil hackear sus sistemas.

El principal problema es que muchas empresas quieren dar el paso una vez que ya les han atacado, y en estos últimos años he visto cerrar empresas que han quebrado precisamente porque les han hackeado encriptado sus los datos; y no hablo de empresas pequeñas y muy vulnerables a cualquier fluctuación, sino empresas con proyección muy buena y que ganaban mucho dinero y de la noche a la mañana, desaparecieron.

¿Qué nuevas líneas de servicio y productos prepara la compañía? 

Hemos diseñado un producto que combina ciberseguridad e Inteligencia Artificial, que se llama CiberMachine Learning y es un modelo de defensa en el que, cuantos más ataques recibe el modelo, mejor responde, ya que va aprendiendo de cada ataque y es capaz al final de diferenciar falsos positivos y falsos negativos. Lo estamos presentando ahora a diferentes bancos y empresas muy grandes y hay un elevado interés.

Por otro lado, estamos desarrollando modelos relacionados con el turismo o la sanidad, para predecir cuándo tienen que estar preparados los centros. En base a la evolución que tiene el año, a través del blockchain, medimos la trazabilidad de los movimientos de clientes o pacientes.

¿Qué retos afronta Asseco en un sector tan competitivo como el tecnológico? 

El mayor reto que está asumiendo Asseco a día de hoy es encontrar perfiles que puedan ayudarnos a poder gestionar la demanda. El mercado tecnológico está roto, durante la pandemia, el teletrabajo hizo que se necesitará muchísima más gente de perfil tecnológico y digital. Profesionales recién salidos de la universidad, que no tienen una formación completa, está cobrando en torno a 50.000-55.000 euros cuando realmente no los valen. Como el mercado no ofrece esos perfiles, o se lo robas al competidor o no puedes acceder a ellos.

Nosotros estamos ahora diseñando nuestro proyecto universitario, para generar cantera y poder darle una oferta del mercado y desinflar la burbuja de precios. Es muy complicado encontrar perfiles, sobre todo, de las tecnologías más nuevas de Inteligencia Artificial o ciberseguridad. Y son extremadamente caros, luego esos los trasladas a los clientes a través del precio de tus servicios.

¿Qué estrategia de atracción y retención de talento desarrolla la compañía? 

Apostamos muchísimo por el modelo híbrido, ni teletrabajo 100%, ni asistencia 100%. Aquellos modelos que están adoptando el 100% de teletrabajo son un error, se pierde el ADN de la propia compañía. Un trabajador no puede tener el mismo ADN a distancia que estando embebido dentro de la propia compañía. Todo el mundo tiene familia y tiene una vida aparte del trabajo, y hay que intentar buscar una fórmula en la que se pueda mantener la eficiencia y ser productivo para la empresa y mantener un nivel de vida privada.

Buscamos la convergencia, aunque ahora nos centramos más en la seguridad. Hemos creado burbujas, una semana trabajan unos, y otra semana, otros. Por otro lado, nuestro departamento RRHH ha creado el currículum ciego para evitar cualquier tipo de discriminación. Tenemos una mezcla de flexibilidad y adaptación a los nuevos tiempos, así como proyectos de innovación que permiten el desarrollo de un plan de carrera acorde.

Asseco tiene sede en Madrid, Zaragoza y Alicante. ¿Tenéis previstas nuevas aperturas?

Estamos en conversaciones para abrir en la zona norte, en Cantabria y en Andalucía. Todo depende un poco de los proyectos relacionados con los fondos europeos, y probablemente nos veamos obligados a abrir una sede en esas zonas porque tenemos que dar un servicio más amplio a la zona. Cuanto más cerca, mejor.

La Fundación Asseco centra su actividad principalmente en Sanidad y Educación, ¿qué proyectos os hacen sentir más orgullosos? 

En el mundo educativo, la Fundación premió a un colegio porque habían sido los que mejor nota habían sacado en EBAU. Apenas tenían recursos, pero se esforzaron muchísimo en la parte de enseñanza para poder hacerlo. Les dimos todo el equipamiento que pudimos, iPads, formación, software, etc. lo que les permitió poder dar un servicio mejor a sus alumnos, que serán nuestros futuros médicos y empresarios. Poder ayudar a ese tipo de escuelas, en las que hay un nivel de excelencia y de implicación importante, ya merece la pena la inversión.

En sanidad estamos intentando cerrar un proyecto de ayuda a un hospital para que tenga la posibilidad de esterilizar y desinfectar todos los quirófanos con robots antes de que vayan las personas de limpieza, de manera que se reduce el riesgo de contaminación por la Covid-19. Al mismo tiempo, los robots que van a hacer eso van a hablar con los niños antes de la intervención o la operación para explicársela, que la intervención sea mucho más suave y estén más tranquilos.

¿Qué huella quiere dejar Asseco en el mundo? 

Tanto a nivel personal como a nivel de empresa, mi mayor intención siempre ha sido que, cuando alguien piense en una empresa tecnológica que ayude a sus socios -porque ya no son clientes, son socios- o cuando un colegio o una universidad quiera ayudar a sus alumnos a poder encontrar su sitio en el mundo empresarial o mejorar su formación etc. piensen en nosotros. Asseco lo que busca realmente es que cuando alguien piense en tecnología, en innovación o en democratización de la tecnología, seamos el nombre que le venga a la cabeza. Y que aquellos que están un poco más flojos en nivel tecnológico tengan una oportunidad de poder encontrar su empuje para que, al final, todas las estas empresas logren beneficios, creen empleo, y, al final, el propio país se enriquezca. 

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter