sábado 27 • noviembre 2021

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- publicidad -
- Advertisement -spot_img

España, el país del billón de euros desde 2008

Borja Carrascosa
Por Borja Carrascosa, director de Capital

España no cumplirá ni sus objetivos de crecimiento, ni de déficit, ni de deuda pública este año, pero el actual escenario macroeconómico no es nuevo. Nuestro país tampoco cumplió los pronósticos en los 13 años anteriores, por lo que se podría decir que el Estado se ha acostumbrado a vivir por encima de sus posibilidades desde hace casi tres lustros. Y reeducar en la disciplina del gasto a un gigantesco organismo en el que trabajan alrededor de 2,7 millones de personas -según cifras oficiales- parece imposible. Hoy, la economía española es el estado del billón de euros en las tres principales variables macroeconómicas, y lo explicamos a continuación. 

El PIB de España superó por primera vez el billón de euros en 2006 y tocó techo en 1,24 billones en 2019, tras superar el impacto de la crisis “subprime” y antes del frenazo provocado por la pandemia en 2020. Es decir, que la capacidad de crecimiento y de generación de riqueza del conjunto del país ha aumentado un 24%, y su récord de repunte es del 3,8% anual. Pasamos de este “billón” español al siguiente, el de la deuda, y comparamos su evolución. 

El endeudamiento público de España, en esa misma etapa, ha pasado de 393.000 millones de euros a 1,42 billones, por lo que esta estadística se ha incrementado en… 1,03 billones, casi el valor total del conjunto de la riqueza anual generada en el país. En comparativa porcentual, y mientras el PIB crecía al citado ritmo máximo del 3,8%, la Administración Pública española ha tenido que elevar su deuda un 17% de media anual. En términos brutos, el Estado tiene hoy un 260% más de pasivo público -más del triple- que en 2006. La barrera del billón, por cierto, se rompió en 2014. Y ya no hay marcha atrás, gracias a la inestimable colaboración del que será este año el tercer “trillion” de la economía española, el del déficit. 

En los años 2006 y 2007, la burbuja inmobiliaria disparó tanto el PIB como los ingresos del Estado y generó sendos superávits presupuestarios de alrededor de 20.000 millones de euros. Fueron los últimos, ya que, desde 2008, España acumula casi 950.000 millones de dinero público gastados por encima de lo ingresado. La media es de 73.000 millones anuales de desequilibrio entre ingresos y gastos, y este año la cifra se situará, previsiblemente, en torno a los 80.000 millones. Es decir, que, en catorce años, el déficit acumulado superará la cifra “mágica” del billón. 

Cambiar el modelo de España

Este billón de euros de gasto público por encima de los ingresos es el que “alimenta” mes a mes el segundo billón, el de la deuda pública -1,4, concretamente-, pero queda demostrado que no sirve para estimular en la misma medida al primero de los tres, el PIB. España está hoy más endeudada que nunca y gasta más dinero que en toda su historia, pero el dispendio de los últimos años -y los que vendrán- no ha tenido un impacto productivo muy relevante

En esencia, el déficit continuo y sin control no ha permitido a nuestro país aumentar su capacidad de generación de riqueza y de crecimiento al nivel de otras grandes economías europeas. Francia, por ejemplo, ha aumentado su capacidad de generar PIB en un 38% en los últimos quince años (desde 1,77 hasta 2,44 billones de euros) y no ha necesitado triplicar su deuda pública para hacerlo

El control de la evolución del gasto público y, sobre todo, su gestión, representa una de las claves más relevantes sobre las que debe actuar un Gobierno. Especialmente, en un momento como el actual, en el que se pone en seria duda la capacidad de España para cambiar su modelo productivo hacia otro de mayor valor y generación de riqueza. Gastar más, siempre más, y adornarlo con eslóganes de corte social no significa mejorar un país. El endeudamiento perpetuo, sistemático y prolongado detrae recursos, empobrece a las generaciones a largo plazo y puede provocar problemas de solvencia. La Administración debe recortar su déficit para evitar que esto suceda. 

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter

- Advertisement -spot_img