viernes 24 • junio 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

¿Aguantarán las criptomonedas los ataques del mundo financiero? 

“Las posibles subidas de tipos y el escenario recesivo potencian de nuevo la capacidad de resiliencia de activos clásicos como el oro”

¿Aguantarán las criptomonedas los ataques del mundo financiero? 

mundo
Borja Carrascosa, director de Capital

El desplome del valor de las criptomonedas, que se ha llevado por delante algunas como la stablecoin TerraUSD, corre en perpendicular a las críticas que reciben estos activos desregulados desde algunas posturas de la economía, digamos, “clásica”. La banca ve una amenaza en ellas y los reguladores quieren poder controlar las transacciones que se producen en el universo “blockchain”. La mayoría, directamente, no entiende ni su valor ni su funcionamiento y muestra su preocupación por el impacto que tendrá en el bolsillo de los inversores. El ataque del mundo financiero está siendo feroz. 

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha sido muy dura respecto a estos activos. En su opinión, los criptoactivos “no valen nada y no tienen subyacente que actúe como ancla de seguridad”. La complejidad de su funcionamiento “pocos inversores la entienden, y muchos lo perderán todo”, asegura Lagarde. 

Al otro lado del Atlántico, el presidente de la Securities and Exchange Comission (SEC, la CNMV de Estados Unidos), Gary Gensler, se alinea con Lagarde y asegura que “muchos de estos tokens quebrarán” y que el impacto no será exclusivamente del mundo cripto, sino que “minará la confianza en los mercados”. Fuera del entorno bancario y regulatorio, voces como la de Bill Gates, cofundador de Microsoft, también se muestran profundamente críticas al señalar que son “activos que no añaden ningún valor a la sociedad”. 

En plena oleada de ataques directos, en la “batalla” digital y en un contexto de inflación disparada, llama mucho la atención el rebrote de fama de uno de los activos refugio clásicos: el oro. Ray Dalio, fundador del fondo de inversión libre –“hedge fund”- Bridgewater y uno de los clásicos gurús de la economía norteamericana, considera que la crisis que vivimos es diferente a las anteriores. No obstante, encuentra pautas de reacción y comportamiento que le llevan a pensar que la reacción de las economías será similar a la que se vivió tras el “crack” del 29

En ese contexto, y a la espera de la reacción de las principales economías al periodo de incertidumbre que vive el mundo, Dalio cree que, durante los periodos de estanflación (estancamiento e inflación), el oro físico y otras materias primas se disparan -lo estamos viviendo-. A la inversa, la mayoría de las demás clases de activos (especialmente las inversiones de riesgo, como es el caso de las criptomonedas) obtienen resultados inferiores. 

Por eso, y además de apostar por la diversificación, considera que incorporar el oro a una cartera “sería una apuesta ganadora en este contexto, tanto por la reducción del riesgo como de la mejora de la rentabilidad”. En esencia, uno de los activos más antiguos del mundo mantiene su poder de atracción y su resiliencia ante la fuerte apuesta del mundo por todo lo digital. 

Y otra de las claves de su capacidad de atracción de inversiones es que sirve para preservar la riqueza a largo plazo, no para la especulación a corto plazo -aquí entraría el mundo “cripto”-. Poseer oro es un caparazón que amortigua el impacto de las políticas monetarias de los bancos centrales, así como de decisiones arbitrarias de los gobiernos. 

Es improbable que, sin regulación, el mercado de las criptomonedas sea capaz de sobrevivir a los fuertes vaivenes que ha sufrido. Su valor se ha desplomado desde los tres hasta los 1,3 billones de dólares en apenas seis meses (desde noviembre) y ha perdido 800.000 millones de dólares en apenas 30 días -al cierre de esta edición. 

Los bancos centrales van a subir tipos y muchas economías sufrirán recesión. En este contexto, será interesante ver la capacidad de resistencia del mundo cripto a un escenario de menor liquidez y mayor desconfianza inversora. 

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter