viernes 24 • junio 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Next Generation EU versus Guerra en Ucrania: el impacto en la recuperación económica

Capital habla con Ioannis Virvilis, jefe de prensa y portavoz en la Representación de la Comisión Europea en España, sobre la eficiencia de los Next Generation EU, la recuperación económica europea y española y, los planes para una solución ante la dependencia energética rusa

Ioannis Virvilis, jefe de prensa y portavoz en la Representación de la Comisión Europea en España, intenta llegar con mayor facilidad a los españoles y atender también lo que tienen que decir sobre Europa, en un momento delicado para los organismos europeos y la economía de los Veintisiete.

Ioannis Virvilis Foto
Ioannis Virvilis, jefe de prensa y portavoz en la Representación de la Comisión Europea en España

¿Qué medios debería determinar y facilitar la Comisión Europea para abordar las consecuencias económicas y sociales en los Estados miembros de la invasión en Ucrania? ¿Qué rol están teniendo los fondos Next Generation EU?

La situación actual no cambia nada en cuanto a la implementación de los fondos Next Generation EU (NGEU), cuyo objetivo principal es fomentar la recuperación económica en la UE después de la pandemia. Somos conscientes del impacto tanto de la guerra, como de las sanciones impuestas por la UE a Rusia, sobre las economías de la Unión Europea (UE). Los fondos NGEU van a ayudar tal cual porque están dando un impulso fuerte al desarrollo y modernización de las economías europeas.

Por el momento no se sabe si la contribución de los fondos NGEU será suficiente para paliar los efectos económicos de la guerra. Sin embargo, a nivel europeo se están ya tomando medidas para ayudar a los países miembros, por ejemplo, para hacer frente a los elevados precios de energía.  Lo que quiero dejar claro es que la UE dispone tanto de la voluntad política, como de herramientas necesarias para hacer frente a eventuales problemas de nuestras economías.

A parte del famoso fondo Europeo de Apoyo a la Paz, ¿qué otra ayuda aporta la Unión Europea a Ucrania?

Tras la invasión militar en Ucrania por parte de Rusia se acordaron un conjunto de medidas. Una de ellas es un paquete de ayuda de 500 millones de euros en el marco del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz para apoyar la defensa de Ucrania. Por primera vez, la Unión Europea financiará la compra y entrega de armas y otros equipos a un país que está siendo atacado.

Sin embargo, aparte del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz, la UE y sus países miembros prestan a Ucrania diferentes tipos de ayuda y apoyo. La UE ha destinado fondos para ayuda humanitaria como asistencia sanitaria, alojamiento, educación o transporte en los países que reciben refugiados. Se han adoptado medidas de protección civil. Además, hemos enviado a Ucrania equipo médico, combustibles, generadores de energía y equipos contra incendios. También, proporcionamos al país ayuda macrofinanciera para su recuperación económica y reconstrucción, como, subvenciones y préstamos a condiciones favorables. La mayor parte de esta ayuda se activará después de la guerra, pero ya está aprobada.

“Desde 2014, la Unión Europea y las instituciones financieras europeas han asignado más de 17.000 millones de euros en subvenciones y préstamos a UCRANIA”.

¿Cómo de efectivo es la preparación de un plan de asistencia y recuperación para Ucrania por parte de la Unión y sus Estados miembros?

La Unión Europea está dando una respuesta inequívoca, unitaria y solidaria a Ucrania. Además de todas las medidas explicadas, quisiera mencionar que por primera vez se activó la Directiva de Protección Temporal que permite a los ucranianos que huyen de la guerra establecerse temporalmente en países de la Unión Europea. Para aquellas personas que se han quedado en Ucrania, la Comisión ha destinado casi 600 millones de euros en ayuda humanitaria.

Cabe mencionar que en los últimos años, la UE ha prestado una importante ayuda a Ucrania. Desde 2014, la Unión Europea y las instituciones financieras europeas han asignado más de 17.000 millones de euros en subvenciones y préstamos al país. Esta cifra incluye el suministro de 5.600 millones de euros a Ucrania a través de cinco programas de ayuda macrofinanciera para apoyar la aplicación de un amplio programa de reformas en ámbitos, como, por ejemplo, la lucha contra la corrupción, un sistema judicial independiente, el Estado de Derecho y la mejora del clima empresarial. La Comisión comenzará pronto a trabajar en un programa adicional de ayuda macrofinanciera a largo plazo para seguir apoyando los esfuerzos de modernización de Ucrania.

¿Cómo garantizar la máxima eficiencia de los fondos Next Generation EU?

Los planes nacionales de recuperación, que son propuestos por cada país y aprobados por las instituciones europeas, garantizan que los fondos NGEU se destinarán a los sectores de la economía y ámbitos sociales donde pueden tener la máxima eficiencia en términos del desarrollo económico, creación de empleo y modernización de economías. Según nuestras normas, cada país debe dedicar por lo menos un 37% de la dotación presupuestaria a la transición energética y un 20% a la transición digital.  La Comisión supervisa el cumplimiento de varios hitos antes de proceder a los pagos que solicitan los Estados miembros.  

En el actual contexto económico de alza de los precios de la energía tras la agresión militar contra Ucrania, se hace todavía más importante y urgente acelerar el proceso de transición ecológica que ha marcado las prioridades políticas de esta Comisión y al que los planes nacionales de recuperación ya contribuyen sustancialmente.

“Los Next Generation EU ya se están implementando en casi todos los países miembros, de hecho, España es uno de los primeros recipientes de los fondos”

¿Los fondos Next Generation EU van a cumplir su objetivo de acelerar la recuperación económica y social tras la crisis de la Covid-19?

Los fondos NGEU ya se están implementando en casi todos los países miembros, de hecho, España es uno de los primeros recipientes de los fondos. Sin embargo, este proceso solo acaba de empezar. Es demasiado pronto para evaluar el efecto de los fondos, aunque se están notando los primeros impulsos, por ejemplo, en la economía española. Los planes de la recuperación fueron preparados de manera muy sólida y coordinada entre los países miembros y la Comisión para dar la respuesta contundente a los efectos económicos de la pandemia. Por lo tanto, somos muy optimistas de que van a cumplir su objetivo de acelerar la recuperación económica y social tras la crisis de la Covid-19. Mientras tanto, tendremos que también mirar muy atentamente las posibles consecuencias de la guerra en las economías de la UE y, tal vez, y reaccionar para mitigar estas consecuencias.

Desde la Comisión Europea, Ursula von der Leyen ha señalado que los Veintisiete han comprado suficiente gas licuado para no necesitar importaciones rusas hasta el final del invierno, ¿esta solución limitada temporalmente puede conllevar mayores consecuencias económicas?

La crisis actual nos ha llevado a acelerar las decisiones para romper la dependencia de la Unión Europea al petróleo, carbón y gas rusos. Continuar esta dependencia a medio y largo plazo puede tener consecuencias peores para la economía. Por eso, la Unión Europea ha dado una respuesta clara e inequívoca en diferentes ámbitos que se plasman en el plan “REPowerEU”, que presentamos el 8 de marzo.

Para amortiguar el impacto en la economía, una de las primeras medidas que se llevan tomando desde hace algunos meses por la Comisión es apostar por proveedores alternativos de gas natural licuado. En este sentido, el resultado es que en enero y febrero hemos batido récord de importaciones y continuaremos en esta línea con el fin de disminuir la dependencia y paliar las consecuencias económicas a medio y largo plazo.

“Las reservas de gas en la UE son suficientes hasta el final de este invierno, incluso en caso de interrupción total de los suministros de Rusia”

De cara a la posible interrupción del suministro de gas a la Unión y bajo la reiteración de reducir significativamente la dependencia energética, en concreto, gas, petróleo y carbón ruso, ¿cómo se podría crear un mecanismo de coordinación entre los Estados miembros y utilizar todos los depósitos de gas posibles?

Creo que es importante transmitir un mensaje de tranquilidad: la verdad es que las reservas de gas en la UE son suficientes hasta el final de este invierno, incluso en caso de interrupción total de los suministros de Rusia. Dicho esto, sabemos que tenemos que reconstituir nuestras reservas para el próximo año. A más tardar en abril, la Comisión presentará una propuesta legislativa que obligue a garantizar que el almacenamiento subterráneo de gas alcance un mínimo del 90 % de su capacidad para el 1 de octubre de cada año.

La propuesta implicaría el seguimiento y la aplicación de los niveles de abastecimiento y la celebración de acuerdos de solidaridad entre los Estados miembros. Por su parte, la Comisión coordinará las operaciones de almacenamiento, por ejemplo, mediante la contratación conjunta o la agrupación de pedidos.

¿Qué desafíos le esperan a la Unión Europea? ¿Cómo cree que va a evolucionar esta situación con las restricciones que se le han impuesto a Rusia?

Ya hemos adoptado cuatro paquetes de sanciones que están golpeando duramente la economía rusa. El rublo se ha desplomado, muchos de los principales bancos rusos están aislados del sistema bancario internacional y empresas están abandonando el país. Más de 40 países se han alineado con nuestras sanciones, lo que es una prueba de la determinación de la comunidad internacional de aislar Rusia.

“Creo que todos los europeos nos hemos dado cuenta de que era necesario actuar contra esta agresión”

Estas sanciones tendrán un coste para nuestras economías, en un momento cuando estábamos saliendo de dos años de pandemia y, todos deseábamos poder centrarnos en nuestra recuperación económica. Pero creo que todos los europeos nos hemos cuenta de que era necesario actuar contra esta agresión.  Y no cabe duda de que, si se resulta necesario actuar para fortalecer aún más la economía europea, la UE estará a la altura de las circunstancias.

¿Hasta qué punto este conflicto, unido a los problemas por la Covid-19, puede suponer un cambio en el modelo actual de gobernanza económica si se agrava o si la guerra se prolonga más allá de lo previsto?

Por el momento no se puede especular, ni sobre la duración de la guerra, ni sobre el efecto que tendrá para nuestras economías. Pero desde la UE es seguro que si hay que adoptar medidas haremos todo lo posible para paliar estos efectos.

En este sentido puedo recordar que unas de las medidas iniciales que se tomaron a nivel europeo en el inicio de la pandemia era exactamente en relación con nuestra gobernanza económica: se activó la cláusula general de salvaguardia del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, lo que permitió a los países de la UE de recurrir a todos los gastos necesarios para paliar los efectos de la pandemia, tanto en el ámbito sanitario como en la economía. Dos años después, estamos en pleno debate sobre el futuro de nuestras normas presupuestarias, así como de la revisión de la gobernanza económica y es evidente que los acontecimientos actuales pueden influir el rumbo de estos debates.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter