sábado 24 • septiembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El 73% del tejido empresarial español augura un final de año preocupante

Según el Índice de Confianza en la Economía Española de Vistage, el optimismo de los empresarios ha caído considerablemente en los últimos meses

Cautela, incertidumbre, alerta. Así se podría definir la actitud del tejido empresarial ante una posible inclemencia económica que termine por minar la ansiada recuperación. Y es que los indicadores macro no dan lugar a dudas: se presenta un otoño más frío de lo esperado. Por ello las perspectivas de los CEOs nacionales han cambiado hasta tal punto de que un 73% ya se prepara para lo peor.

Esta afirmación procede del Índice de Confianza en la Economía Española realizado por Vistage a un total de 71 empresarios del middle market español, el cual concluye que, si bien en el primer trimestre había un sentimiento mayoritario de confianza en que la economía mejoraría (en un 69% de los casos), el último baremo dice justo lo contrario.

Tanto es así que un 73% de los encuestados vaticina que a partir de ahora el escenario empeorará mientras que un 18% augura que simplemente se estancará. Y no solo eso. Un 73% considera que nos encontramos igual o peor que hace un año, siendo el 27% de los cuestionados los que entienden que la situación económica ha mejorado con respecto a 2021.

Sin embargo, si se mira internamente, en el propio crecimiento del negocio, las perspectivas tampoco varían. De hecho, mientras en la primera encuesta anual el 72% de ellos apostaba por una mejora de la rentabilidad de su negocio, en la última se ha reducido un 2% hasta el 43% de ellos. Y en términos de empleabilidad las cifras son similares.

Si bien un 75% de los directivos arrancó 2022 alegando que incrementaría su plantilla, actualmente cree que lo hará el 48% de los CEOs preguntados. Igualmente, en el lado opuesto, un 9% espera recortarla a pesar de que a principio de año sólo un 3% lo barajó.

Estas circunstancias marcadas por la fuerte incertidumbre económica han impactado directamente en las expectativas de inversión empresarial hasta el punto de que un 56% de los empresarios espera congelar sus inversiones en activos fijos y un 18% las rebajará. Todo, a su vez, derivado de una fuerte inflación en la que solo un 1% de los empresarios confía que retroceda, siendo el 71% pesimista hasta el puto de creer que los precios seguirán subiendo hasta final de año.

En este contexto se entronca un final de año en el que los líderes empresariales observan con reojo el panorama económico global. Y es que, lo que parecía ser un año destinado a la recuperación se ha convertido en la antesala de una preocupante situación de incierto desenlace.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter