sábado 04 • febrero 2023

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Olga Vázquez: “La tecnología blockchain romperá la ‘industria de la confianza'”

Conceptos como web 3, metaverso o blockchain se han convertido en claves para entender el ecosistema empresarial y global del 2022

Web 3, metaverso, NFT, blockchain. Estos cuatro conceptos han sido claves este 20222 por su uso cada vez más acelerado en el ecosistema empresarial y social global. Sin embargo, muchas son las dudas que se producen alrededor de estos términos con tanta atracción. Por suerte, para especialistas como Olga Vázquez son su ecosistema diario desde que en 2016 esta arquitecta de formación decidieses dar un giro a su vida por completo. Tanto, que esta española se ha convertido en una de las profesionales más demandadas en las conferencias de la materia a la par que trabaja como gestora en uno de los fondos de capital riesgo de tecnología blockchain más relevantes de Europa.  

Autodefinida como chief metaverse explorer, Vázquez reconoce a Capital que esta definición parte de las propias características que todo interesado en estas nuevas tecnologías ha de poseer: “Mente abierta y dispuesto a encontrarse cosas que antes parecían inimaginables”. Pero ¿de qué estamos hablando? 

Para Vázquez reside en “la realidad que nos estamos enfrentando: la de una nueva tecnología”. Pero “no una tecnología que proporciona saltos a nivel de innovación muy potentes, sino saltos cuánticos que han roto un universo de posibilidades”. Y es que, explica, “pensar solo en bitcoin o en blockchain de primera generación es no estar viendo el abanico de posibilidades que surgen de estas tecnologías. Hablamos de algo enorme”. 

Uno de los aspectos más valorados entre los defensores de esta nueva realidad es el ecosistema descentralizado. “Imagina que Microsoft, cuando comenzamos a ver los primeros sistemas operativos, hubiera tenido el código abierto y cualquier persona hubiese podido agregar una línea para generar un producto nuevo”, explica Vázquez, que recuerda cómo “esa etapa de desarrollo la vivimos con un control realmente rígido de las empresas hacia su producto, su IP, su propiedad intelectual, la cual consideraban que era su ventaja competitiva”.  

“Pensar solo en bitcoin o en blockchain de primera generación es no estar viendo el abanico de posibilidades que surgen de estas tecnologías” 

Olga Vázquez, especialista en tecnología blockchain

Ahora todo cambia. “El foco de la innovación no estará pasando dentro de las empresas, sino fuera en comunidades dispersas y sin forma. Estarán distribuidas con participantes en cualquier lugar del mundo donde todo el mundo puede aportar y se autoorganizan por un objetivo común”, desarrolla Vázquez. De esta forma, se abre un abanico “sin geografías” y donde “una niña de 13 años en Malasia puede publicar un código, y si tiene utilidad y se propaga puedes conseguir que la comunidad de usuarios la extienda y se de a conocer a millones de personas en cuestión de días”.  

Pero ¿está la sociedad preparada para asumir la responsabilidad de la información? Para Vázquez así es. “Totalmente, porque todas las industrias van a tender hacia la inercia de estas tecnologías que romperán esquemas tan importantes como lo que se llama la industria de la confianza”. Esto abarca “todas aquellas organizaciones, empresas públicas y privadas que certifican que algo que creemos es así, como puede ser un banco o una administración que se dedica a custodiar y certificar documentos nuestros como puede ser una cuenta bancaria o un DNI”. 

“Esta gran maquinaria de construir confianza es aproximadamente un tercio de la economía global, un tercio de lo que hacemos los humanos. Pero se están desarrollando tecnologías que pueden, no suplantar uno a uno por que no se trata de eliminar, sino acelerar muchas de estas funciones gracias a un registro en un onchange que están resguardados sobre un blockchain infranqueable que no tiene un operador detrás”. Son las llamadas redes trusless, “que no requieren de alguien en quien tú confías para operarlas, son redes de datos que no pueden mentir y con costes tendientes a cero”.  

Esto permitiría a las pymes “poder jugar en igualdad de condiciones que una gran empresa”, afirma Vázquez. Porque, a su parecer, “grandes actores van a ver su hegemonía en peligro porque se tendrán que adaptar a unas nuevas fuerzas abiertas y sin barreras, a una tecnología agnóstica, donde cualquier persona va a poder interactuar con un contrato inteligente a la blockchain. Da igual que seas una pyme que tener 22.000 empleados. Por eso las pymes son las que más ventajas podrán encontrar en estas herramientas”. 

¿El colapso de las puntocom 3.0? 

El problema es que este concepto tan democrático y social no está exento de riesgos. Ya pudo verse con el colapso de FTX, el cual derivó en la bancarrota y presunta conducta delictiva de los impulsores de este Exchange de criptomonedas que llegó a estar valorado en más de 30.000 millones de euros.

Sin embargo, la situación fue tal que ni tan siquiera Binance, el principal Exchange de criptomonedas del mundo, les prestó ayuda. Tres días más tarde, ante la falta de apoyos, FTX anunció su bancarrota a la par que la firma de análisis de blockchain Elliptic apuntó a un posible robo de 477 millones de dólares en criptoactivos que afectaba a los clientes de FTX.  

Metapro3T0A1475
Olga Vázquez

Una situación compleja que mina precisamente la confianza del inversor hacia estos activos. Vázquez así lo confirma. “El colapso no tiene nada que ver con la tecnología, la entidad ha colapsado porque no era transparente”, explica esta especialista en tecnología blockchain que cree que “vamos a tardar un montón de tiempo en recuperar la confianza de los usuarios”.

Y es que, en su visión, todo se debe a que era “una tecnología que no registraba los depósitos de sus usuarios onchange que se ha hundido por la malísima gestión de los depósitos de los usuarios”.  

Una situación que sin duda ha cambiado el paradigma de la industria. No obstante, Vázquez es positiva: “Mi misión y esperanza es que con el tiempo esta fiebre especulativa que rodea a la industria se vaya moderando porque esta tecnología es mucho más perdurable que la propia especulación”. 

La falta de talento: el gran hándicap de las nuevas tecnologías 

Además de la especulativa, otra de las características que más han sido objeto de debate es la cuestión de género en el seno de estas nuevas tecnologías. Y es que, según se detalla, el universo cripto tiene un perfil de inversión y atracción conformado por hombres menores de 45 años. Y esto es trasladable al resto de términos citados en esta entrevista. Por tanto, ¿qué hay de ellas? 

“Es innegable que en el núcleo de esta industria hay una incidencia muy baja de mujeres”, reconoce Olga Vázquez, una de las pocas expertas ponentes en los congresos, quien a su vez apunta que “a nivel comunidad, de abajo a arriba, es cierto que hay una participación más elevada”. Esta situación, en línea con el tejido empresarial, no deja de ser negativa para el propio sector, puesto que, tal y como apunta Vázquez, “las mujeres tienen muchísimo que aportar”. 

“Es innegable que en el núcleo de esta industria hay una incidencia muy baja de mujeres” 

Olga Vázquez, especialista en tecnología blockchain

“Me atrevo a decir que invitaría a cualquier perfil y mujer, tanto si tiene un perfil público como si no, a que se adentre porque hace falta. Las cualidades que aporta una mujer son muy grandes, y, aunque todavía hablamos de una tecnología de mucha complejidad e interfaces poco intuitivos, hay una enorme oportunidad de desarrollo y de crecimiento”. Por eso esta experta anima a eliminar el estigma de la programación, puesto que “un lenguaje de programación es igual que aprender chino o inglés”. Y no hay barrera de género alguno, solo de talento. 

Precisamente este concepto es uno de los grandes hándicaps que se está encontrando el sector de las nuevas tecnologías como blockchain o web 3 en sus primeros compases: no hay especialistas. Sin embargo, a pesar de que Nueva York fue la ciudad que atrajo al 46% de la inversión de capital riesgo hacia empresas centradas en blockchain y criptomonedas con una recaudación de 6.500 millones de dólares, lo cierto es que pensar que España se ha quedado atrás sería un error. 

“Te sorprenderías si supieras la cantidad de talento español que está distribuido a lo largo y ancho de muchísimos de los proyectos más emblemáticos de esta industria”, reconoce Vázquez, que recuerda que “la disolución de las barreras geográficas permite que los equipos se muevan a nivel global”. Por eso, a la hora de plantearse dar el paso y aprender sobre estas tecnologías, Vázquez, también directora académica en Metapro Academy, sentencia: “Uno de los grandes hándicaps no solo está en las dudas a altas escalas que genera esta tecnología, sino en la propia sociedad a la hora de lanzarse a su aprendizaje, aunque, por suerte, cada vez son más los que la rompen”.  

Uno de los motivos es que solo los negocios relacionados con metaverso se esperan que representen en 2030 un 10% del PIB mundial. No obstante, para esta especialista en tecnología blockchain, “me atrevería a decir que va a ser más”. “Lo que va a pasar con esta tecnología y la propia evolución de web 3, que es internet con las propiedades descentralizadas, es que cuando tú vayas a una red social o a tu banco, ya no te pedirán un usuario y contraseña.

Te pedirán que te conectes con un wallet de web 3 y una vez accedas te identificará de manera irrevocable porque servirá como herramienta de identidad digital”. Esto para Vázquez “va a cambiar el paradigma de internet y de todas las industrias relacionadas con lo digital”.  

Pero, ¿cuándo empezaremos entonces a navegar por este nuevo internet descentralizado y autónomo? “Lo veremos de cinco a diez años, y, aunque no creo que cambie el mundo y será una transición que lleve tiempo, sí será imparable”. “Es inevitable que trabajemos con las tecnologías blockchain. Este nuevo internet, este conjunto de experiencias, será un gran mercado global sin barreras”, insiste ésta, que augura que “las métricas” de las empresas se romperán cuando se den cuenta de “las posibilidades de acceder sin barreras a cualquier producto por parte de cinco billones de personas alrededor del mundo”.

Porque “lo hemos visto con todas las aplicaciones de software y la revolución de web 2: estos mercados tienen efecto en red”. ¿Qué quiere decir? “El valor de algo se multiplica por el número de usuarios, así es como Facebook vale hoy lo que vale”. La gran diferencia es que este nuevo modelo de internet “no solo le permitirá a Zuckerberg acceder, también nos permitirá a ti y a mí acceder a estos mercados globales”.   

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter