lunes 16 • mayo 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El BCE empeora sus previsiones de crecimiento e inflación por la guerra de Ucrania

El Banco Central Europeo (BCE) ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento para la zona euro, mientras que ha incrementado notablemente las expectativas de inflación en sus nuevas proyecciones macroeconómicas

El BCE empeora sus previsiones de crecimiento e inflación por la invasión de Ucrania. “La guerra entre Rusia y Ucrania tendrá un impacto material en la actividad económica y la inflación a través del aumento de los precios de la energía y las materias primas, la interrupción del comercio internacional y el debilitamiento de la confianza”, ha advertido la presidenta del BCE, Christine Lagarde, quien ha advertido de que el alcance de estos efectos dependerá de cómo evolucione el conflicto, del impacto de las sanciones actuales y de posibles medidas adicionales, recoge Europa Press.

De este modo, el escenario base manejado por el banco central contempla ahora que el PIB de la eurozona crezca este año un 3,7%, en vez del 4,2% anticipado en diciembre, mientras que en 2023 la expansión del PIB será del 2,8%, una décima menos de lo previsto anteriormente, y en 2024 el PIB crecerá un 1,6%, en línea con la proyección de diciembre.

En cuanto a los precios, el BCE ha revisado al alza sus previsiones de inflación, que ahora sitúa en el 5,1% en 2022 y en el 2,1% en 2023, cuando en diciembre anticipaba subidas de precios del 3,2% y el 1,8%, respectivamente. Para 2024, la institución prevé una tasa de inflación del 1,9%, una décima más que lo previsto en diciembre.

En reconocimiento de la elevada incertidumbre al respecto, el Consejo de Gobierno ha tomado en consideración una variedad de escenarios, que serán publicados posteriormente y que suponen un empeoramiento respecto del escenario base anunciado este jueves, al tratarse de un “escenario adverso” y otro “escenario severo”.

En dichos escenarios alternativos, Lagarde ha señalado que la actividad económica podría verse afectada significativamente por un aumento más pronunciado en los precios de la energía y las materias primas y un lastre más severo en el comercio y la confianza.

“La inflación podría ser considerablemente mayor en el corto plazo”

“Los riesgos para las perspectivas económicas han aumentado sustancialmente con la invasión rusa de Ucrania y se inclinan a la baja”, ha reconocido Lagarde, advirtiendo de que, si bien los riesgos relacionados con la pandemia han disminuido, la guerra puede tener un efecto más fuerte en la confianza y podría empeorar nuevamente las restricciones del lado de la oferta, mientras que unos costes de energía persistentemente altos podrían lastrar la demanda más de lo esperado y limitar el consumo y la inversión.

Asimismo, para las perspectivas de inflación, la guerra en Ucrania es un riesgo alcista sustancial, especialmente para los precios de la energía y si estas presiones sobre los precios se traducen en aumentos salariales superiores a los previstos o si persisten implicaciones adversas en el lado de la oferta, la inflación también podría resultar más alta a mediano plazo.

En cualquier caso, la francesa ha asegurado que si la perspectiva de inflación a mediano plazo cambia y si las condiciones de financiación se vuelven inconsistentes con un mayor progreso hacia el objetivo del BCE, la institución está lista para revisar su cronograma de compras netas de activos en términos de tamaño y/o duración.

El BCE plantea el fin de las compras de activos desde julio y subir tipos más tarde de lo esperado

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha revisado sus principales instrumentos de política como consecuencia de la guerra en Ucrania y de la inflación, de forma que finalizará antes de tiempo las compras netas de activos y subir tipos más tarde de lo esperado. Hasta ahora, el BCE tenía previsto realizar compras netas de 40.000 millones por mes en el segundo trimestre de 2022, que bajarían a 30.000 millones en el tercer trimestre y se situarían en 20.000 millones desde octubre durante tanto tiempo como fuera necesario.

Sin embargo, las perspectivas macroeconómicas han hecho que el BCE cambie este plan. Según ha comunicado este jueves, en abril se realizarán compras netas por valor de 40.000 millones, que bajarán a 30.000 millones en mayo y 20.000 millones en junio. Tras esa fecha, el BCE ha abierto la puerta a finalizar las compras netas de activos al amparo del programa de compra de activos públicos (APP, por sus siglas en inglés) en el tercer trimestre, siempre que los datos apoyen las previsiones a medio plazo de inflación.

Si el BCE lleva a cero las compras netas de activos del APP, será la segunda vez que suceda desde que inició este programa de estímulos en octubre de 2014. Entre enero y octubre de 2019 el BCE ya paralizó las compras netas de activos, únicamente limitándose a reinvertir los vencimientos.

No obstante, si las perspectivas a medio plazo de inflación en el tercer trimestre son “inconsistentes” con el progreso hacia el objetivo del 2% de inflación, el BCE ha alertado de que revisará la hoja de ruta tanto en términos de duración como de cantidad.

En todo caso, la autoridad monetaria ha mantenido sin cambios su compromiso de reinvertir los vencimientos de los activos comprados al amparo del APP “por un periodo de tiempo extendido” después de que comience a subir los tipos de interés.

Subida de tipos más tarde de lo esperado

El segundo gran cambio del BCE anunciado este jueves tiene que ver con los tipos de interés. El instituto emisor ha mantenido sin cambios los tipos de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de facilidad de depósito continuará en el -0,50% y la de facilidad de préstamo, en el 0,25%. Sin embargo, ha variado las perspectivas.

Hasta ahora, el organismo había dicho que los tipos subirían “poco después” de que finalizaran las compras de activos. Pero este jueves ha variado esa previsión y ahora ha indicado que cualquier ajuste en el precio del dinero tendrá lugar “en algún momento” después de que finalicen las compras netas de activos. Asimismo, cualquier cambio en los tipos de interés “será gradual”.

“La senda para los tipos de interés del BCE seguirá estando determinada por la orientación a futuro del Consejo de Gobierno y por su compromiso estratégico con estabilizar la inflación en el 2% a medio plazo”, ha subrayado el organismo

Otras medidas

En lo que no ha habido ningún cambio es en el programa de compras de emergencia contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés). Tal y como ya habían anunciado en reuniones anteriores, se realizarán compras netas al amparo de este programa a un menor ritmo que en el trimestre anterior, pero finalizarán en marzo.

Los vencimientos de los activos comprados al amparo del PEPP se reinvertirán hasta finales de 2024. Además, en caso de que exista una nueva “fragmentación del mercado”, el BCE ejecutará esos vencimientos con “flexibilidad” en términos de horizonte temporal, clases de activos y jurisdicciones.

Con respecto a la liquidez bancaria, la entidad con sede en Fráncfort ha indicado que vigilará las condiciones de financiación de la banca para asegurar que el vencimiento de las subastas TLTRO-III no afectan a la transmisión de su política monetaria.

En último lugar, y como consecuencia del “entorno elevadamente incierto” que ha causado la invasión de Rusia en Ucrania y sus posibles efectos en los mercados financieros, el BCE ha decidido extender su programa de ‘repos’ para bancos centrales hasta el 15 de enero de 2023.

Junto con los acuerdos regulares de suministro de liquidez en euros para bancos centrales de fuera de la zona euro, el BCE espera que estas dos medidas formen un paquete de apoyo que atajen cualquier necesidad de liquidez en euros que sucedan fuera de la zona euro. Cualquier petición de liquidez procedente de un banco central de fuera de la zona euro se examinarán caso por caso.

PIB e inflación

El producto interior bruto (PIB) de la zona euro registró un incremento intertrimestral del 0,3% en el cuarto trimestre de 2021, dos puntos porcentuales menos que en los tres meses anteriores, de acuerdo a los últimos datos publicados por Eurostat, la oficina de estadística comunitaria.

Por otro lado, los precios registraron en el mes de febrero una inflación del 5,8%, siete décimas más que en el mes anterior, debido al incremento de los precios de la energía, los servicios y de los alimentos, marcando su máxima desde que hay registros históricos.

Asimismo, la tasa interanual de inflación subyacente de los países que han adoptado el euro como moneda común, que es el resultado de excluir del cálculo la evolución de los precios de la energía, los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, se elevó en cuatro décimas, hasta el 2,7%.

Con respecto al desempleo, la tasa de enero de la zona euro, la última disponible, se redujo en dos décimas, hasta el 6,8%. En el conjunto de la UE, el paro se situó en el 6,2%, una décima menos.

El próximo encuentro el Consejo de Gobierno del organismo responsable de la política monetaria de la eurozona se celebrará el 14 de abril de 2022.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter