domingo 03 • diciembre 2023

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Silverio Agea (AEF): “En España criticamos a quien dona en vez de a quien no lo hace” 

La filantropía y el mecenazgo son las dos palabras clave que definen la razón de ser de las más de 9.000 fundaciones que operan en España

Entre las principales actividades de estas fundaciones, destacan tareas orientadas al bien común, a mejorar la situación de los más vulnerables y de las personas mayores o a integrar de forma plena a las personas con discapacidad. 

La Asociación Española de Fundaciones (AEF), que estrena presidenta en la figura de Pilar García Ceballos-Zúñiga, es la ‘patronal’ de estos organismos a nivel nacional y lleva años luchando por agilizar la aprobación de la ley de reforma del mecenazgo. Analizamos la situación del Tercer Sector con su director general, Silverio Agea. 

¿En qué estado se encuentra la tramitación de la Ley del Mecenazgo? 

La ley de reforma del mecenazgo ha quedado sin aprobar debido al adelanto de las elecciones generales del próximo 23 de julio. Se encontraba en trámite de aprobación en el Senado, previsto para el miércoles 31 de mayo. Gracias al consenso generado en la Cámara Baja, no se esperaba ninguna enmienda en la Alta, sólo algún ajuste técnico. Sin embargo, con el anuncio de las elecciones y la consiguiente disolución de las Cámaras, decaen todos los proyectos legislativos que no hayan superado ambas tramitaciones. 

La AEF, junto a otras entidades no lucrativas, nos hemos dirigido al Gobierno porque, con este escenario, la única posibilidad de que la reforma del mecenazgo salga adelante es que el Ejecutivo tramite la reforma mediante un decreto-ley. Se trata de una norma cuya entrada en vigor se esperaba para el 1 de enero de 2024 y las entidades contaban con los nuevos incentivos para incrementar las donaciones de socios y hacer nuevos donantes. Esto se queda en el aire y afecta a la sostenibilidad inmediata de estas entidades. 

¿Cree que un hipotético cambio de Gobierno afectará a su puesta en marcha? 

Si la reforma de la ley de mecenazgo no se termina aprobando con un decreto-ley, hay que comenzar otra vez el proceso desde cero, es decir, retomar esta reforma significará volver a iniciar el trámite parlamentario lo que podría llevar más de un año y retrasaría su entrada en vigor al menos hasta 2025. 

¿Por qué es decisiva esta normativa? 

Porque la culminación de esta reforma daría paso a una modernización de la regulación del mecenazgo. Aunque se trata de una reforma limitada, pues contempla la modificación de 9 artículos, se espera que tenga un gran impacto para todas las entidades sin ánimo de lucro: mejora de la financiación por el incremento del número de donantes y colaboradores y de las donaciones, fortalecimiento de la participación y del tejido de las organizaciones de la sociedad civil y mayor cultura de mecenazgo. 

Esta reforma normativa es un importante paso en el reconocimiento de la imprescindible labor que las entidades no lucrativas (ENL) llevan a cabo en España para cumplir los fines de interés general. Cuando hablamos de filantropía y mecenazgo, hablamos de investigación de enfermedades; de inversión en educación y en cultura; de proyectos medioambientales; de inclusión de personas con discapacidad y de otras muchas actividades que mejoran la vida de la ciudadanía. 

Las ENL llevan a cabo una actividad social fundamental y necesaria porque contribuyen a cubrir necesidades esenciales no atendidas ni por el sector privado ni por el sector público. Son la expresión de la acción filantrópica, del compromiso, del altruismo y de la sensibilidad individual y social. 

La reforma de la ley de mecenazgo se ha convertido, por tanto, no sólo en una norma de refuerzo estructural de un tejido social que es pieza clave en nuestro Estado de Bienestar, sino en una urgencia financiera para el sector.  

¿Qué puede hacer la AEF para agilizar su aprobación? 

Puesto que las Cámaras están ya disueltas a la espera de elecciones, es el Gobierno quien tiene en su mano tramitarlo a través de un decreto ley. Pensamos que hay razones técnicas y de urgencia para valorarlo. La AEF ha estado trabajando, junto a las entidades no lucrativas, durante muchos años para proponer esta reforma y explicar su absoluta necesidad, pero, en este momento, poco más puede hacer que exigir al Gobierno, como ya ha hecho, que tramite la reforma mediante un decreto-ley.  

Capital JulAgo 2023 ANF 003 1

“Un sector que emplea a más 200.000 trabajadores y que aporta 27.000 millones a la economía no puede mirarse de perfil” 

¿Cuánto hay de realidad y cuánto de ‘greenwashing’ en las nuevas políticas de sostenibilidad corporativa? 

Es algo que habría que preguntar más bien a las empresas. Desde el sector apostamos por que las políticas de sostenibilidad ambiental y social cuenten con la colaboración y la visión de las entidades sociales. El Tercer Sector conoce bien los impactos positivos y negativos que el desarrollo tecnológico, la inteligencia artificial (IA) o la digitalización en general tiene en muchos colectivos –mayores, niños y adolescentes, personas sin empleo…– y podemos ser muy útiles a la hora de analizar esos impactos y diseñar de forma colaborativa proyectos realistas muy alejados del green y el socialwashing

¿Cree que el sector fundacional está suficientemente respaldado en España? 

No. La respuesta es bastante rotunda. La AEF trabaja de forma continuada en dar a conocer e incrementar la percepción de los ciudadanos y de las instituciones sobre las fundaciones y considero que vamos logrando resultados. Pero aún hay muchísimo desconocimiento sobre lo que hacen las fundaciones. Hay muchos mitos. Hay mucha gente que no sabe que en España no hay más que fundaciones de interés general y que no tenemos nada que ver con otro tipo de fundaciones de otros lugares que no son nuestro país. 

¿Qué tal es la relación de la AEF con la Administración? 

Desde la AEF siempre hemos apostado por representar los intereses de las fundaciones de una forma propositiva, diciendo lo que pensamos que está mal y haciendo propuestas alternativas, manejando distintos escenarios ninguno de ellos utópico o irrealizable. Pero lo cierto es que no hemos acabado de encontrar un interlocutor en esta legislatura. Hemos tenido que negociar con Hacienda, con Presidencia o con Justicia, entre otros ministerios, aparte del trabajo que hacemos en las comunidades autónomas. 

Pero no hemos conseguido nuestro principal objetivo: poner en marcha el Consejo Superior de Fundaciones y crear un protectorado independiente y transversal. Seguiremos en ello, pero lógicamente tendremos que revisar nuestras estrategias. 

Esto nos ha llevado a ser muy críticos en algunos momentos con los distintos gobiernos y señalar que un sector que emplea a más 200.000 trabajadores y que aporta a la economía 27.000 millones de euros no puede mirarse de perfil. 

Aparte de la incidencia en los temas citados, hemos ofrecido nuestra opinión y experiencia puramente técnica en cuestiones como la ilegalización de ciertas fundaciones a través de la ley de memoria democrática que nada más aprobar comenzaron otra vez a reformar porque se dieron cuenta de ciertas carencias, algo que habíamos advertido pero que no habían escuchado.

IMG 7304 copia
Silverio Agea Foto: Jorge Villa

El trabajo en el ámbito parlamentario ha sido más satisfactorio, Aunque la ley de mecenazgo ha quedado aparcada, conseguir que en el Congreso se apruebe por todos los grupos salvo la abstención de uno, es un logro y es muy importante para nosotros. Hemos generado un consenso en el sector y con los grupos. 

¿Por qué cree que se critica y se persigue la filantropía que desarrollan empresarios como Amancio Ortega? ¿Está justificada? 

En España, falta cultura de mecenazgo y, precisamente, la reforma de la ley de mecenazgo, entre otros objetivos, pretende cambiar esa mentalidad y lograr que la donación media, que en nuestro país es de 150 euros por persona, ascienda. Aquí criticamos a quien dona en lugar de a quien no lo hace. Precisamente por eso creemos que no es una buena noticia que la reforma se haya vuelto a quedar parada. Al final se genera una percepción negativa que no es buena para mejorar la iniciativa filantrópica más allá de las modificaciones concretas. 

¿Qué objetivos se plantea la AEF para los próximos meses? 

La asamblea de la AEF acaba de elegir una nueva junta directiva cuya presidenta es Pilar García Ceballos-Zúñiga. Será esta nueva junta la que coja el timón, pero ya han expresado que quieren seguir incidiendo en muchas de las líneas seguidas con anterioridad: la visibilidad y el posicionamiento del sector, las alianzas, la actividad territorial y sectorial, la apuesta por el talento del sector o fomentar líneas de trabajo que atiendan a las nuevas situaciones de vulnerabilidad en nuestra sociedad. 

Estamos en un momento importante, con la presidencia española de la UE –en Europa nos sentimos más reconocidos y hemos logrado importantes avances–, las próximas elecciones generales y la configuración de los nuevos ejecutivos autonómicos. En este contexto, la AEF debe posicionar al sector. 

A nivel más interno, pero con una vocación de cada vez mayor apertura, estamos inmersos en la organización del Foro Demos, el foro de fundaciones y sociedad civil que se ha convertido ya en un encuentro de referencia para el Tercer Sector. Será los próximos 26 y 27 de septiembre en la Casa del Lector, bajo el título “Transiciones: social, tecnológica y verde. Hacia una Europa justa y sostenible”. 

Actualmente, la AEF agrupa a más de 900 fundaciones, ¿creen que ese número crecerá en los próximos meses? 

Estamos viendo que el número de fundaciones que se incorporan es creciente y estamos satisfechos. Pensamos que esta tendencia continuará. Tendremos que innovar en muchas cosas y revisar otras pero vemos que las fundaciones han encontrado un espacio en la asociación. Es un espacio muy diverso, con fundaciones de muy distinto tipo, dimensión y ámbitos territoriales y sectoriales. En definitiva, en el que caben todas y a todas representamos. 

Capital JulAgo 2023 ANF 004 1

“Las entidades no lucrativas (ENL) cubren necesidades esenciales no atendidas ni por el sector público ni por el privado” 

¿Pretenden ampliar su cartera de servicios o sus grupos de trabajo? 

Seguiremos trabajando, no sólo para representar a todo el sector, sean fundaciones socias o no, sino a dar más y mejores servicios a nuestras fundaciones miembro. Los grupos son muy dinámicos y se van creando según las necesidades y los intereses de los socios, así que aparecerán nuevos grupos de trabajo. Lo importante es ser una comunidad cada vez más cohesionada y conectada y tenemos importantes retos. 

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter