Artículos patrocinados

La importancia de cobrar a tiempo

Recibir el dinero de las facturas cuando está previsto es capital para poder pagar las nóminas, los proveedores, la oficina, etc. Lo sabe cualquier empresario. Por eso, en estos tiempos de escasos recursos, es clave contar con una buena herramienta informática que facilite este tipo de gestiones. En este enlace puede ver una (click aquí).

Este tipo de programas de facturación para pymes y autónomos es muy fácil de usar, y además lo hay gratuitos. Con ellos puede controlarse el estado de las facturas: si el cliente las ha recibido, visto y aceptado; controlar cuándo vencen  gestionar su cobro y el pago de las nuestras.

Las facturas pueden almacenarse en la nube de un modo ilimitado y con máxima seguridad bancaria en algunas plataformas. Este tipo de programas puede ayudar, además, a evitar tener que perseguir a los clientes. Se activa la domiciliación, los clientes ven las facturas y pueden abonarlas con tarjeta de crédito o de débito. También a ahorrar papeleo: las facturas pueden compartirse de modo electrónico con colaboradores, asesores o gestores.

Este tipo de plataformas funciona de forma sencilla e intuitiva. Resulta ideal incluso para personas que no están acostumbradas a gestionar la facturación. Las hay que, tras darse de alta en la aplicación, permiten crear o subir la factura en formato pdf. Una vez en ellas, se comparte con el cliente y se comprueba si la factura ha sido recibida, vista, rechazada o aceptada. En caso de que haya sido rechazada, gracias al chat asociado a la factura se puede dialogar con el cliente y corregirla en caso de que haya algún dato erróneo. Una vez aceptada, permanece almacenada y organizada a la espera de que se produzca el cobro, por lo que el tiempo de espera se reduce y se utilizan menos recursos para garantizar su pago.

Como se ve, hay varias razones por las que estos programas resultan una herramienta de intercambio y gestión de facturas innovadora: por su eficiencia, ya que, al poder gestionar todo el proceso de facturación, permite ahorrar tiempo y evitar errores en la gestión. Entre ellas hay además aplicaciones fáciles e intuitivas, y muy sencillas de usar, a las que se puede acceder desde cualquier lugar, vía ordenador, móvil o tableta; en el caso de algunas como Billin, añaden una plataforma segura. Al ser socio de IBM, ofrece un entorno para operar con igual nivel de seguridad que el sector bancario. Se trata de un complemento perfecto para los softwares de contabilidad y mejora la comunicación en la relación del usuario con sus clientes y proveedores.