miércoles 18 • mayo 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

La startup que promete al empresario ahorrar un 80% de tiempo en la gestión de sus gastos

Capital habla con María Teresa Rendo, senior sale manager de Expensya, una startup que busca ayudar a las empresas a automatizar la gestión de sus gastos

Realizar una compra para una empresa y trasladar el gasto a una hoja de Excel puede conllevar al año un gran número de horas que podrían haberse utilizado en otros cometidos. Esta es la premisa bajo la que nace Expensya, una startup especializada en la gestión de gastos automatizada para empresas que subraya las facilidades y el tiempo que sus clientes ahorran a golpe de clic.

Así lo resalta a Capital María Teresa Rendo, senior sale manager de Expensya, quien afirma a esta revista que esta compañía está “muy enfocada al ciclo completo”, ya que su producto es “un software que permite gestionar todo el proceso de gasto de las empresas desde el empleado, si realiza una compra o va a un restaurante, hasta un supervisor de contabilidad financiera o una auditoría”.

“Es un proceso de valor legal que permite controlar los procesos, que suelen ser muy largos, y ahorrar tiempo del empleado en rellenar Excels que a su vez prolongan el reembolso de lo aportado”, reconoce ésta. ¿Cómo lo hacen? Poniendo el ejemplo de Sephora o H&M, dos de sus clientes, Rendo explica que “desde el móvil, el empleado hace una foto al ticket de gasto que han hecho para la tienda, se escanea en la aplicación y realiza una lectura automática de toda la información que contiene de tal forma que se traslada a la empresa contable al instante para reembolsar el precio al empleado”. Además, subraya ésta, “al estar certificado por la Agencia Tributaria, los gastos de la empresa están al día para la Administración”.

Un proceso que “permite a los clientes ahorrar alrededor del 70 – 80% del tiempo que antes dedicaban en estas tareas”. Y no solo eso. Según recuerda la senior sale manager de Expensya, también ayuda a potenciar la “sostenibilidad”.

Vamos a repoblar un bosque de Asturias plantando más de 200 árboles para compensar el carbono y animar a las empresas

“Hay compañías que envían documentos a Madrid o Barcelona desde otro punto de España y lo hacen por avión, con lo que esta automatización permite un enorme consumo de carbono”, señala Rendo, que confiesa a Capital que en Expensya han decidido “repoblar un bosque de Asturias plantando más de 200 árboles para compensar el carbono y animar a las empresas a realizar actos de sostenibilidad”, ya que, a su parecer, “es un reto que tienen por delante las empresas del sector en el que queremos estar”.

Otra de sus grandes aportaciones es en la propia digitalización de las pequeñas y grandes empresas, quienes “ya venían haciendo avances en los últimos años”, pero reconoce que desde la pandemia se ha producido una palanca de cambio en esta transformación. “Hay empresas que aceleraron el paso porque era la única alternativa que tenían para mantener su negocio activo en el día a día, pero no solo con las empresas de mi sector, con todas”.

La digitalización que ‘sale gratis’

Sin embargo, pese a este avance, Rendo advierte: “Todavía hay gente que se lleva un susto a la hora de hablar de la palabra tecnología y de la palabra digitalizar”. No obstante, para esta senior sale manager este desarrollo tecnológico ha de verse “como una ayuda y un apoyo”. “Yo en mi trabajo tengo mucha tecnología y me permite ganar tiempo en muchas tareas fastidiosas. La tecnología no puede cambiar lo que hago yo, he de hacerlo personalmente, pero me puede permitir reenfocar mis esfuerzos en otras materias”. Por eso cita al llamado “chip digital” como el punto de inflexión que terminará de impulsar que pequeñas y grandes empresas finalicen su transformación.

“Hoy en día cualquier empresa busca a su cliente en internet, ojea su página web y esto ayuda a culminar el proceso de colaboración. Por eso es muy importante la digitalización de las empresas”, recalca ésta. Además, señala, “los fondos europeos también van a ayudar a las empresas de menor tamaño a apoyarse con bonos y poder digitalizarse a bajo coste”. La tecnología, en definitiva, ha democratizado el acceso a la innovación a grandes y pequeños.

Web et Mobile
Expensya

Rendo lo explica: “Los propios clientes nos dicen que el dinero que antes empleaban en horas del empleado realizando determinadas funciones ahora lo pueden ahorrar gracias a lo que les da la digitalización; y cuando haces el cálculo, pagar menos de cinco euros un mes por esta automatización al finalizar el año les sale gratis”.

Pero, ¿está preparada España, un país tan arraigado a las tradiciones, a estos cambios o sigue al rebufo de Europa en términos de digitalización? Para Rendo es “muy interesante” porque “España fue uno de los primeros países europeos en poner la orden de digitalización en 2007, mientras que otros países como Francia tardaron diez años más”. Sin embargo, “entonces había muchas preguntas sobre la necesidad de dar valor a estas cuestiones y no se han profundizado hasta ahora”. Aun así, ésta sentencia: “Creo que no tenemos retraso, estamos bien y vamos incluso un paso por delante de Europa con el chip digital, por ejemplo”.

Brecha de género digital

En estos términos la senior sale manager de Expensya lo tiene claro, no obstante, a la hora de hablar de brecha de género digital la respuesta cambia. Y es que, en la antesala del 8M, la realidad confirma que en esto España sí está a la cola. “Sí, hay un gran hueco porque los ingenieros tecnológicos en muchos casos son hombres”, destaca ésta.

Muchas mujeres, por la razón que sean, no hacen estos estudios de informática que se necesitan para desarrollar estas herramientas software, pero al menos en Expensya tenemos una paridad muy clara salvo en el caso de los desarrolladores”, apunta ésta, que se cita como ejemplo.

Aquí entra en juego el Plan España Digital 2025, entre cuyos objetivos se encuentra que el 80% de las personas dispongan de competencias digitales básicas y que la mitad de ellas sean mujeres. Un objetivo que para Rendo “es posible” porque “cada vez hay más mujeres en el sector, pese a que en carreras como la informática sigue sin haber suficientes mujeres”. De hecho, este grado ha retrocedido en el número de mujeres estudiantes del 30% en los años 80 hasta el 12% de la actualidad. Casi dos décimas de diferencia que también influye en la propia tecnología y en cómo estos nuevos avances repercuten en el día a día de la sociedad. No obstante, María Teresa Rendo es optimista: “Hace falta un cambio personal, pero está claro que el manejo de lo digital en el día a día ayudará a animar a esa juventud a sentirse cómoda y dar el paso en el sector”.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter