sábado 03 • diciembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El Banco de España prevé una desaceleración económica a pesar del aumento de precios y consumo

El incremento acumulado del Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC), salvo energía y alimentos en los últimos tres años, ha sido del 6% y 5,3% en Europa y en España frente a aumentos del 3% de los tres años previos a la pandemia

La inflación subyacente ha crecido un 5,3% en España en los tres últimos años, según el Banco de España recogido de Europa Press. Así se refleja en el estudio ‘Evolución reciente de la inflación subyacente en el área del euro y en España’, publicado por el Banco de España, en el que se apunta que las presiones sobre la inflación subyacente se han intensificado en el área del euro y España, lo que refleja el aumento sostenido en los costes de producción y algunos factores relacionados con la pandemia.

En el área del euro, la inflación subyacente ha mostrado un marcado perfil ascendente y ha alcanzado niveles inéditos en la historia de la Unión Económica y Monetaria (UEM), tras rebasar los registros máximos en noviembre de 2021, cuando superó el 2,5%, y situarse en el 4% en julio de 2022.

Los diecinueve Estados miembros han superado la tasa del 3% de inflación subyacente; en algunos casos, como en los países bálticos o Eslovaquia, rebasa el 8%. Igualmente, en España, la inflación subyacente ha mostrado un aumento intenso desde mediados del año pasado, y se situó en el 4,6% en julio de 2022.

Además, el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán, prevé una desaceleración de la actividad económica, penalizada por los mismos “vientos en contra” que pesan sobre las perspectivas mundiales y europeas, como son la inflación, la incertidumbre, la crisis energética o el endurecimiento de las condiciones financieras.

Más peso en España del ocio, la restauración y el turismo

En España, la contribución del ocio, la restauración y el turismo al aumento de los precios de consumo en el último año ha sido significativamente mayor que la observada en el área del euro, tanto por los superiores incrementos de precios en estas partidas como por su mayor peso en la cesta de consumo.

En cambio, el Banco de España señala que la contribución de las partidas relacionadas con el transporte ha sido ligeramente más reducida que la observada en el área del euro.

En concreto, en España, los precios relacionados con el ocio, restauración y turismo muestran un incremento relativo más intenso en el último año –un 8% en julio–, frente a un 7% del subíndice de precios de ‘Equipamiento y conservación de vivienda’ y un 5,6% de ‘Transporte’.

Si se considera el incremento acumulado de los precios a lo largo de los últimos tres años, el aumento más intenso se observa en el subíndice relacionado con la ‘Vivienda’ (un 9%), mientras que el índice de ‘Ocio, restauración y turismo’ acumula un aumento del 7,9%.

Para el Banco de España, es notoria la contribución de ‘Ocio, restauración y turismo’ a la inflación general en España, que explica 1,6 puntos porcentuales (pp) de la inflación de julio de 2022, frente a un punto en la UEM. “Esta partida representa el 20% del gasto en consumo en España, frente al 16% que supone en la UEM“, explica el organismo.

En segundo lugar, la contribución a la inflación general del ‘Transporte’ está siendo algo inferior en España (0,4 puntos) respecto a la observada en el conjunto de la zona del euro (0,6 pp) o Francia e Italia (0,9 pp). Esta menor contribución refleja no solo un crecimiento de los precios algo inferior, sino también el menor peso de este componente –7,6% en España, frente al 10,2% en la UEM–.

En el caso de Alemania, el Banco de España explica que el nuevo abono de transporte público subvencionado ha supuesto una caída del 60% interanual en el precio del transporte combinado de pasajeros. Por ello, la contribución del subíndice de ‘Transporte’ a la inflación general en junio y julio en este país ha sido casi nula, frente a los 0,8 puntos de mayo.

Banco de España prevé una desaceleración, pese a la “fuerte” temporada turística

Durante la intervención del director general de Economía y Estadística del Banco de España en el ‘Swiss Bankers Executive Study Tour’, celebrado en la Bolsa de Madrid, Gavilán ha explicado que, a pesar de la fuerte temporada turística, ya se observan algunos signos de debilitamiento de la actividad económica, como es el caso del empleo, así como en los indicadores de confianza y los de consumo y producción.

Eso sí, el director general de Economía ha destacado los datos del segundo trimestre, con un crecimiento del PIB superior al previsto, impulsado por la reapertura de la economía. No obstante, ha reconocido que la inflación siguió sorprendiendo al alza y se extendió a toda la cesta de consumo.

En este sentido, desde el Banco de España han anticipado que los altos niveles de inflación “persistirán durante más tiempo del previsto”.

De acuerdo con las últimas previsiones publicadas en junio por el organismo que encabeza Pablo Hernández de Cos, el PIB crecerá un 4,1% en 2022 y un 2,8% en 2023, mientras que la inflación media anual se situará en el 7,2% en 2022 y en el 2,6% en 2023.

Con todo, el Banco de España considera que esta evolución prevista del PIB permitirá que la economía española recupere el nivel de producto previo a la pandemia en la segunda mitad de 2023.

Sobre la zona euro, el director general del Banco de España ha señalado que, tras un primer semestre fuerte, se espera un estancamiento en el segundo semestre de 2022 y el primer trimestre del próximo año, en medio de una dinámica de inflación más elevada y persistente.

fotonoticia 20220912111712 1920
Ángel Gavilán, director general de Economía y Estadística del Banco de España

Impacto de las condiciones financieras más elevadas

Sobre el impacto de las condiciones financieras más elevadas en las decisiones de los agentes económicos, Gavilán ha apuntado que en los préstamos para la compra de vivienda, la transmisión de los tipos de mercado más altos a los tipos de interés de los préstamos está siendo, hasta ahora, menor que en anteriores ciclos de subida de los tipos de interés.

De su lado, ha señalado que el flujo de nuevos préstamos al sector privado sigue siendo, hasta ahora, bastante estable, aunque ve “probable” que los tipos de interés más altos, la menor confianza y el aumento de los precios de la energía pesen sobre las decisiones de consumo e inversión de los hogares de cara al futuro.

Lo mismo ocurre, según Gavilán en el caso de las empresas, aunque sus indicadores de actividad y beneficios han mejorado sustancialmente una vez pasada la fase más aguda de la pandemia.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter