sábado 25 • junio 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Dolors Montserrat: “El recorrido sanitario de España es un ejemplo para Europa, pero la UE también lo es para España” 

“Los fondos europeos no son propiedad de ninguna ideología ni de ningún gobierno” 

Dolors Montserrat: “España sólo destinará 1.000 de los 70.000 millones de los fondos europeos a reforzar la sanidad” 

Con un largo recorrido a sus espaldas, Dolors Montserrat, portavoz y diputada del Partido Popular en el Parlamento Europeo, recibe a Capital para analizar la trayectoria y situación actual de la sanidad española. Con una visión comunitaria, y desde una perspectiva llena de aprendizajes, la ex ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno de España de 2016 a 2018, explica a través de los entresijos de un sector sanitario considerado un ejemplo para Europa y el mundo.  

¿Cree que la sanidad –pública, universal y gratuita– española es un ejemplo para el mundo? 

Sin ninguna duda, tenemos un Sistema Nacional de Salud (SNS) que es admirado y reconocido en todo el mundo y, también, está muy bien valorado por la población española. Tenemos la inmensa suerte de contar con unos profesionales sanitarios e investigadores de primer nivel, que cada día logran avances en terapias y tratamientos contra todo tipo de enfermedades. 

El impecable trabajo de nuestros profesionales sanitarios es clave para que los españoles vivamos cada vez más años y nuestras expectativas de bienestar y calidad de vida sean cada vez más elevadas. La sanidad española está considerada como un modelo a seguir en todo el mundo. 

¿Ha perdido España universalidad en su sistema sanitario? 

Nuestro gran Sistema Nacional de Salud (SNS) garantiza la calidad, la universalidad, la equidad, la cohesión y la igualdad para todos los españoles ante la enfermedad. 

Durante mi mandato como ministra de Sanidad, España no perdió universalidad, sino todo lo contrario. Y logramos récords mundiales en donaciones y trasplantes de órganos, que fueron el mejor reflejo de que en nuestro país todos somos iguales, seamos de dónde seamos recibimos un órgano, porque dar vida no entiende de regiones. Sin importar de qué lugar de España es el donante ni dónde reside la persona que necesita el trasplante. 

Desde una perspectiva económica y sanitaria, ¿qué tiene que aprender España sobre Europa? 

El rigor en la gestión europea y el consenso político para hacer frente a amenazas sanitarias como puede ser la pandemia o la aprobación de un Plan Europeo histórico contra el Cáncer. 

Sí, es cierto que hasta ahora Europa tenía muy pocas competencias en ámbito sanitario, todo lo contrario a lo que ocurre en el ámbito económico. Pero la pandemia nos ha hecho cambiar esa visión y trabajar hacia una UE de la salud, consiguiendo, por ejemplo, una compra centralizada en las vacunas, ayudando a fortalecer nuestros sistemas sanitarios a través de fondos europeos o incluso con el Plan Europeo frente al Cáncer para ayudar a las familias con el elevado coste económico que tiene acompañar a los pacientes. 

España es Europa y se trata de aprender mutuamente. El recorrido de España en el ámbito sanitario es un ejemplo para Europa, pero la Unión Europea (UE) también lo es para España en lo que se refiere al rigor y la responsabilidad a la hora de tomar decisiones complejas. 

¿Cuáles considera que son las principales fortalezas y debilidades del sistema sanitario público? 

Solo hay que viajar a otros países del mundo para ver lo afortunados que somos de contar con este gran sistema sanitario que disfrutamos los españoles. 

Cuenta con muchas fortalezas, por ejemplo, el tratamiento contra el cáncer, las terapias avanzadas e innovadoras, la atención primaria, la formación de nuestros sanitario, etc. Podríamos estar días y días mencionando todo aquello que engrandece a nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS). 

Debemos invertir más para reducir las listas de espera; seguir fortaleciendo la atención primaria y apoyándola en lugares más complejos de cubrir como es el caso de los médicos de familia y pediatras en el ámbito rural; impulsar los avances que comporta la Medicina Personalizada de Precisión; mejorar las ayudas a las familias de los pacientes con cáncer o dedicar más recursos a la investigación de las llamadas enfermedades raras. 

Tenemos un gran sistema sanitario, pero todavía nos queda un largo recorrido para seguir mejorándolo diariamente y prepararlo para que, ante posibles emergencias sanitarias futuras, no se interrumpan o vean alterados los tratamientos a pacientes con enfermedades crónicas. 

¿Qué riesgos tendría para España prescindir de los Next Generation EU? 

Si durante la pandemia eran necesarios, ahora, sumando la desorbitada inflación, lo son mucho más. Es una cantidad histórica de dinero, de solidaridad europea, para ayudar a España en la salida de la crisis generada por la pandemia. 

Pero si esos fondos no son ejecutados con rapidez -ya vamos tarde- y de manera responsable, será como tirar el dinero a la basura. Y eso no puede ocurrir. 

Los fondos europeos no son propiedad de ninguna ideología ni de ningún gobierno. Pertenecen a los europeos, a los españoles, y deben servir para impulsar la economía, crear empleo y fortalecer nuestros sistemas sanitarios, como puede ser reforzando la atención primaria, que tanto han sufrido durante la pandemia. 

Prescindir de los fondos Next Generation EU sería desastroso para la economía. Y, por ello, el Gobierno debe agilizar su ejecución para que lleguen de una vez a la economía real, es decir, a las familias, autónomos y pymes y al Sistema Nacional de Salud (SNS). 

Dolors Montserrat
Dolors Montserrat, eurodiputada y ex ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

En el contexto sanitario, ¿qué oportunidades presentan los Next Generation EU? 

El fondo Next Generation EU proveerá una ola de inversión sanitaria sin precedentes para Europa. La pandemia ha ampliado la necesidad de mejorar la preparación y reforzar la resistencia para responder a futuras amenazas sanitarias transfronterizas. La Unión Europea ha puesto a disposición fondos para las reformas estructurales de los sistemas sanitarios nacionales, para aumentar la accesibilidad de la asistencia sanitaria y para fomentar la cooperación entre los 27 Estados miembro. 

Desde las infraestructuras -nuevos hospitales, equipos médicos- hasta la innovación y la digitalización de la asistencia sanitaria y la formación del personal médico, las inversiones en los países serán posibles gracias a los recursos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y de los Fondos de Cohesión. 

España, del total de los casi 70.000 millones de euros que recibirá del Next Generation EU Fund, destinará poco más de 1.000 millones de euros a la renovación del Sistema Nacional de Salud y otros fondos para la innovación y la investigación. Bastante menos de otros países como Francia, Italia y Alemania, o Polonia, por ejemplo. 

Además de las ayudas directas a cada país, los programas europeos de financiación Horizonte Europa, EU4Health y Digital Europe complementarán este favorable panorama de inversiones con fondos que se invertirán en tecnologías sanitarias innovadoras, soluciones digitales para el sector médico e intercambios de mejores prácticas, lanzando la que considero la próxima Década Europea de la Salud. 

Los fondos europeos son una gran oportunidad para fortalecer nuestros sistemas sanitarios que tienen un objetivo: cuidar y curar. 

¿Cuáles son los principales desafíos que tiene que afrontar Europa en el entorno geopolítico, económico y sanitario? 

Los desafíos y retos que tiene que afrontar Europa son enormes, pero como siempre digo y defiendo: la Unión Europea es una historia de éxito. 

Cuando empezábamos a superar la tremenda crisis económica y financiera de 2008, llegó la pandemia y ahora la guerra de Ucrania y una inflación disparada. 

Por ello, lo que necesitamos ahora es más Europa y no menos. La UE estuvo a la altura ayudando a los países en la recuperación de la crisis económica, lo ha hecho con la pandemia consiguiendo las vacunas y los fondos europeos y, ahora, con la crisis de Ucrania ayudando al pueblo ucraniano frente al tirano Putin y con los precios de la energía, buscando alternativas para no depender de Rusia. 

Por eso, es importante fortalecer a la UE desde el punto de vista geopolítico y sus relaciones con las democracias en el mundo; el liderazgo económico con socios comerciales en todos los continentes; protección sanitaria de los europeos con sistemas sanitarios capaces de reaccionar más rápidamente a amenazas sanitarias; producir medicamentos y vacunas; reforzar la innovación “made in Europe” con una autonomía estratégica UE en el sector salud con la Estrategia Farmacéutica para Europa, y curar a los europeos en igualdad de acceso y oportunidades. 

“Los desafíos y retos que tiene que afrontar Europa son enormes, pero la UE es una historia de éxito” 

¿Cómo lograr el equilibrio a través de la colaboración de la sanidad pública y privada? ¿Qué oportunidades presentaría? 

Las colaboraciones siempre son positivas para los pacientes, es por ello por lo que la colaboración público-privada es fundamental para seguir construyendo la mejor sanidad del mundo que cuide y cure a todos. 

Debemos conseguir una gestión más eficiente de los recursos y optimizar todos los que estén disponibles con el objetivo de conseguir más años de vida y a la vez mejor calidad de vida. Vivir más y vivir mejor. 

Generar sinergias en los sectores y potenciar la colaboración público-privada para, por ejemplo, conseguir grandes avances en la investigación. Un claro ejemplo de éxito en la colaboración público-privada a nivel UE es el desarrollo de la vacuna contra la Covid-19.  

¿Cómo revertir las listas de espera? 

Debemos aumentar los recursos que se destinan a este ámbito de la sanidad para reducir las listas de espera y hacerlo desde el trabajo coordinado con las Comunidades Autónomas, los profesionales sanitarios y los pacientes. 

Hay que impulsar estrategias nacionales que consigan reducir las listas de espera y que sea liderado por el Gobierno de España, que, aunque la competencia esté delegada, no deja de ser el máximo responsable en la salud de los españoles. 

Consenso, acuerdos e inversión presupuestaria. 

Por último, ¿qué aprendizaje puede compartir de su etapa como ministra de Sanidad? 

La capacidad de escucha, diálogo y acuerdo. Lo hice con acuerdos históricos entre médicos y enfermeras, con consensos de unanimidad en Consejos Interterritoriales y, también, en el ámbito de la Igualdad con un Pacto de Estado contra la Violencia de Género histórico en nuestro país. 

Debemos escuchar para actuar y tener siempre a las administraciones preparadas para cualquier tipo de crisis que pueda surgir. 

Para mí ha sido un honor formar parte del Gobierno de España y hacerlo desde el ámbito sanitario, trabajo que sigo haciendo desde Europa. Tomar medidas para cuidar y curar es sin duda lo que más puede llenarme y estoy feliz de aportar mi granito de arena tanto en el Gobierno de España en el último gobierno del Partido Popular, como ahora en el Parlamento Europeo desde las diferentes responsabilidades políticas que tengo. 

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter