sábado 24 • septiembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

La “burbuja” de la vivienda empieza a desinflarse

El precio de la vivienda comienza a reducirse en Europa tras un primer trimestre de crecimiento histórico

El precio de la vivienda comienza a dar síntomas de caída, tras un último trimestre de 2021 al alza y tres meses batiendo récords históricos al comienzo de 2022. Por toda Europa se registraron unas subidas en los precios de las viviendas que ahora comienzan a reducirse.

En España, el precio de la vivienda ha ido escalando durante el pasado año, y confirmará una subida de hasta el 4,6% para finales de 2022. Sin embargo, se reducirá hasta el 4% para 2023, al 3,5% en 2024 y al 3,2% en 2025, según las estimaciones de S&P Global Ratings.

Esta reducción que está experimentando en mercado y la que se espera para los próximos años es la consecuencia de las dificultades por las que está pasando la economía europea. El encarecimiento de los precios a un ritmo mayor que los ingresos de las familias explican la lenta reducción del precio de la vivienda. Otro factor importante es la subida de los tipos de interés, que provoca que cada vez sea más difícil el poder adquirir una vivienda en propiedad.

Sin embargo, el comportamiento del mercado español sigue la estela de sus homólogos europeos. En el conjunto europeo, los precios de la vivienda pasarán de un crecimiento medio del 10% registrado en 2021 al 5% pronosticado para este año y al 3% en 2023. En general, las cifras han comenzado a caer de forma suave, pues las economías de los hogares aún se mantienen “sólidas”, la oferta de viviendas pasará a ser limitada y además se espera la afluencia de nuevos refugiados procedentes de Ucrania.

Cambios en la demanda

La demanda sigue manteniéndose alta, pero el informe de S&P deja caer que comenzará también a desinflarse de manera lenta pero continuada. El motivo sigue siendo la inflación desmedida que vive la Eurozona y los interrogantes geopolíticos que rodean al continente. Así, con una inflación que escaló en junio hasta el 8,6% en la eurozona y la guerra a las puertas de algunos países, es natural que la demanda se vaya enfriando en los próximos meses.

La situación actual está generando dudas en los consumidores, que ven cómo sus ahorros se están reduciendo mientras que la inflación continúa al alza en casi todos los países del mundo. Esto hace que la gran mayoría de familias se lo piensen dos veces antes de invertir su dinero en la adquisición de un nuevo inmueble.

En nuestro país, el precio se había incrementado hasta el 3,7% en 2021, y continuará subiendo durante el 2022 antes de iniciar la bajada anteriormente mencionada.

Vivienda

Europa y los mercados comunitarios

En la Unión Europea, el precio de la vivienda se ha visto incrementado notoriamente durante el último año, con un boom espectacular que ha catapultado los precios en una media de más del 10%. Sin embargo, no todos los países se comportan de la misma manera.

Uno de los motivos que también cabe destacar a la hora de hablar de la desaceleración es el aumento de los costes de construcción en algunos países de nuestro entorno. Bélgica, Alemania o Suecia registran cifras de costes por encima de la inflación, por encima de la media de la eurozona. Pero como en otros aspectos, España se lleva la palma: nuestro país es con diferencia el que tiene los costes de construcción más caros, casi cuatro puntos por encima de la inflación.

En cuanto al boom de los últimos años, los países que más destacaron por el incremento de sus precios fueron la República Checa (24,7%), Estonia (21%) y Hungría (20,6%).

Por otro lado tenemos los casos opuestos, los países donde esa subida de precios no ha sido tan espectacular, y donde destacan Chipre (1,1%), Finlandia (4,3%) e Italia (4,6%). En España, los precios se incrementaron hasta el 8,5%, una cifra ligeramente superior al 6,3% del año anterior.

Por último, el informe de S&P habla también el curioso caso de desaceleración de los precios en dos países: Reino Unido y Suecia. En el primero, el precio de la vivienda va a descender en un 1,3%, mientras que en Suecia lo hará en un 0,8%.

Menos alquileres

Las dificultades económicas complican la subida de los alquileres en algunos lugares de Europa habituados a obtener gran rentabilidad mediante esta practica. Es el caso de Alemania o Suiza, donde dicho rendimiento ha supuesto un gran empujón para la inversión privada.

Por su parte, en España hay que hablar de una importante escasez en las viviendas de alquiler. La oferta de alquiler de viviendas cayó un 37% en el segundo trimestre de este año, en comparación con las cifras de 2021. La situación ha llevado a reducir la oferta de viviendas de alquiler en hasta cuarenta y cuatro capitales de provincia.

La caída más notables se ha producido en Málaga, donde la oferta se ha reducido hasta en un 63% en comparación con los datos del segundo trimestre de 2021. Le siguen Barcelona con un 59% y Alicante, con un 58%. Valencia y Sevilla también han visto reducida su oferta en un 51% y un 50%, respectivamente. Palma y Las Palmas siguen la estela de otras gran ciudades con una reducción del 49% y del 46%.

La capital de España también ha visto reducida su oferta de viviendas de alquiler. Madrid ha visto como la oferta caía durante este año en un 42%.

Solo en seis ciudades españolas aumentó la oferta de viviendas de alquiler disponibles: Lleida (31%), Jaén (17,6%), Soria (13,9%), Pamplona (10,3%), Huesca (6,5%) y Valladolid (2,9%).

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter